El tandilense Juan Martín del Potro se alejó del equipo de la Copa Davis hace casi dos años y está enemistado con la cúpula de la Asociación Argentina de Tenis (AAT), pero se convirtió en el principal protagonista en la elección del nuevo capitán del equipo argentino apenas se oficializó la salida de Martín Jaite una vez finalizadO el play-off frente a Israel.
La presencia de Del Potro en el equipo es clave para alimentar las aspiraciones argentinas de ganar la hasta ahora postergada Ensaladera de Plata, pero también fundamental para las arcas de la AAT, que sin su máxima figura se pierde de ganar grandes sumas de dinero cada vez que el equipo juega como local.
Hace tiempo Del Potro se llamó a silencio sobre su futuro en la Copa Davis y esa indefinición perturba a los dirigentes, que mascullan bronca por lo bajo cada vez que el mejor tenista argentino no les contesta el teléfono o responde los mails.
Así y todo, quienes conducen la AAT apuestan por aguardar con paciencia un guiño del tandilense.
Están quienes piden consultar a Del Potro para elegir al nuevo capitán, y aquellos, entre ellos muchos directivos, que prefieren dejar pasar el tiempo.
Esa corriente, la que espera un mensaje del tandilense, tiene alternativas, evalúa nombres y considera, como casi siempre, a José Luis Clerc o Guillermo Vilas, entre otros, pero no moverá una pieza hasta último momento, aguardando que el as de espadas envíe una señal.
El último pronunciamiento de Del Potro fue una carta en la que apuntó contra Jaite y el presidente de la AAT, Arturo Grimaldi, por tener "un doble discurso hipócrita" y por presionarlo "a través de cierta prensa". Esas líneas dejaron muy en claro que el alejamiento de Del Potro va más allá de las diferencias con Jaite.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...