¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

16°
23 de Febrero,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Japoneses del grupo Kahuhido, en guerra contra el Día de San Valentín

Domingo, 12 de febrero de 2017 10:11
El Día de San Valentín en Japón es una máquina de dinero para el negocio de la pastelería. Se acostumbra que las mujeres compren chocolates y dulces a los hombres que tienen un papel importante en sus vidas, sean familiares, amigos o parejas.
Se acerca el Día de San Valentín y muchos se preparan para festejar, pero en Japón hay voces que cuestionan el uso que se hace de esta fecha, que es masivamente celebrada en el país asiático. Desde 2006, un grupo de hombres ha declarado la guerra a esta conmemoración "capitalista" y pide el fin de las demostraciones públicas de afecto.

La Alianza de Hombres a los que las Mujeres no encuentran Atractivos (Kakuhido) desplegó una gigantesca pancarta con la frase "Destruye el Día de San Valentín" en el moderno distrito de Shibuya, en Tokio, protestando contra la mercantilización de la conmemoración y gritando eslóganes como "besuquearse en público es terrorismo", ante la perpleja mirada de los presentes.
"Nuestro objetivo es aplastar este capitalismo del amor", explicó el jefe de Relaciones Públicas del grupo, Takayuki Akimoto. "La gente como nosotros, que no busca valor económico en el amor, se ve oprimida por la sociedad", añadió. "Es una conspiración de la gente que cree que los hombres que no son atractivos son inferiores o perdedores. Las muestras de cariño en público, por ejemplo, nos hacen sentir mal. Es imperdonable".
El Día de San Valentín en Japón es una máquina de dinero para el negocio de la pastelería, ya que tradicionalmente las mujeres compran chocolates y dulces a los hombres de sus vidas, desde amantes hasta compañeros de trabajo. Los hombres las corresponden un mes después en el Día Blanco, una brillante iniciativa de marketing ideada por los reposteros en los años ochenta para hacer que el dinero siga fluyendo.
"La tradición de dar chocolates significa que siempre estás compitiendo", asegura Akimoto, de 33 años, criticando la fiesta a la que su grupo considera "capitalismo basado en la pasión". "Eres juzgado por cuantos dulces consigues. Es una estrategia de negocio de los capitalistas del chocolate, es ridículo", afirma.
Akimoto cree que su mensaje ha empezado a calar tras diez años de protestas. "Con el tiempo, empiezas a oír historias de gente que pasa Navidad sola o de mujeres hartas de San Valentín", dice. "Creemos que con nuestra lucha, hemos contribuido a ese cambio social", agrega.
Kakuhido fue fundado por Katsuhiro Furusawa.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla
Se acerca el Día de San Valentín y muchos se preparan para festejar, pero en Japón hay voces que cuestionan el uso que se hace de esta fecha, que es masivamente celebrada en el país asiático. Desde 2006, un grupo de hombres ha declarado la guerra a esta conmemoración "capitalista" y pide el fin de las demostraciones públicas de afecto.

La Alianza de Hombres a los que las Mujeres no encuentran Atractivos (Kakuhido) desplegó una gigantesca pancarta con la frase "Destruye el Día de San Valentín" en el moderno distrito de Shibuya, en Tokio, protestando contra la mercantilización de la conmemoración y gritando eslóganes como "besuquearse en público es terrorismo", ante la perpleja mirada de los presentes.
"Nuestro objetivo es aplastar este capitalismo del amor", explicó el jefe de Relaciones Públicas del grupo, Takayuki Akimoto. "La gente como nosotros, que no busca valor económico en el amor, se ve oprimida por la sociedad", añadió. "Es una conspiración de la gente que cree que los hombres que no son atractivos son inferiores o perdedores. Las muestras de cariño en público, por ejemplo, nos hacen sentir mal. Es imperdonable".
El Día de San Valentín en Japón es una máquina de dinero para el negocio de la pastelería, ya que tradicionalmente las mujeres compran chocolates y dulces a los hombres de sus vidas, desde amantes hasta compañeros de trabajo. Los hombres las corresponden un mes después en el Día Blanco, una brillante iniciativa de marketing ideada por los reposteros en los años ochenta para hacer que el dinero siga fluyendo.
"La tradición de dar chocolates significa que siempre estás compitiendo", asegura Akimoto, de 33 años, criticando la fiesta a la que su grupo considera "capitalismo basado en la pasión". "Eres juzgado por cuantos dulces consigues. Es una estrategia de negocio de los capitalistas del chocolate, es ridículo", afirma.
Akimoto cree que su mensaje ha empezado a calar tras diez años de protestas. "Con el tiempo, empiezas a oír historias de gente que pasa Navidad sola o de mujeres hartas de San Valentín", dice. "Creemos que con nuestra lucha, hemos contribuido a ese cambio social", agrega.
Kakuhido fue fundado por Katsuhiro Furusawa.


PUBLICIDAD