"Falta contención para las víctimas"

Luz María Utrera nació en Santiago del Estero y, tras recibirse de abogada, viajó a Los Ángeles para cumplir el sueño de estudiar historia del arte y cine. En Estados Unidos sufrió una situación de violencia de género que se convirtió en el inicio de un trabajo para ayudar a otras víctimas.

Hoy reside en Nueva York y dirige una fundación con su mismo nombre -Luz María- que se dedica a la prevención de la violencia, con intervenciones en diferentes países. En Argentina ella tiene una meta clara: crear un refugio para víctimas en su provincia natal.

En marzo estuvo en Salta para apoyar un evento folclórico y tener un acercamiento a las políticas que se implementan en el tema. Su idea es articular acciones también con la provincia.

Sobre el episodio de violencia que tuvo que atravesar no suele profundizar, pero fue un antes y un después en su camino. Luego de que ocurrió, en 2008, decidió regresar al país y se estableció en Santiago del Estero, donde se puso a trabajar en un estudio jurídico asistiendo a víctimas.

Poco después le surgió la necesidad de crear una fundación para darle un marco a todas sus ideas de trabajo en la materia.

Más tarde volvió a Estados Unidos y ahora viaja constantemente entre ambos países, mientras desarrolla actividades de educación y concientización.

Consultada sobre los motivos por los cuales no bajan los índices de femicidios consideró: "Falta contención para las víctimas. No hay recursos económicos, no reciben la asistencia que necesitan para seguir adelante con sus niños. Tampoco acceden, por ejemplo, a un trabajo".

También destacó que "hay leyes" para proteger a las mujeres, pero que "muchas no se deciden a denunciar a sus agresores porque no tienen adónde ir".

Por eso, según describió, su objetivo más importante es crear el primer refugio para víctimas en Santiago del Estero.

Además, comparó las políticas locales con las que se implementan en Estados Unidos. "Allá se invierten 3,5 billones de dólares en temas de violencia de género. Los refugios abundan y tienen todos los servicios. Te ayudan a buscar un trabajo. Hay lugares de emergencia, hogares de transición donde se puede estar hasta dos años y después el Gobierno te ayuda a tener un departamento propio", describió.

También aseguró que hay familias que pueden hacerse cargo momentáneamente de los hijos de una víctima hasta que ella esté en mejores condiciones y supere el momento de crisis que genera la violencia de género.

"Las víctimas reciben dinero, estampillas para comida y ropa. Además, tienen un tutor que las ayuda en todo, para ir definiendo prioridades y recuperando su vida de a poco. No tienen que poner nada de sus bolsillos", aseguró Luz María, que colaboró en refugios después de ser víctima.

Su objetivo es trasladar toda esta experiencia a una organización que, con sede en Santiago del Estero, ayude a las víctimas. Según dijo, esa provincia todavía no había adherido al Plan Nacional de Acción para la Prevención y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, al que Salta se sumó en marzo.

"No hay una infraestructura estatal o privada que permita a las mujeres salir de la situación de violencia", insistió.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...