Al grito de "No a Trump, no a la guerra", decenas de miles de personas marcharon en Londres

Decenas de miles de personas, según los organizadores, se manifestaron este viernes en Londres contra la visita del presidente estadounidense Donald Trump.

"La Policía estima que la manifestación alcanzó las 250.000 personas", dijeron los organizadores, la Asamblea del Pueblo, citando a un líder sindical que recibió la información.

Un globo gigante que muestra a una versión caricaturizada del mandatario norteamericano como un bebé llorón voló sobre los manifestantes. El globo de un niño en pañales, con un mechón de pelo y un teléfono celular para tuitear, presidió las manifestaciones de protesta contra las posiciones de Trump sobre inmigración, raza, la mujer y el cambio climático, entre otros temas. 

El cortejo de la manifestación, que discurría por algunas de las principales arterias de Londres antes de desembocar en Trafalgar Square, se alargaba aproximadamente 1,5 km.

"Este es el carnaval de la resistencia" o "¡A mí madre no le gustas, y le gusta todo el mundo!", eran algunas de las pancartas que portaban los manifestantes que avanzaban por Oxford Street.

"¡No Trump, no Ku Kux Klan, no EEUU fascista!", cantaban, mientras golpeaban cazuelas o hacían sonar trompetas. Abundaban también los globos naranjas con el lema "Stop Trump", así como los eslóganes feministas.

Más críticas

"Donald Trump es misógino, machista, homófobo, xenófobo, promueve la intolerancia... ¡y tiene unas manos pequeñitas!", dijo una manifestante, Georgina Rose, de 42 años, recurriendo a una broma frecuente sobre el presidente y hombre de negocios.


Grant White, de 32 años, llevaba una pancarta que representaba a Trump como el pájaro del logotipo de Twitter, con una esvástica bajo el ala. "Soy antiBrexit, antiTrump. Hay una oleada de fascismo de la que tenemos que librarnos", afirmó.

Dawn, de 49 años, acudió con su hija Sadie, de 11 años. "Trump es el hombre con el mayor ego, a cargo de la primera potencia mundial. No tiene ni idea de lo que necesita el mundo", explicó la madre.

Con pañales
La imagen del día fue sin embargo el gran globo representando a Trump como un bebé en pañales que se alzó en el cielo cerca del Parlamento durante unas horas, con el beneplácito del alcalde Sadiq Khan, al que Trump ha dedicado unos cuantos dardos.La parte oficial de la visita de Trump al Reino Unido, su primera como presidente, concluyó este viernes con su encuentro para tomar té con la reina Isabel II, antes de viajar a Escocia para pasar el fin de semana en privado.

"Presentar a Trump como un bebé es la mejor manera de atacar su ego frágil y nuestra motivación principal es ridiculizarlo", dijo Matthew Bonner, uno de los organizadores. "La indignación moral que provocan su conducta y políticas no parece afectarlo. No se puede razonar con él, pero se puede ridiculizarlo", agregó. 

El encuentro con May 
La cólera generada por la visita ya ha tenido consecuencias. Una semana después de la juramentación de Trump, la primera ministra Theresa May lo invitó a una visita de Estado, una ceremonia que suele incluir carruajes deslumbrantes y una cena presidida por la reina. Al final eso se convirtió en una visita de trabajo de dos días, con mucha menos pompa y entre temores por la seguridad y las grandes manifestaciones en Londres. 

Los organizadores dijeron que se realizaron manifestaciones en medio centenar de ciudades de todo el país. 
 

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...