"El objetivo es darles las herramientas para fortalecer su carácter y para que se crean generadores y protagonistas de cambio", contó Pilar Rodríguez, una de las pioneras del grupo de salteños que trabajan como voluntarios en la comunidad Ava Guaraní de la Misión San Francisco de Pichanal, donde viven 10.000 personas.
El sábado 4 de julio harán un curso de liderazgo y trabajo en equipo para los jóvenes y necesitan recaudar fondos. El dinero irá destinado a materiales para las actividades, la nafta para el viaje y la comida -desayuno, almuerzo y merienda- para 60 personas. Piden una colaboración aproximada de $150, que se puede entregar hasta el 30 de junio.
"Los chicos tienen metido el 'yo no puedo' -contó Pilar-. Queremos que después de la charla de autoestima ellos salgan diciendo 'yo sí puedo y soy protagonista'", manifestó. En el próximo encuentro irá con ellos la presidenta del Colegio de Psicólogos, Irma Lidia Silva, a quien le contaron la experiencia para ver si conocía a alguien que quisiera colaborar y ella se sumó.
El Taller de autoconocimiento del 4 de julio es la segunda etapa de un taller de liderazgo a largo plazo. La primera actividad fue sobre el trabajo en equipo. El tercer encuentro será un taller de acción en septiembre y el cuarto, sobre liderazgo propiamente dicho, a fines de noviembre.
Los voluntarios son exalumnos de la escuela Celafor, una organización que realiza escuelas de liderazgo en Latinoamérica. Ellos se encontraron en Salta y empezaron a sumar gente. El promedio de edad es 27 años, aunque hay algunos de 24 y otros de más de 40. Invitan a quien quiera a sumarse al equipo ya que a veces no todos pueden ir y necesitan ojos y manos para ayudar.
Cuando empezaron a soñar con hacer algo por los demás, uno de ellos retomó el contacto con un fraile de la Misión franciscana de Pichanal, Martín Caserta, que ya venía trabajando con los chicos. Además cuando llegaron conocieron a dos voluntarias de Buenos Aires que se quedaron a vivir ahí y trabajan con la comunidad y al grupo de jóvenes local, voluntarios que estaban en el comedor y con muchas ganas de hacer cosas.
En febrero de este año se comprometieron a donar 500 mochilas para comenzar las clases. "¡Fue increíble! En un mes conseguimos las 500 mochilas. Los chicos estaban chochos", contó Pilar. Después de las mochilas no querían hacer asistencialismo, sino un proyecto a largo plazo y salió la posibilidad de motivar a los chicos "que valen oro", aseguró.
"Primero teníamos que romper el hielo con dinámicas de juego de integración, de comunicación no verbal y trabajo en equipo. Son casi tres horas desde Salta. Nos comprometimos a estar a las 9 así que nos levantamos a las 4.30 y nos quedamos hasta las 19", contó Pilar. Hasta ahora las visitas fueron financiadas por ellos mismos. Pero ahora necesitan $5000 para cubrir el costo del día del taller, entre la nafta (van 4 o 5 camionetas), la comida y los materiales para trabajar. Además buscan voluntarios porque no todos pueden viajar ese día y quieren seguir a largo plazo con esta comunidad.
"De verdad hay potencial, tienen muchas ganas; les faltan herramientas y se quedaron con la expectativa de que volvamos", comentó Pilar, una de las voluntarias. En este encuentro, los chicos analizaron las problemáticas que ellos tenían. Surgió la escasez de bancos en la escuela y ellos mismos se dieron cuenta de que no cuidaban los bancos y plantearon soluciones, como armar un taller de carpintería, hacer mantenimiento y concientizar. En el próximo encuentro quieren armar un plan de acción a las soluciones que ellos mismos plantearon.
Facebook Acción por Pichanal y para donaciones prodrifigue@gmail.com

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...