Alemania designó hoy como presidente a su exministro de Relaciones Exteriores Frank Walter Steinmeier, al que la prensa define como marcadamente "antiTrump", por sus constantes críticas hacia el presidente estadounidense.
La candidatura de Steinmeier fue apoyada en primera votación por 931 de los 1.253 delegados presentes en la Asamblea, órgano que se reúne cada cinco años para designar al jefe del Estado y que está formado por los diputados del Bundestag (Cámara Baja) e igual número de representantes de los estados federados.
La función de presidente es esencialmente honorífica en Alemania, donde el poder está en manos del jefe del Gobierno y del Parlamento, pero suele ser una figura respetada.
Steinmeier sucederá al presidente Joachim Gauck, un expastor disidente de la RDA comunista. Asumirá el próximo 18 de marzo.

Trump, predicador de odio

Conocido por hablar sin rodeos cuando era jefe de la diplomacia, Steinmeier atacó varias veces al presidente estadounidense Donald Trump el año pasado. Durante la campaña electoral en Estados Unidos, calificó al republicano como "predicador de odio".
"Como presidente quiero ser un contrapeso a la tendencia sin límite a la simplificación" , prometió esta semana en Múnich, "es el mejor antídoto contra los populistas".
Si bien Steinmeier es muy apreciado en Europa Occidental, no goza de la misma popularidad en el este del continente donde sus posturas, consideradas a veces como prorrusas, han suscitado preocupación. El año pasado, calificó el aumento de la presencia de la OTAN en la frontera con Rusia de "ruido de botas" inútil.

Merkel en peligro

En el ámbito interior, la elección de Steinmeier supone una nueva señal del debilitamiento político de Merkel, a menos de siete meses de las elecciones legislativas. La canciller afronta cierto descontento tras su decisión de abrir las fronteras a cientos de miles de migrantes en 2015 y su situación parece menos dominante que en anteriores elecciones.
"Desde el punto de vista de los socialdemócratas, la elección de Steinmeier es el preludio de algo mucho más importante: una victoria en los comicios de septiembre frente a Merkel", algo que parecía imposible hasta hace poco, opinó Michael Bröning, politólogo de la Fundación Friedrich Ebert.
La canciller conservadora tuvo que resignarse a finales de 2016 a respaldar a su exrival, al no haber logrado encontrar un candidato de consenso entre sus filas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...