Condenados por aplicar la "ley de la cárcel" a acusados de abuso sexual

La Justicia de Orán aplicó drástica condenas a seis jóvenes por haber abusado sexualmente de dos presos en el interior de la comisaría 22 de la localidad de Hipólito Yrigoyen. Por este hecho quedaron comprometidos algunos efectivos de la dependencia policial, quienes fueron sindicados por las víctimas y otros testigos como encubridores.

La particularidad de este caso fue que los abusados eran dos presos que, paradójicamente, estaban imputados de abuso sexual y esperaban turno para ser sometidos a juicio. Cuando los imputados tomaron conocimiento de esta situación aplicaron lo que se conoce como "ley de la cárcel" que consiste en hacerle sentir todo el rigor del ultraje a quien cometió este delito. En otros países se habla sobre una implícita "ley del burro" en el que se sodomiza a estos sujetos.

En el ámbito carcelario se comenta que el manejo de estos códigos es aceptado de manera implícita por los propios guardias. Hay quienes dicen que en algunos casos son ellos los que advierten a la población cuando un violador llega a un presidio. Se comenta también que los carceleros son los entregadores, los que encubren, los que hacen la vista gorda. Lo que se sospecha es que algo de esto pudo haber sucedido en la Comisaría de Yrigoyen, donde hay dos o tres celdas, donde todo se ve, donde todo se escucha, donde todo se comenta.

Con este escenario y estas intrigas el juicio a los acusados se desarrolló en la Sala I del Tribunal de Juicio de Orán, integrado por los jueces Aldo Primucci, Mario Maldonado y Edgardo Laurenci. El caso se descubrió el 26 de mayo de 2017, luego de un violento disturbio que se generó en el interior de las celdas de la Comisaría. Ante el cariz que tomaron los acontecimientos fue necesaria la presencia de personal de la Guardia de Infantería para controlar a los revoltosos.

Durante la requisa de los calabozos uno de los detenidos pidió hablar con la comisario a cargo del operativo. Le manifestó que esa madrugada había sido abusado sexualmente por los presos con los que compartió la celda. Además, manifestó que tenía conocimiento de que otro detenido también sufría maltratos y abusos por parte de los acusados. Ante la gravedad de los hechos se dio intervención al fiscal penal en turno, quien motorizó una profunda investigación. Según la denuncias, los abusos sucedieron en forma reiterada desde marzo a mayo de 2017. Los presos estaban esperando la fecha del juicio, luego de haber sido imputados por los mismos delitos.

Ambos interpretaron que fueron víctimas de los ultrajes en represalia por los mismos hechos que a ellos lo acusaban. Al ser examinados por el médico legal se determinó que, efectivamente, presentaban signos evidentes de haber sido abusados sexualmente. Durante las audiencias de debate los denunciantes contaron con lujo de detalles la aplicación de la "ley carcelaria" por parte de los seis acusados. Sus dichos fueron reforzados con el testimonio de otros internos, quienes señalaron que fueron presionados bajo amenazas para que se mantuvieran en silencio.

Luego de analizar en profundidad los testimonios, las pericias y los alegatos del fiscal y los defensores, los jueces dictaron una sentencia rigurosa para los seis imputados. José Abraham Chauri, de 28 años, Javier Maximiliano Colodro (28),y Gastón Alexis Quintana (24) fueron condenados a 12 años de prisión efectiva por resultar coautores materiales y penalmente responsables de los delitos de "abuso sexual con acceso carnal, agravado por el número de partícipes y abuso sexual gravemente ultrajante agravado por el número de partícipes en concurso real".

Los tres restantes recibieron una sanción similar, pero sus condenas se incrementaron debido a que registraban antecedentes de sentencias anteriores. A Cristian David Colodro, de 22 años, le sumaron 6 meses más y le revocaron la condicional. En tanto que Isaac Luis Enrique Rojas (20) cumplirá 17 años de prisión al haberse unificado la condena con otra de 5 que estaba cumpliendo. A Cristian Carlos Gabriel Fazola (21) le correspondió 20 años y un mes de prisión, ya que al momento de los hechos, el nombrado también tenía en curso una condena de ocho años y un mes prisión.

Los policías de la dependencia en mira.

Investigarán a todo el personal de la comisaría

De acuerdo con los testigos, la Policía encubrió los abusos.

Todo el personal policial que hasta el momento de los hechos cumplía servicio en la comisaría de Hipólito Yrigoyen quedaron en el ojo de la tormenta. Durante las audiencias de debate tanto los presos abusados como otros internos denunciaron que los efectivos tenían conocimiento pleno de los ultrajes y los malos tratos que sufrían por parte de los seis condenados.

Por esta situación, los jueces del Tribunal de Juicio resolvieron correr vista a la fiscalía de turno del Distrito Judicial Orán respecto de la actuación de los efectivos que revistaban en la dependencia policial norteña entre marzo y mayo del año pasado.

 Durante los alegatos la fiscal penal Mónica Viazzi efectuó ese pedido tomando como base el relato de los testigos que compartieron celdas con las víctimas. Los internos declararon que “los policías sabían bien lo que pasaba en las celdas”. En ese sentido fueron categóricos en sus expresiones al señalar que “veían las humillaciones y los malos tratos a los que eran sometidos los dos detenidos y no hacían absolutamente nada”.

Lo manifestado por los testigos y los abusados confirmaría con mas fuerza que el personal policial habría actuado en connivencia con los seis condenados para que estos consumaran los ultrajes. De ser así podrían ser imputados por el delito de encubrimiento.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...