Políticas de ajuste
Un sombrío panorama se cierne sobre el Valle de Lerma
Con la eliminación del Fondo Solidario Federal los intendentes cuidan peso por peso. Pérez, de La Merced, advirtió que la gente pedía para pagar la luz y ahora pide comida.

Las pequeñas obras eran importantes. Cloacas, pavimento, módulos habitacionales, tendido de la red de agua y hasta mejoras en escuelas.

Todo venía del Fondo Federal Solidario como retención impositiva a las exportaciones de la soja. Algunos municipios estiman entre 2 a 10 millones de pesos la merma en sus alicaídas arcas municipales por la eliminación de este fondo.

El dinero enviado por la Nación oxigenaba, y mucho, a las comunas. Se licitaban las obras, y se daba, además, trabajo a la gente del lugar. Estas acciones quedaron ahora en el pasado. Son 320 millones de pesos que dejarán de llegar a provincia y, por supuesto, a todas las municipalidades.

Ni el tabaco ayuda

Esta quita de fondos de la Nación, se suma a otros factores económicos que inclinan el péndulo hacia un panorama sombrío en la región del Valle de Lerma. Sin nuevas fuentes de trabajo genuino, con el monocultivo del tabaco diezmado por factores climáticos en cada temporada, aumentan los campos inertes, sin siembras rentables y las administraciones comunales se ven recargadas de trabajadores.

El intendente de La Merced, Juan Ángel Pérez, dijo a la prensa sin disimulos el martes: "Ya nos cortaron estos fondos, y otras cosa más que vendrán, estamos en crisis en serio. No hay reactivación. La gente ahora va a pedir comida a las comunas. Sucede que algunos intendentes no quieren reconocerlo vaya a saber por qué. La verdad, es que a nadie les alcanza. Algunos salieron con la foto de Macri a buscar votos y ahora no saben dónde meterse".

El jefe comunal dejó en claro además que "si Urtubey no nos girara en tiempo y forma la coparticipación provincial, estaríamos muy mal en estos momentos. Nos apoya mucho la Provincia. Hay intendentes que pararon las obras financiadas con los fondos soja. La Nación pide ajuste a la gente, pero así, ni los servicios ni los impuestos se van a poder pagar porque no hay dinero".

"No conseguirán nada"

Pérez hasta se animó a vaticinar la posible respuesta que se conseguirá en Buenos Aires, a propósito de una reunión que mantuvieron algunos jefes comunales salteños con funcionarios nacionales. "No conseguirán nada", dijo.

Y agregó: "No sé para qué van a reunirse con funcionarios nacionales algunos intendentes salteños, si Macri estuvo varios días de descanso en Cafayate, estaba a solo 170 kilómetros de nosotros. Ahí hubiéramos aprovechado de reunirnos. En Buenos Aires, nos van a hacer sana sana y alguna que otra promesa, y eso será todo".

Fiel a su estilo directo y sin titubeos el intendente de La Merced pronosticó meses de mucha incertidumbre para la población del Valle de Lerma.

"Este año se plantará menos tabaco, lo que implicará menos jornales. Las comunas apenas podrán pagar los sueldos, y todavía nos van a pedir otro gesto de buena gestión, con más ajustes", espetó sin tapujos.

Intendentes, en jaque

La situación económica de los municipios salteños a partir de la eliminación del fondo de la soja, con los cuales las comunas financiaban obras de infraestructura para los vecinos, puso en jaque a varios intendentes de la zona.

El Tribuno habló con algunos de ellos, pero se excusaron de dar una versión oficial sobre la coyuntura, aunque por lo bajo dieron algunos detalles de cómo pueden terminar hacia fin de año sin el oxígeno de Nación y si no aparece dinero fresco constante y sonante.

“La mayoría no dice ni mu”

“Tengo seis obras paradas y a medio realizar. Desde la Nación nos avisaron que vendrán algunas ayudas económicas dentro de un tiempo, que están viendo cómo compensar el Fondo Federal Solidario, pero que van a tardar en llegar. Sí es cierto que algunas comunas estamos recibiendo ayuda social de Nación, pero solo eso”, dijo el intendente de La Merced, Juan Ángel Pérez.
El jefe comunal, cabe recordar, responde de alguna manera al sector de Cambiemos. Otros jefes comunales, sin ser parte de la estrategia política del presidente Mauricio Macri, aseguran: “Si pasa la tormenta vamos a salir a flote todos, tirar mucha mierda no sirve”, y otros señalan: “Urtubey ayuda bastante, pero el ajuste nos hace más débiles. Hay que esperar y hacer bien los deberes”.

Es evidente el fraccionamiento político existente en el Valle de Lerma. El único justicialista en pie es el intendente Pérez. Algunos jefes comunales son cautelosos, y otros ni una palabra se animan a decir sobre los ajustes y su impacto en las tesorerías de sus comunas. Más allá del recorte de los fondos soja, está muy claro que una región de 120 mil habitantes no puede depender del tabaco, dos mineras, dos acopiadoras, una curtiembre, y decenas de cooperativas de diferentes rubros comerciales.
Los municipios están atiborrados de empleados públicos. Los pobladores ya no pagan los impuestos como en los primeros meses del año, no se construyen viviendas, y lo poco que se podía hacer con el dinero de la soja ya es historia.