Las adicciones siguen siendo uno de los principales problemas que padecen los adolescentes salteños: el 70 por ciento de ellos tomó alcohol antes de los 14 años. Esto se desprende de la encuesta escolar que hizo la Secretaría de Salud Mental de la Provincia a adolescentes de entre 13 y 15 años de escuelas públicas de la ciudad de Salta (2014), y del análisis de la II Encuesta Mundial de Salud en Jóvenes (2013). A su vez, según un sondeo de 2009 del Observatorio Argentino de Drogas, hay otro dato que llama poderosamente la atención: la región NOA es el lugar de la Argentina en el que los menores de edad consumen más alcohol. Este estudio también incluyó otras sustancias como marihuana, cocaína y tabaco.

Los datos arrojados por la Secretaría de Salud Mental arrojaron otras cifras para el análisis:

  • Casi el 44% de los chicos de entre 13 y 15 años tomaron bebidas con alcohol en el último mes.

  • Casi un 30% se embriagó por lo menos una vez.

  • El 9% compra bebidas alcohólicas en locales comerciales y el 20% la consigue por medio de amigos.

  • El consumo de alcohol es mayor en hombres que en mujeres en una proporción de 8 a 2, aunque la cantidad de mujeres está en aumento, sobre todo en los últimos 10 años, en más de 2,7.

  • En el hospital público Materno Infantil de la ciudad de Salta desde el año 2013 se han atendido 41 pacientes menores de 15 años por problemas referidos al consumo de alcohol, de los cuales el 90% ha ingresado por la Emergencia, y solo el 10% por consultorio externo traídos por padres, tutores o allegados preocupados. El número de casos va en aumento con los años.
    Sin embargo, estos datos no representan la magnitud del problema. Existe un subregistro ya que algunos pacientes ingresan por traumatismos y otras causas vinculadas a hechos de violencia, en los que la intoxicación alcohólica aparece como el factor desencadenante y se trata, en verdad, de un policonsumo en el que el alcohol es solo uno más.
    ¿Consideras que el Gobierno sa...

    "El alcohol es la sustancia psicoactiva de mayor consumo entre las y los adolescentes y también la que registra inicios a edades más tempranas. Entre los estudiantes de enseñanza media de nuestro país, la edad promedio de inicio en el consumo de bebidas alcohólicas es de 13 años", reveló en diálogo con El Tribuno la doctora Adriana Flores Blasco, a cargo de Toxicología del hospital público Materno Infantil de la ciudad de Salta.

    El alcoholismo es uno de factores de riesgo más importantes para la salud y se encuentra entre las primeras causas de muerte. El consumo excesivo de alcohol contribuye a padecer enfermedades de tipo cardiovascular, pulmonar y músculo-esquelético, cánceres, afecciones gastrointestinales y trastornos mentales y del comportamiento. Se vincula con el 50% de las muertes ocurridas en accidentes de tránsito y con más del 30% de los homicidios, incluyendo los relacionados con la violencia de género.

    La especialista en pediatría Adriana Flores Blasco rescató algunos conceptos importantes dentro de la complejidad del problema. "No puede hablarse del consumo de alcohol como un hecho aislado. Detrás de estos datos subyace una realidad muy compleja, de la que pueden hablar otras disciplinas", explicó la especialista, y agregó: "En nuestra consulta distinguimos el consumo episódico excesivo de alcohol de adolescentes (CEEAA), atendido por la Emergencia".

    El CEEAA es la ingestión de gran cantidad de alcohol: más de 5 unidades estándares en una sola ocasión o en un período corto de tiempo. Una unidad estándar de alcohol equivale a una botella de cerveza de 300 cc, una lata de cerveza de 350 cc, un vaso de vino de 150 cc o un trago de entre 80 y 100 cc, según los "Lineamientos para atención de adolescentes" del Ministerio de Salud de la Nación.

