¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

19°
2 de Marzo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Resistiré (De Antígona a Julito)

Domingo, 09 de julio de 2017 00:00

Lo que sigue a continuación no es una columna de opinión si no un llamado a la resistencia civil.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Lo que sigue a continuación no es una columna de opinión si no un llamado a la resistencia civil.

Un gran escritor alemán, Johanes Paulus Richter (más conocido como Jean Paul), emulando a Erasmo de Rotterdam, escribió, en 1783, "El elogio a la estupidez" ­y eso que no conocía a los argentinos! Menos a estos argentinos que nos hemos metido en lo que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, llamó "este experimento único del planeta que no cumple el objetivo que dijo que iba a cumplir", y que el propio Presidente y gran parte de la oposición consideran un engendro producto la codicia del poder manifestada por Néstor Kirchner en 2009, y al que hoy su propia viuda desdeña como instrumento electoral.

El Gobierno nacional anunció que luego de estas elecciones se propondrá un nuevo sistema electoral. ¿Por qué esperar? Quizá Duran Barba y los otros genios del marketing político no adviertan que los argentinos están hartos de que cada año y medio se paralice el país por una nueva elección, hartos de las caras sonrientes y las falsas promesas que todos y cada uno de los candidatos se esfuerzan por transmitir y hartos del despilfarro que significa tirar casi 3.000 millones de pesos.

Es tal la confusión que habría que hacer cursos de capacitación para entender las PASO y una guía turística para reconocer a los 13.470 candidatos que tenemos solo en nuestra Provincia. Si hacemos un repaso de las PASO, vemos que lo que pasa es que hay candidatos de peso y otros que salen del pozo, aunque no todos podrán hacer piso, sin importar quien los puso. (Jaimito tenía un juego de palabras más divertido empezando con la palabra "repita").

Antígona, Tomás y las leyes

Está claro que para el 99% de la población (incluidos los propios candidatos) la ley que instituyó las PASO es una ley perversa. Desde que Sófocles reflexionara sobre el tema de las leyes injustas a través de su Antígona, Platón a través de su Criton y Santo Tomás de Aquino afirmara que una ley injusta "no es ley" (como un cuchillo que no corta no es cuchillo); muchos pensadores han considerado que desobedecerla es un deber moral del ciudadano (Hume, Melville, Jefferson, Thoreau, Prohudom, Bakunin, Rawls, Dworkin, Singer, Raz, Habermas, Gandhi, Martin Luther King, etc.). Muchos de los avances de la humanidad, en lo referido a los derechos y libertades, han sido conquistados a través de reivindicaciones y desobediencias.

Concretamente, propongo no votar en estas elecciones primarias abiertas simultáneas y obligatorias. El mes que viene, el domingo 13 (que para colmo es un número nefasto) quédese en casita mirando la tele. Ese será un voto positivo. Como decía Henry Thoreau (casualmente pasado mañana se conmemora el bicentenario de su nacimiento): "Me cuesta menos en todo sentido incurrir en la penalidad de la desobediencia al Estado, de lo que me costaría obedecer. Me sentiría como si valiera menos en este caso".

Además, las PASO son inconstitucionales ya que la Constitución nacional ordena que la elección de legisladores sea por el voto "directo" del pueblo y las PASO son un tortuoso camino que inclusive deja afuera a los pequeños partidos y los candidatos independientes. La penalidad por no votar en las PASO es de $50 (como el taxi que tomaría para ir a votar), pero eso en el caso de no justificar su falta de voto y aquí, como hemos visto, tenemos una plena justificación.

De Vido, Videla y los penales

El fiscal Stornelli solicitó la detención y el desafuero de De Vido y de Roberto Baratta, por el desvío de fondos destinados a la construcción de un ramal ferroviario en la mina carbonífera de Río Turbio.

­Es injusto! Un ferrocarril siempre debe tener desvíos, y si hay minas de por medio puede tratarse de algo turbio. En realidad, hizo lo De Vido y lo debido para él son las casitas de Sueños Compartidos, los bolsos de José López, los contenedores de su cuñado Minicelli, las casitas de Milagro, los fajos de la Rosadita, la embajada paralela de Venezuela y las valijas de Antonini Wilson, el gasoducto bolivariano, el subsidio a los colectiveros, los stands de Tecnópolis, triangulación con las Universidades, las construcciones de Odebrecht, los trenes del Belgrano.

Esperen que respiro y sigo, porque este hombre parece que no descansaba nunca y se engulló un país entero. ¿Cómo estará haciendo ahora para atajar tantos penales? (penales es la palabra justa). La chatarra ferroviaria de España, las concesiones ferroviarias, negocios con los sindicatos, la obra pública en Santiago del Estero, Chaco y Formosa (sumando aquí asesorías para Boudou), las represas de Santa Kruz, las rutas imaginarias de Báez, la energía de Electroingeniería, las coimas de Skanska, las evasiones de Cristóbal López y las telenovelas como jamás se vieron, ni se verán, de Andreita del Boca. En todas las situaciones nombradas metió la devida mano, pero con un cinismo digno de mejor causa manifestó: "Yo no firmé nada". ­Qué casualidad!: fue la misma expresión que utilizara Jorge Rafael Videla cuando se le imputó el genocidio.

Messi amarrete

¿Messi es agarrado? Primero echó, por carera, a la "wedding planer" Bárbara Diez, esposa de nada menos que de Horacio Rodríguez Larreta. Hizo la fiesta con menos invitados que una parranda en Villa 31, contrató un local en medio del narco-Rosario y que el día anterior fue allanado. La base del menú (aunque bajo el título pomposo de "charcuterie") era salame, salame prémium, spianatta (que también es salame), empanadas y chinchulines. Con el vino y otros productos hizo canje (la bodega fracciona vinos "Messi"). El jugador Luis Suárez llevó al conjunto uruguayo Marama, que, según internet (debo admitir que esto de las bandas cumbieras no es mi fuerte), lo más glorioso que hizo antes fue tocar en el Velódromo Municipal de Montevideo (casi, casi a la altura de Sting, Ricky Martin o Lady Gaga).

Shakira fue, no cantó, pero llegó hecha una chiruza; ­horror!: con vestido usado anteriormente. Para reforzar se sumó Abel Pintos y Karina -La Princesita- (también de garrón). Los vestidos de la madrina y de la hermana fueron un regalo del diseñador Claudio Cosano. Eso sí, los novios tuvieron que pagar sus atuendos y calzados, parece que lo convencieron al Pulga que no lucirían bien con canje de pilchas de Nike y Adidas. Los 350 custodias los pagamos los contribuyentes.

 

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD