Un policía está sospechado por el  brutal crimen de Ornella Dottori

La Justicia de Tucumán investiga desde hace pocas horas a un policía que habría estado vinculado a Ornella Dottori, la adolescente de 16 años que estaba embarazada y que fue encontrada asesinada el último martes en un descampado de la localidad de Alberdi.

Según informaron fuentes policiales, si bien por el caso ya hay un detenido, los investigadores están tras la pista del integrante de la fuerza de seguridad con el que la joven víctima habría confesado mantener una relación en la red social Facebook.

Por el momento, la Justicia no dio a conocer el nombre del efectivo investigado y se maneja, según la prensa local, con un estricto hermetismo.

El único detenido que tiene la causa y que se entregó voluntariamente el pasado miércoles es Damián del Valle Fernández, "alias Pomelo", de 32 años, que se dedica a realizar tatuajes en la localidad de Concepción.

Algunos testigos dijeron que el lunes pasado a Fernández lo habrían visto con la joven, un rato antes de que la asesinaran. Pomelo negó rotundamente ante la Justicia su participación en el hecho y dijo que solo "tenía contacto con ella por Facebook".

En una entrevista radial que dio el acusado antes de quedar detenido, y que fue reproducida por un diario local, expresó: "No tengo nada que ver con este hecho. Apenas tenía contacto con ella por Facebook. Pero lo dejé de tener hace tiempo. No entiendo por qué razón me meten en este infierno. Por ahí pienso que debe ser por mi pasado, el que ya quedó atrás".

Y agregó: "Estoy dispuesto a que me hagan todos los estudios periciales necesarios a fin de que quede en claro que yo no maté a esa chica. No quiero ser un "perejil'. Es horrible caer preso por algo injusto".

Al momento de ser asesinada, Ornella estaba embarazada de seis semanas, por lo tanto la pericia al feto podría ser clave para determinar quién podría ser el padre y el presunto asesino, a la vez.

El cuerpo de la joven fue hallado el martes último en un campo de soja del paraje Naranjo Esquina, a dos kilómetros de Alberdi y a unos 140 kilómetros de la ciudad de San Miguel de Tucumán.

Cuando los investigadores llegaron al lugar revisaron el cuerpo que estaba semidesnudo y confirmaron que se trataba de Ornella.

El cuerpo de la joven estaba boca arriba y tenía golpes en sus partes íntimas y en la cara; y también tenía dos ladrillos que le tapaban el cuello.

Vida traumática

Los medios tucumanos al momento de ser asesinada aseguraron que Ornella estaba bajo tutela judicial y había abandonado un tratamiento por su adicción.

Las fuentes de estas aseveraciones fueron sus familiares.

Su tía, María Belén Dottori, dijo en su momento que la Justicia había ordenado el año pasado su internación en el Hospicio del Carmen de Tucumán, en donde permaneció hasta febrero, cuando huyó del lugar.

"La jueza que dispuso la tutela judicial requirió a la policía que proceda a ubicar a mi sobrina y la reincorpore al hospicio. A pesar de que se la veía por todos lados, la fuerza no hizo nada para cumplir con esa orden", lamentó la mujer.

Por otro lado, la tía de la víctima contó que Ornella tuvo una vida complicada desde que era una niña. "Este es el final de una historia de vida dura y difícil. Ornella padecía un trastorno psicológico por los conflictos familiares que soportó desde niña. Como muchos otros chicos, no tuvo de parte del Estado el amparo necesario para su recuperación como adicta", añadió la mujer.

La marcha en Salta

El crimen de Ornella Dottori conmovió a todo el país y también a esta capital, donde un centenar de jóvenes y adolescente en su gran mayoría se desplazaron desde Belgrano y Brown hacia la plaza central de esta capital, no solo para pedir justicia sino como un acto de solidaridad con el dolor de toda una familia.

La joven, que estaba embarazada, habría sido violada y asesinada de un golpe en la cabeza en la localidad tucumana de Naranjo Esquina, a dos kilómetros de la ciudad de Alberdi el pasado 12 de abril.

Familiares y amigos marcharon hacia la plaza 9 de Julio para expresar su pedido de justicia. Esta es la segunda marcha que se organiza por este crimen; la primera fue el mismo día que ocurrió el lamentable suceso.

En la marcha, la hermana de Ornella, Agustina Preti, agradeció el acompañamiento de los salteños: "Como familia no existen palabras para este momento, no explica nada decir que nos sentimos mal. Estoy eternamente agradecida por las personas que salen a pedir justicia por mi hermana, no se quedaron en su casa diciendo "lo siento mucho'". Luego agregó: "Espero justicia, no voy a descansar ni un día así tenga que pararme sola como loca gritando justicia por mi hermana".

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...