    "La cultura actual no solo cuenta con una fuente inagotable de estímulos para jóvenes inundados mediáticamente por productos que prometen la felicidad y el bienestar sino que en la inequidad a su acceso, se arman también las alternativas de escape a su privación." Hugo Miguez, Ph.D. en Psicología

    Esta práctica se registra con mayor frecuencia durante los fines de semana, en escenarios nocturnos, por fuera del marco de la alimentación y del ámbito familiar, siendo su motivación principal la búsqueda del estado de embriaguez. Este tipo de consumo produce significativas alteraciones del comportamiento y del estado de conciencia, ocasionando daños en el individuo que ingiere la sustancia además de efectos sociosanitarios negativos.

    El CEEA es una de las problemáticas que mayor impacto tiene en el sistema sociosanitario. El consumo episódico excesivo de alcohol de adolescentes provoca cambios comportamentales tan importantes que acarrea o lleva a otras situaciones de gravedad como actos violentos y accidentes. "Esto puede llevar -no siempre- a internaciones prolongadas y deja secuelas para siempre en la salud de las personas", manifestó la doctora especialista en Pediatría, Adriana Flores Blasco.

    El problema del consumo de bebidas alcohólicas en las y los adolescentes es tan grave que, según la OMS, "una de cada cinco muertes de jóvenes está relacionada con el alcohol". Según Flores Blasco, la problemática debe analizarse intentando mirar más allá de la sustancia (en este caso, el alcohol) ya que quizá cada caso sea una expresión de la posibilidad de "escapar" de situaciones o vivencias displacenteras. En otros casos, explicó, el consumo les permite a los adolescentes pertenecer a un determinado grupo.

    "Al analizar historias de los pacientes aparecen otros sectores de mucha responsabilidad, como la escuela, ya que los chicos consumen a la salida de la escuela, en los alrededores, con los compañeros", analizó la médica. "Los adultos responsables están desdibujados en sus roles: el que vende, el que mira para otro lado", explicó.

    Es responsabilidad médica indagar sobre el consumo y aclarar conocimientos médicos, como, por ejemplo, que ningún consumo es inofensivo en esta tendencia generalizada por distintos medios de naturalizar el consumo de alcohol, el tabaco y la marihuana, mostrándolo como males menores. "Muy frecuentemente, el paciente es una víctima, aunque pueda aparecer como un delincuente", concluyó la especialista.


    Información importante antes de consumir

    Si bien es ideal que no consuman o que el consumo se realice con moderación, los adolescentes y jóvenes deben saber:

    • No conduzcas vehículos de ningún tipo si has bebido.

    • Comé siempre algo antes de empezar.

    • El alcohol te deshidrata, por eso es importante que tomes agua al mismo tiempo. Si la última vuelta es de agua o jugo, mejor; te ayuda a tener menos resaca.

    • No mezcles alcohol con otras drogas. Esto aumenta el riesgo cardíaco y la deshidratación.

    • No mezcles alcohol con viagra.

    • El alcohol reduce tu potencia sexual.

    • Si tenés problemas de salud -diabetes, hepatitis, asma, estás medicado o sufrís del corazón- no tomes alcohol.

    • Si estás embarazada o al cuidado de niños no tomes alcohol.


    Si un amigo tomó de más:

    • No le permitas manejar.

    • Llevalo a un lugar tranquilo y ventilado.

    • Si se descompuso o se desmayó, ponelo de costado para que no se ahogue si vomita.

    • No debe hacerse baños con agua fría; eso agrava la hipotermia.

    • Aflójale la ropa. Abrigalo.

    • No lo dejes solo.

    • Dale mucha agua.

    • Llamá a Emergencias.

    Estas son recomendaciones de los "Lineamientos para atención de adolescentes" del Ministerio de Salud de la Nación.

    Últimas Noticias

    Últimas Noticias de Salta

    Sección Editorial

    Comentá esta noticia

    Importante ahora

    cargando...