Hace un mes se cumplió un año desde que asumió el nuevo Concejo Deliberante de Molinos, al igual que en toda la provincia. Y desde entonces hasta la fecha no se sancionó ni una sola ordenanza ni resolución.
Al ser este un pueblo pequeño, el cuerpo solo comienza a trabajar en mayo, según los reglamentado por los ley 1.349 de municipalidades, que está próxima a ser reemplazada por un nuevo texto provincial que deberá actualizar este tema.
Pero lo que sucede en Molinos es inaudito, desde todo punto de vista. Para colmo de males, creyendo que iban a convertirse en una suerte de "rey Midas", los flamantes ediles de la oposición, Víctor Fabián y Mirian Zárate, exigieron al intendente Walter Chocobar, ni bien asumieron, que les deposite la suma que por ley le corresponde de presupuesto a todos los cuerpos legislativos municipales, un 3% del total del dinero disponible en la comuna.
Chocobar cumplió con la solicitud, pero ni así los opositores se pusieron a trabajar. Una vez que se convencieron de que con todo el dinero legal disponible no iban a enriquecerse ni mucho menos, se dieron a la tarea de poner "palos en la rueda" como una forma de presión para conseguir mayores fondos de la comuna.
"Tampoco pudieron por este lado y entonces se dedicaron a nada: salvo algunos pedidos de informes, no sancionaron ni una ordenanza ni aprobaron una resolución, ni alguna declaración de que "verían con agrado algo", porque nada les agrada", aserguran en el pequeño pueblo.
Un vecino que pidió reserva de su nombre y que los escuchó conversando en el negocio de uno de ellos, describió la situación a cabalidad: "Nosotros somos oposición papá, y mientras nosotros estemos, aquí no sale nada ni una ordenanza".
Lo que pasa en Molinos es que en las elecciones de 2015 Chocobar logró imponer solo uno de los tres ediles que conforman el Concejo Deliberante de Molinos, Mario González.
Siendo así, los otros dos se repartieron presidencia y vicepresidencia, para aumentar sus dietas con lo destinado a gastos de funcionamiento del presupuesto del cuerpo, pero "de trabajar, ni hablemos".
Para terminar de conformar un panorama desalentador, estos dos ediles se dedican a hacer política barata, "politiquería", según describió el intendente Chocobar. "Para muestra basta un botón: hace dos semanas, en ocasión de unas lluvias intensas que se registraron en la localidad, salieron por algunos medios de Salta a propagar la noticia de que el pueblo estaba totalmente incomunicado y que desde la Municipalidad no se asistía a los perjudicados".
"Todo fue mentira", contestó tajante Chocobar ante la pregunta puntual de El Tribuno.
"Al otro día, el concejal que trabaja codo a codo con esta gestión y que por eso merece todo nuestro respeto, junto a personal de la comuna recorrimos los parajes afectados y detectamos que, efectivamente, había cuatro familias que necesitaban ayuda, la cual fue proporcionada de inmediato, para cubrir sus necesidades más urgentes", agregó el jefe comunal, visiblemente disgustado con la actitud de los opositores.
"Que cuando llueve se empeoran los caminos no es ninguna novedad. Estamos en un valle alto cuyos ríos tiene régimen de montaña y crecen rápido y así como crecen bajan de caudal hasta casi extinguirse", describió el intendente.
"Pero decir que había familias de El Churcal que no habían recibido nada y que Tacuil padecían la falta de agua es mentira. Personalmente hablamos con la gente de esos dos parajes y desmintieron todo", dijo con vehemencia Chocobar.
Y para terminar de completar el panorama en el cuerpo legislativo comunal, Chocobar recordó: "El año pasado no nos aprobaron el presupuesto. Y este año van por el mismo camino. En diciembre les pasamos el proyecto terminado y no se pudieron reunir para analizarlo. Hay una autorización por escrito de la Jefatura comunal para que se reúnan en sesión extraordinaria para aprobarlo y tampoco hicieron eso. Es el colmo", aseguró indigando el intendente.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...