En el fútbol se gana con goles y los merecimientos quedan de lado, sobre todo en un clásico que tuvo a Juventud como el ganador ante un Gimnasia que estuvo muy errático.
El albo arrancó entonado, salió con determinación a llevarse por delante a Juventud, fue punzante por las bandas con López Macri y Luciano Herrera, lo más desequilibrante en el equipo de Riggio, sumado a la buena labor de Fabio Giménez y a las pinceladas de Motta.
Apenas se escuchó el pitazo inicial (2’), Gimnasia con autoridad avisó, centro de López Macri que no pudo capitalizar Alejandro Toledo, quien intentó despojarse de la marca, giró y cayó pidiendo penal.
Al minuto llegó la primera acción polémica del partido, Herrera luego de un gran despliegue sacó un potente remate de larga distancia, hizo temblar en travesaño, el esférico picó y atravesó la línea de cal -aparentemente en su totalidad- del arco custodiado por Diego Pave, pero el línea número uno Angel Barrionuevo, no convalidó el gol.
Gimnasia sacó el pie del acelerador y le permitió crecer a Juventud en su juego. Cesar More, Acosta y el Ratón Ibáñez incomodaron a la defensa del albo en varias oportunidades.
De a poco Gimnasia comenzó a despertar y a generar peligro, así llegó la inmejorable oportunidad que tuvo López Macri, cuando Toledo le bajo la pelota de cabeza y el Pelado solo en el centro del área, en una especie de palomita, la mandó por encima de los tres palos.
Sobre el final (42’) Juventud también tuvo la suya, tiro de esquina que conectó de cabeza Leandro Zárate, pero se fue desviado por muy poco. 
En la segunda mitad fue similar, el local salió presionando y generó la primera a los 5’, Fabio Gimenez le ganó una pelota Marín, tocó hacia el medio donde ingresaba Lucho Herrera en velocidad y sin marcas, solo debía tocar la pelota para depositarla en el fondo de la red, pero no llegó. 
Juventud respondió con un potente remate de Joaquín Iturrieta que se fue por encima del travesaño. Luego (12’), Leandro Zárate recibió una pelota en el área, la aguantó y habilitó a Pablo Garnier, que estalló su remate en el travesaño pero de tanto insistir, así llegó el primero del partido, en un tumulto en el área de Gimnasia tomaron de la camiseta a la Chancha Zárate, Guaymás Tornero sancionó penal. Con toda su experiencia Gustavo Ibáñez puso al santo en ventaja y con el resultado a favor Juventud no renunció a su juego, se mantuvo ordenado, buscó el segundo de contra intentando aprovechar el desconcierto albo y en tiempo de descuento, el santo lo liquidó de contra con Lucas Acosta marcando el 2 a 0.
Juventud, sin imponer un juego fluido pero certero en la definición, eliminó a un Gimnasia, que mostró mayor claridad pero que no estuvo fino. 
El santo se metió la próxima fase de la Copa Argentina y ahora irá por San Jorge.

  • La sínstesis: 

Gimnasia y Tiro (0): Mauro Leguiza; Jonatan Hereñú, Gabriel Zuvinikar, Julio Villarino y Jonatan Medina; Nicolás López Macri, Raúl Poclaba y Fabio Giménez; Pablo Motta; Luciano Herrera y Alejandro Toledo. DT: Víctor Riggio.

Juventud Antoniana (2): Diego Pave; Javier Marín, Juan Antunes, Juan Pablo Cárdenas y Gonzalo Menéndez; Pablo Garnier, Joaquín Iturrieta y César More; Claudio Acosta; Gustavo Ibañez y Leandro Zárate. DT: Gustvo Módica.

Goles: ST: 25' Gustavo Ibañez -p- (J) y 49' Lucas Acosta (J).

Cambios: ST: 19’ J. Ángulo por C. Acosta (J), 29’ N. López por F. Giménez (G) y L. Rivero por J. Hereñú (G), 37’ L. Ceratto por N. López Macri (G), 38’ C. Medina por P. Garnier (J) y 43’ L. Acosta por G. Ibañez (J).

Jornada: Partido de Vuelta
Estadio: Gigante del Norte
Árbitro: Federico Guaymás

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...