Cuando el barrio “tira” más que el club

La violencia en los estratos profesionales del fútbol, las barras organizadas de los clubes grandes de la provincia, sus pujas de intereses y sus riñas de guapos, más la sensación de impunidad y de que la familia cada vez se está alejando más de las canchas e, incluso, de esa identificación enraizada y adherida en la sangre que antes sentía a flor de piel con esos colores que desde chico uno conocía de memoria y aprendió a amar, pero que de a poco comienza a dejar de lado. A eso hay que añadirle ineludiblemente los “palos” pegados a la ilusión de la gente por tantos tropiezos deportivos, por tanto fracaso dando vueltas, por tanto proyecto abortado en el camino y por tanta impericia dirigencial, sin obviar el tedio de los torneos y las categorías somnolientas, la restricción al color en las tribunas y el gesto ya casi inconsciente de priorizar al jugador “golondrina” por sobre el valor local. Todo eso embebido en un solo cóctel es una bomba de tiempo que colapsa y se refleja, como hace 8 días, en el Martearena, en el clásico de ida de Copa Argentina entre Juventud y Gimnasia, al que no fueron más de 3 mil almas.
El escenario mundialista, de ser una gris postal que se asemejaba a la decadencia y a un cúmulo de tensiones, pasó a convertirse en el templo de una gran fiesta popular una semana después, con el debut de San Antonio y Villa Primavera en el Federal C. El color sobró y las tribunas transmitían otra energía y vitalidad. La fuerza de los barrios. Y no es de ahora. Y no es casual. La convocatoria en los torneos de los barrios se convirtieron en los últimos años en un oasis en medio del desierto de un fútbol salteño bañado de escepticismo y desesperanza en sus niveles organizados, pasando a ser el barrio el mayor valor simbólico en el sentido de pertenencia, por sobre los vapuleados clubes.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...