Aunque el grito de #NiUnaMenos es más fuerte, los femicidios no paran

Las cifras aterran y duelen. Desde la primera marcha #Ni una menos, que se realizó el 3 de junio de 2015, hasta el último 29 de mayo, se registraron 871 femicidios en todo el país, un total de 24 travesticidios y el 10% de las víctimas tenía medidas de protección dictadas por la Justicia.

Ayer, cientos de miles de mujeres salieron en todo el país otra vez a rechazar la violencia machista. En esta oportunidad, el reclamo por la despenalización del aborto copó todas las marchas. El movimiento Mujeres de la Matria Latinoamericana (Mumalá) difundió el informe donde da cuenta de los 871 femicidios, y agrega que el 89% de los femicidios fueron cometidos por hombres del círculo íntimo y conocidos de la víctima, mientras que el 4% fueron perpetrados por extraños.

Con respecto a la edad de las víctimas, el movimiento feminista pudo determinar que el 31% tenían entre 15 y 25 años.

Cuando se abordan estas cifras no hay que olvidarse que, con mucha tristeza, Salta ocupa el podio de las provincias donde más mujeres fueron asesinadas en manos de hombres. Es más, en la provincia rige una emergencia de violencia de género.

"Sigue sin garantizarse el acceso pleno a la Justicia a las mujeres que decidieron denunciar y pedir ayuda. Observamos con preocupación que el 17 por ciento de las víctimas había realizado denuncias previas y el 10% tenía medidas de protección dictadas por la Justicia, lo que indica que estos femicidios podrían haberse evitado", dijo Raquel Vivanco, coordinadora nacional de MuMaLá y presidenta del Observatorio NiUnaMenos.

Vivanco agregó: "Por todo esto denunciamos la falta de políticas públicas que garanticen la protección de las mujeres y brinden asistencia integral".

Pañuelos verdes al aire

Una multitud compuesta por jóvenes, estudiantes secundarios, organizaciones sociales, sindicatos y agrupaciones feministas se convocaron anoche en la Plaza del Congreso, en la Ciudad de Buenos Aires.

Con carteles, en los que se leía "Juguemos al ahorcado está muriendo el patriarcado", "No fue la ropa, no fue el lugar, fue un machito patriarcal", "El machismo mata" o "Somos el grito de las que no tienen voz", las columnas se extendían varias cuadras hasta la 9 de Julio.

La movilización, realizada con la consigna "Vivas, libres y desendeudadas nos queremos", partió desde Plaza de Mayo con el eje puesto en el proyecto por la despenalización del aborto que se debatirá el 13 de junio en la Cámara de Diputados y con fuertes críticas al Gobierno nacional.

Laura Omegas, de la organización Matamba Afrodescendientes, primera oradora del acto, aseguró que "por aquellas que en todos los rincones del planeta se revelan, somos las mujeres, trans, afrodescendientes, villeras y más... no queremos ser explotadas... vinimos a decir que no nos van a disciplinar más".

Candela Arrieta de 16 años, una de las que marcharon por primera vez junto a sus compañeras de colegio, dijo que "vinimos a pedir por los derechos de todas las mujeres".

Patricio, de 25 años, aseguró por su parte que "como ciudadano homosexual vengo a decir basta de machismo".

Asesinadas en sus casas 

Según el informe dado a conocer por MuMaLá, el 63% de los femicidios se cometieron en la vivienda de la víctima, el 29% en la vía pública, un 2% en la casa de un familiar, 3% en la vivienda del agresor, y un 3% otros lugares.
En cuanto a la modalidad de los crímenes, el 5% de las víctimas fueron quemadas, el 15% fueron asesinadas a golpes, el 26% con armas de fuego, el 30% con armas blancas, y el 18% por asfixia. Durante estos tres años, y según confirmó el movimiento de datos relevados de medios gráficos y digitales de todo el país, tras los 871 femicidios, un total de 908 niñas y niños quedaron sin madre.

 En el banquillo

Daniel Lagostena, quien comenzó ayer a ser juzgado por el femicidio de su pareja embarazada Érica Soriano, vista con vida por última vez en 2010 en el partido bonaerense de Lanús y cuyo cadáver jamás fue encontrado, declaró que su relación con ella era “normal y buena” pero que no recuerda por qué no la llamó al celular cuando ella abandonó la casa.
“No sé qué pasó con Érica y el bebé, no puedo ponerlos en una lista de enfermos o fallecidos”, aseguró el imputado ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 9 de Lomas de Zamora. 
Lagostena llegó al juicio detenido e imputado de “homicidio en concurso ideal con aborto en contexto de violencia de género”.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...