La magnitud de las Copas del Mundo se mide en números, y los números de Río 2014 son muy elocuentes. Según un estudio realizado por el Observatorio de Turismo de la Universidad Federal Fluminense (UFF) y la Escola Superior de Propaganda y Marketing (ESPM), en conjunto con Riotur y el Sebrae/RJ, Río de Janeiro recibió 471 mil turistas extranjeros y 415 mil visitantes nacionales, lo que derivó en un total de 886 mil turistas.
A su vez la Secretaría de Turismo estimó que se recaudaron 4,4 mil millones de reales, casi dos millones de dólares. El gasto promedio de cada visitante fue de 639,52 reales por día y su tiempo de permanencia en Río fue de nueve días. Según otros datos aportados por este informe, el 58% de los consultados manifestó su intención de volver al país para asistir a los Juegos Olímpicos de 2016. De acuerdo con esta investigación los turistas provinieron de Argentina (77 mil), Chile (45 mil), Colombia (31 mil), Ecuador (24 mil), Estados Unidos (24 mil), Francia (16 mil), México (15 mil), Inglaterra (10 mil) y Alemania (10 mil).
Otros números
El Fan Fest de la FIFA, ubicado en las playas de Copacabana, fue otra de las grandes atracciones de Río: recibió un total de 814.666 personas. Eso sin tomar en cuenta las más de miles que seguían los partidos más importantes viendo la pantalla grande montada en el exterior del evento. Los días en que hubo partidos protagonizados por Brasil y durante la final, se estima que hubo más de 100.000 personas. El Cristo Redentor, en cambio, recibió 295.917 visitantes durante la Copa del Mundo. La segunda semana del evento casi se batió el récord de visitas de 2013 logrado durante la Jornada Mundial de la Juventud, que también tuvo lugar en julio del año pasado por una semana. Para entender el fenómeno del Mundial, según el balance anual del Corcovado, el Cristo tiene un promedio de 5.000 visitas por día, pero durante la Copa del Mundo hasta 12.000 personas se registraron diariamente. El Pan de Azúcar, que por lo general recibe 3.000 pasajeros diarios, tuvo picos de hasta 8.000 para ascender en teleférico.
Según la Associação Brasileira da Indústria de Hotéis (ABIH/RJ), la tasa promedio de ocupación de los hoteles de la ciudad fue 93,8%, que trepó al 97,66% en la final, jugada en el Maracanã. Llamativamente los hoteles de cinco estrellas fueron los más buscados. Así la ocupación promedio fue del 98,15%, pero llegó al 99,75% en la final. En los establecimientos de tres y cuatro estrellas, el promedio fue de 93,22%, pero alcanzó su punto álgido (97,42%), en coincidencia con la final. La suerte de los albergues fue similar. Alcanzaron una ocupación del 86% durante el Mundial y durante la semana de la final se llenaron por completo, según la Associação de Cama & Café e Albergues do Estado de Río de Janeiro.
El proyecto Rio Walking Tour, que ofrecía visitas guiadas y gratuitas a pie por el centro, Ipanema y Copacabana fue utilizado por 689 personas de 35 países diferentes. Lo interesante es que la mayoría de estos visitantes provenía de Israel, Singapur, Bolivia, Suecia, Ucrania, Austria, Escocia, Emiratos Arabes, Perú, Puerto Rico y Nicaragua, países que ni siquiera tenían selecciones disputando el Mundial.
El Mundial dejó sus repercusiones. El que más lo sufrió fue el organizador, Brasil. La Selección que ofició de anfitriona en el certamen que culminó con Alemania en lo más alto del podio tuvo un golpe que le llevará varios años asimilar. La humillante derrota en Semifinales por 7-1 contra el equipo que terminó levantando el trofeo, dejó a la “Canarinha” herida.
Luis Felipe Scolari, quien llevó adelante el proceso que intentó llegar al “Hexa” en casa, tuvo que dar un paso al costado. El entrenador puso su renuncia a disposición y la Confederación Brasileña de Fútbol decidió aceptarla. Los nombres rápidamente comenzaron a surgir: “Tite”, Marcos Paquetá, “Cuca” y hasta el mismísimo Alejandro Sabella, fueron parte de la nómina de posibles sustitutos.
Pero hubo uno que picó en punta y que, al parecer, ganará la pulseada. Se trata de Dunga, histórico capitán de la Selección y que fue conductor del proceso que finalizó con la caída en Cuartos de Final del Mundial de Sudáfrica 2010, que determinó su dimisión.
El próximo martes, en Barra da Tijuca será oficializado como el nuevo DT del equipo que buscará el pasaje a la Copa del Mundo en Rusia 2018. Noveletto Francisco, uno de los directivos de la CBF, dejó entrever que el hombre de 50 años, que viene de dirigir el Internacional, será el gran elegido.
Su debut sería el 5 de septiembre en un amistoso contra Colombia en Miami. Luego, cuatro días después, enfrentará a Ecuador en Nueva Jersey. El 11 de octubre, en Beijing, tendrá su primer gran desafío: jugará el Superclásico de las Américas contra Argentina.
Confían que siga Löu
La Federación Alemana de Fútbol (DFB) confía en que el entrenador Joachim Löw continuará en el cargo de director técnico del seleccionado alemán tras ganar la Copa del Mundo de Brasil 2014 venciendo a la Argentina. “La cuestión está aclarada. El 3 de septiembre es el próximo partido de la selección, otra vez contra Argentina, y está claro quién se sentará en el banquillo’’, apuntó el presidente de la DFB, Wolfgang Niersbach, según DPA.
En medios alemanes surgió el temor sobre una renuncia de Löw luego de que el capitan del equipo campeón, Phillip Lahm, dio por terminada su carrera en el seleccionado al ganar el título, dejando atrás 10 años con la casaca germana.


¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...