Cinco recolectores de residuos para 71 barrios, la situación genera tensión

Tras el lamentable episodio ocurrido esta semana que tuvo como protagonistas a un funcionario de la Municipalidad de Cerrillos y a un vecino, que terminó en agresiones físicas a causa de un montículo de escombros, surgen datos preocupantes. La comuna local cuenta con cinco vehículos recolectores para brindar servicio a 71 barrios de una de las localidades que ha sufrido el mayor crecimiento demográfico y urbano de la provincia. 
Este fenómeno se acentuó en la última década, por falta de una adecuada planificación. Hoy comienzan a pagarse las consecuencias. Esto genera tensión entre los vecinos y el área de servicios públicos, especialmente. 
“Las escenas de violencia que se vivieron esta semana no deben ocurrir de ninguna manera. Tenemos todos que reflexionar, tanto los vecinos como los empleados municipales. Lo que sucede es que se vive una situación tensa. Recibimos un municipio desmantelado, sobre todo el área de obras y servicios que de a poco se va remontando para hacer frente a las exigencias de los vecinos”, explicó Ramón Avalos, funcionario municipal que protagonizó el altercado con el vecino de Villa Los Tarcos Oeste.
Avalos explicó, que en los últimos tiempos incorporaron dos camiones recolectores nuevos, que se sumaron a uno muy antiguo que lograron reparar porque lo recibieron de la gestión anterior sin funcionar. Este es el parque automotor encargado de brindar el servicio de recolección de residuos en el extenso mapa urbano de Cerrillos. A ellos se suman dos volquetes, usados para el traslado de desechos orgánicos, productos de poda y también de escombros. “Sin embargo y a pesar de los esfuerzos que se hacen resultan insuficientes para tanta cantidad de catastros. Hay contabilizados 71 barrios y un sinnúmero de loteos distribuidos a lo largo y ancho de la localidad. Algunos distantes a más de 10 km, como los ubicados en la ruta 26 Camino a la Isla”, detalló.
A esta situación -explica el funcionario- se suman los malos hábitos de algunos vecinos que no respetan los cronogramas de recolección de residuos orgánicos, producto de podas, que depositan en la vía pública cualquier día y a cualquier hora, afectando la estética de los barrios y fundamentalmente obstruyendo la circulación. 
“Cuando la gente corta el pasto debe embolsarlo para que luego pase el recolector, no arrojarlo a la calle. Otro punto que deben tener presente es respecto a los escombros. Esto es algo que se debe informar y planificar. Son todas cosas que se tienen que ir mejorando, tanto de parte del municipio como de los vecinos, para agilizar los servicios y maximizar los recursos, de otra manera no hay esfuerzo que valga”, señaló Avalos.
Para finalizar se lamentó por el episodio de violencia y señaló que se trata de situaciones que se generan por la misma tensión que se vive, en momentos complejos a nivel país, provincia y municipio; pero que sin lugar a dudas no se deben repetir nunca más.

Escenas de pugilato
Recientemente, un vecino de Villa Los Tarcos Oeste se apersonó en la oficina de Servicios Públicos para reclamar que le recojan los escombros, que permanecían frente a su domicilio desde hace un tiempo considerable. Para expresar su malestar, el hombre llevó un balde con escombros que puso encima del escritorio del funcionario municipal. La situación generó una calurosa discusión que terminó a las trompadas.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...