Se viene una nueva edición del Concurso de la Empanada

 

 


Sabrosas y algo “misteriosas”, las empanadas salteñas deleitan hasta los más exigentes paladares de propios y ajenos. 
Singulares e irrepetibles hasta el punto de haberse convertido en el manjar que mejor identifica y representa a Salta en el variado y cambiante universo de la gastronomía moderna.
Tienen su propio día (4 de abril), una zamba del poeta José Cantero Verni y por supuesto también concursos que eligen la mejor empanada salteña como el que, desde hace 51 años, organiza El Tribuno.
El certamen ocupa un lugar destacado en el calendario turístico de la provincia invitando a participar a los salteños, sus más fervientes admiradores, a otras provincias y al turismo extranjero que una vez que la prueban seguramente recordará este espacio del planeta por mucho tiempo.
Este año tendrá lugar el domingo 2 de septiembre en el Centro de Convenciones de la ciudad de Salta desde las 10.30 hasta las 18. Toda una jornada para disfrutar, comparar y elegir la mejor empanada salteña. 
Si bien la receta tradicional exige carne vacuna “picada a cuchillo”, la oferta es mucho más amplia y propone empanadas de sabores varios como queso, pollo y charqui que podrán ser fritas o al horno.

A prepararse

Las inscripciones para participar estarán abiertas desde este lunes hasta el viernes 24 en la receptoría de diario El Tribuno de Zuviría 20 con un costo de $ 500 y la charla informativa para los participantes tendrá lugar el lunes 27. 
Con fecha a convenir deberán realizar el curso de Manipulación de Alimentos dictado gratuitamente, en el caso de no haberlo realizado en los últimos 6 meses y también es importante contar con el Certificado de Salud.
Un jurado de expertos será el encargado de evaluar y seleccionar a las tres mejores empanaderas, quienes accederán a premios en efectivo, electrodomésticos y regalos varios, además de poder ostentar ser parte del podio, que no es poca cosa. 
Los ingredientes utilizados y su proporción; el aspecto de la empanada cruda, repulgue, color y uniformidad; el recado; la cocción y color final, ampollas, uniformidad, sabor y temperatura son los parámetros que se miden para la elección de las mejores. 
Y como todo entra por los ojos la pulcritud del participante y ayudantes, su vestimenta y aseo personal hasta el cuidado manifiesto en el puesto de comida también suman puntos a la hora de quedarse con una empanadera. 

Sobre el año pasado

Por ser el plato representativo por excelencia de la gastronomía salteña, la empanada es la gran protagonista del concurso, al que concurre cada vez más gente. 
El año pasado, en el gran festejo de las 50 ediciones, concurrieron más de 15.000 personas quienes disfrutaron junto a sus familias una jornada repleta de sabor salteño.


Este 2018, son amplias las expectativas en torno a quién será coronada como la “Mejor Empanadera”, emulando a María Luisa Castillo, quien se quedó con el primer puesto el año pasado o Milagros Rodríguez y Héctor Carrillo que la acompañaron en el pedestal. 
La entrada será, como siempre libre y gratuita y, dentro de las actividades previstas para la ocasión, se podrá disfrutar de una amplia oferta de platos regionales y espectáculos folclóricos que acompañarán durante toda la jornada. 

Qué se evalúa

Los ingredientes y su proporción; el aspecto de la empanada cruda, repulgue, color y uniformidad; el recado; la cocción y color final, ampollas, uniformidad, sabor y temperatura. Además la pulcritud del participante y el aspecto del puesto. 

El manjar que caracteriza a los salteños

Según cuenta José de Guardia de Ponté en la Enciclopedia Online de la Provincia de Salta, la historia de la empanada salteña está muy relacionada con la primera escritora argentina Doña Juana Manuela Gorriti, esta poetisa y novelista salteña junto con su familia debieron huir a Bolivia. Allí, dice la tradición que en los primeros tiempos los Gorriti sufrieron la pobreza y el hambre. Su “mamasita” la peleaba haciendo empanadas, y para ahorrar masa utilizaba un sólo disco, para luego repulgarla.
Los bolivianos a las empanadas no las llaman así, sino “salteñas” por la fuerte presencia de estas mujeres.
Juana Manuela además está relacionada íntimamente con la historia de Bolivia y con la gastronomía latinoamericana convocando poetisas de América y componen el libro, “La cocina ecléctica” donde se recopilan recetas de ciento setenta y cinco mujeres. Y por supuesto en el mismo se habla de la empanada salteña.

De otros lados también

La costumbre de empanar o poner una preparación dentro de una masa estirada se mantiene con fuerza en México con las famosas fajitas, burritos y tacos; las tapas españolas son famosas por el sabor del relleno sobre un pequeño círculo de masa casi crocante; las árabes, conocidas como lehmeyun cuando son abiertas o fatay o sfija cuando están cerradas triangularmente. Hay quienes indican que esta comida fue trasladada a Occidente por los árabes, que trasladaban los alimentos empanados para conservarlos durante las largas travesías. Al invadir España durante siglos transmitieron esa costumbre alimentaria y los españoles, a su vez, trasladaron esa forma de preparación a América, aunque se sabe que los nativos centroamericanos ya hacían algo similar con harina de maíz.
 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...