Un turismo diferente es el que se está convocando en Cachi, donde las actividades nos empujan siempre hacia el campo. Y no es para menos: en esa zona de los Valles Calchaquíes, el campo se abre con una espectacularidad única.
Desde Salta se toma la ruta 68 hacia el sur, hasta llegar a El Carril. Allí aparece la ruta provincial 33, que nos conduce hasta la Quebrada de Escoipe, uno de los paisajes más increíbles de la zona, llena de árboles y una fauna de nuboselva. Reinan los helechos, los ríos que bajan, los loros, y la gente del lugar, siempre rica en historias.
De a poco, y luego de transitar casi 80 kilómetros, el camino comienza a cambiar hacia la aridez típica de las alturas. El camino comienza a subir por la Cuesta del Obispo, con rulos, curvas y pequeñas rectas. Por un costado, dejamos al Valle Encantado. Un parque que guarda lugares únicos, con una fauna y una flora también únicas, que nos recuerda el verde de altura como en Cuzco.
Seguimos hasta la Piedra del Molino, un sitio ubicado a 3.620 metros desde donde podemos otear el horizonte. De allí seguimos unos kilómetros hasta la recta de Tin Tin. Se trata de una ruta trazada perfectamente recta, que atraviesa el parque nacional Los Cardones. Es una ruta moderna que se hizo sobre el antiguo Camino del Inca. Está trazada a 3.000 metros sobre el nivel del mar. Posee a su izquierda un pequeño cerro que le da nombre. Antes de entrar en Cachi, pasamos por Payogasta, pueblo anterior a la dominación española . Allí también tenemos sitios donde hacer turismo, incluso pasear por sus viñas. De los atractivos más salientes destacamos los "secaderos de pimiento". Se trata de espacios que disponen las fincas cercanas e incluso en medio del mismo pueblo, en los que se expanden toneladas de pimiento con el fin de secarlos al sol y así transformarlos en el famoso y siempre codiciado pimentón. Sus rojos, transforman el paisaje. En estos días de otoño, justamente los campesinos han recogido los pimientos en todos los Valles Calchaquíes.
Pasamos Payogasta, donde se puede encontrar alojamiento en La Sala, y entramos a Cachi.
Hay tres lugares donde residir en las afueras de Cachi: La Paya, Miraluna y la organización de familias campesinas que se encuentra distribuida en 12 comunidades ubicadas en los municipios de Cafayate, San Carlos, Animaná y Angastaco.
La Casa de Campo La Paya está en una finca de nogales a 12 kilómetros de Cachi. Esta hostería rural es una típica vivienda de 1878 que tras una minuciosa rehabilitación, la familia Ruiz Moreno conservó con su estructura típica. Miraluna es un complejo de cabañas ecológicas que armonizan lo moderno con materiales de la región. El complejo cuenta con viñedos, huertas, invernadero y una represa propia, senderos arqueológicos. También cuenta con un tour astronómico nocturno para que, a través de un telescopio, "se puedan apreciar los astros y fenómenos más impresionantes", según reza la propuesta. Es que hay un público que busca otro tipo de emociones más relacionadas con los fenómenos del siglo XXI: los ovnis.
Fama galáctica
Cachi es muy comentada en el país y en el exterior por la increíble cantidad de observaciones de ovnis que el lugar presenta a sus visitantes. Para dar un ejemplo, el modisto suizo Werner Jaisli tuvo una experiencia de unos diez minutos que lo llevó a armar un "ovnipuerto", dibujando una estrella gigantesca cerca del aeropuerto local. Canales de televisión nacionales pudieron incluso filmar algunas "apariciones" extraordinarias en esos cielos. ¿De qué se trata? Esa pregunta impulsa a los aventureros a llegar hasta el pueblo calchaquí e instalarse en las afueras esperando tener, al menos, un breve avistaje que le diga que la aventura se expande a la galaxia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Vida y tendencia

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...