La designación de Leandro Cuccioli en la Afip representa una oportunidad para terminar con los controles implementados por el kirchnerismo. "Tenemos ideas sobre un sistema que ayude a controlar pero que a su vez que baje la cantidad de trámites burocráticos que tienen que hacer las empresas agropecuarias". Esto lo dijo el jefe de Gabinete del Ministerio de Agroindustria, Santiago del Solar. Mientras hablaba Del Solar, Alberto Abad, una de las personas que no ven el tema de la burocracia que padecen los empresarios agrícolas "de la misma manera", presentaba su renuncia como titular de la Afip.

Una de las primeras cosas que hizo Luis Miguel Etchevehere al momento de asumir como ministro de Agroindustria fue anunciar que entre sus prioridades estaba la reducción de la creciente carga de trámites burocráticos que deben realizar los empresarios agrícolas, quienes, inevitablemente, deben destinar cada vez mayores recursos a asesores contables. Es una política pro - concentración, porque los más pequeños, al no tener recursos suficientes para contratar estudios contables, suelen cometer con regularidad errores administrativos que los terminan perjudicando económica y financieramente.

El sistema burocrático persecutorio comenzó a implementarse a partir de 2008 por el régimen kirchnerista con el propósito de aleccionar al único sector que se animó a enfrentarse a la maquinaria K.

Etchevehere no tardó en descubrir que su intención de desmantelar el sistema persecutorio chocaba contra la voluntad de Abad no solamente de mantenerlo, sino además de reforzarlo. De hecho, fue el propio titular saliente de la Afip el que diseñó el "Registro Fiscal de Tierras Rurales Explotadas", un infierno digital (por las veces se cae el sistema en plena carga de datos) y burocrático (porque exige cumplir nada menos que 47 procedimientos). Abad, más allá de la calidad ética que tenga como funcionario público, participa de la tesis que sostiene que el productor agropecuario es culpable de evasión o elusión hasta que pueda demostrar lo contrario. Ese marco conceptual justifica cualquier medida que contribuya al acorralamiento fiscal. La designación de Leandro Cuccioli como nuevo titular de la Afip, un ingeniero industrial hasta ahora secretario de Servicios Financieros presenta una nueva oportunidad para los funcionarios de Agroindustria, en su mayor parte empresarios agropecuarios que padecieron (y padecen) el control persecutorio del organismo recaudador.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...