Cómo sigue la vida de Central Norte después de la goleada

Se vienen días difíciles para Central Norte. De un silencio deportivo inédito. Siete meses de ausencia. Desde el 2004, cuando fue invitado a participar en el Torneo Argentino B Vip, nunca dejó de tener participación año a año. En este 2018, de no ser por la Copa Argentina, no hubiera habido rastros del cuervo.
Comienza una triste y larguísima espera para los hinchas. A esos que mucho no parece importarles la vida de un club ordenado, sino que exige resultados inmediatos. Y esto es así porque el fútbol argentino es así. Una espera que se originó por dos motivos y que poco y nada tienen que ver los siete goles de River.

Primero, porque Central no pudo ascender en diciembre cuando perdió la final contra Racing de Córdoba por penales, con las responsabilidades y culpas (siempre en el ámbito de la pelota) ya mencionadas. Segundo, por la desprolijidad con la que se maneja la AFA y el Consejo Federal con los clubes del interior, lo que nos tiene a todos acostumbrados.


Tras la goleada frente a River por la Copa Argentina, Central Norte ingresará en una etapa de trabajo subterráneo. Los que manejan el club saben que tendrán una chance más para pegar el salto con lo cual la apuesta tiene que ser mayor. Se vienen días de movimientos casi secretos, de charlas, de reuniones, propuestas y gestiones.
En primer lugar, el equipo que sufrió el poderío de River y la desigualdades del fútbol argentino se desarmará por razones lógicas. Los jugadores que enfrentaron al millonario quedan en libertad de acción, los que no son del club, obviamente: Turus, Maino, Zelaya, Ceballos, Pavisich, entre otros. Ellos podrán seguir sus carreras en otras partes; Central no tiene nada para ofrecerles en estos meses.
Otros valores locales, como Flavio Guanca, el famoso Batería, podría quedarse si entre las partes se ponen de acuerdo. La base de futbolistas de la cantera del club se pondrá a disposición de Cristian Zurita para jugar el torneo Anual de la Liga Salteña, que tendrá competencia hasta octubre.


El futuro de Ramón Apaza también seguiría ligado a Central, siempre y cuando acepte las nuevas funciones que los dirigentes tienen en mente para él. Será parte de un proyecto de captación (el cual se explica más adelante) y tendrá un lugar asegurado en el futuro cuerpo técnico. Lo que se deduce de esto es que el cuervo tendrá un nuevo entrenador en el próximo torneo del Consejo Federal.
El plan también incluye una nueva figura, la de un manager. Los dirigentes lo pondrán a la cabeza para reorganizar el fútbol superior del club, que acerque jugadores, que capte valores y solucione los problemas que los propios dirigentes no pudieron solucionar. Se trata de una persona que no dependa de otra actividad que la de dedicarse a trabajar solo para Central Norte en Salta, en el interior, viajar y observar jugadores. Pero también en ciudades como Santa Fe y Córdoba. Y cobraría a resultado. Su nombre, por ahora permanece guardado, no así la fecha para que entre en funciones, que sería a más tardar en un mes. 


La cuestión económica es una pata fundamental para el futuro. Sin actividad, el club le pedirá al Gobierno que siga pagando el subsidio mensual para contar con fondos a futuro que permitan afrontar los gastos que demandará un plantel, supuestamente, superior y preparado para ascender. Un dinero que podría ser perfectamente controlado, en pos de la ejecución de un proyecto que busca solo el objetivo del ascenso. Además, ya está en marcha otra idea que puede ser clave, un fondo común, y la invitación que se extenderá para que otros dirigentes sean capaces de dejar sus egos y rivalidades de lado para aportar a la causa, casi sin condiciones. 
Central, como club, se ve bien, pero para lo estrictamente deportivo, lo que reclama el hincha, el ascenso, hay que empezar a moverse desde ahora y no sobre la hora. Ideas sobran. Tiempo, por ahora, también.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...