Cefaleas, deshidratación e hipertensión, las causas de la mayoría de atenciones del Samec 

Este año, para la celebración del Señor y la Virgen del Milagro, se registraron pocos casos médicos de gravedad entre los peregrinos. Patricio Peyret, médico del Samec que trabajó en el puesto fijo ubicado al costado del Banco Macro, contó que la mayoría de los pacientes fueron asistidos por deshidratación, cefalea y cuadros de hipertensión y que se pudieron estabilizar. 

“Después hemos tenido algunas derivaciones de casos más severos como una diabetes descompensada, un paciente con dolor de pecho que después se terminó diagnosticando que era un infarto en el hospital y que fue derivado desde acá. Además, un peregrino que tenía una herida cortante por un golpe fuerte en la cabeza. También tuvimos que derivar a un paciente con crisis asmática al hospital del Milagro, venía desde San Antonio de los Cobres”, expresó. 

El equipo del Samec se instaló desde que comenzó la novena. Según Peyret, el trabajo fuerte comenzó a partir del miércoles y se fue incrementando el jueves y el viernes. “Hemos tenido muchísimas atenciones en estos días, y aumentó con la llegada de los peregrinos”, afirmó el médico. Y agregó:

“Además, hemos tenido un trabajo periférico en distintas estaciones brindando atención a los peregrinos que van llegando, un trabajo bastante arduo”.

En el puesto del Macro, había ocho enfermeros y dos médicos, que trabajaron incansable durante los cuatro días. El especialista del Samec reconoció que este año atendieron más gente. “Lo que vimos es que antes se ponía mucho más pesado el trabajo a partir del día 13, ahora ya desde el día 11 y 12 empezamos con una atención fuerte. Quizás esto nos sirva para el año que viene, para ir mejorando, vamos a empezar a reforzar estos días. Se nota muchísimo la cantidad de gente, porque las atenciones nuestras son imparables”, finalizó.

En los tres puestos del Samec ubicados en la plaza 9 de Julio se registraron durante el primer tramo de la tarde de ayer tres personas descompensadas, que fueron derivados al hospital San Bernardo. En esta ocasión los atendidos fueron turistas, que descuidaron su dieta y se sofocaron. “Estos pacientes eran turistas y comieron pesado. Se salieron de su dieta y, además, quisieron hacer la procesión sin protección para el calor”, detalló César Molina, a cargo del puesto lateral a la Catedral. 

Perros peregrinos

Desde hace varios años, los organizadores de la fiesta del Señor y Virgen del Milagro están tratando de concientizar a los miles de peregrinos que llegan a la ciudad para que no traigan sus mascotas. Año a año se repite la misma historia donde perros peregrinos terminan perdidos y alejados de sus dueños. 

Bienestar Animal de la Municipalidad de Salta, junto a un equipo de voluntarios de distintas organizaciones pusieron puestos fijos para tratar de identificar a los perros que venían con los peregrinos. 

Cristina, una voluntaria, contó a El Tribuno que desde el jueves están identificando principalmente a los canes que acompañan a las distintas peregrinaciones e incentivando a la gente de los distintos barrios a que no los traiga. 

El subsecretario de Bienestar Animal de la Municipalidad, David Ferri, informó ayer que trasladarán a 15 perros que llegaron al centro de la ciudad con grupos de peregrinos en los últimos días. El funcionario describió que los animales fueron identificados durante el operativo que organizó el área para evitar que animales del interior queden abandonados en Salta tras la procesión.

Ferri aseguró que mañana serán derivados en vehículos del área a Campo Quijano, el barrio Santa Ana, Solidaridad y la zona del Parque Industrial, entre otros lugares.

Los 15 canes rescatados están en la Lavalle 542, en la Dirección de Bienestar Animal. En esa dependencia, los tendrán una semana o diez días para que sus dueños pueden retirarlos en el horario de 8 a 16.

Una sola madre con diferentes nombres

Virginia Ortega, de Potosí, llevó sus patronos para unir a los dos pueblos.

En el corazón del casco histórico de Salta, al lado del monumento que homenajea al general Antonio Álvarez de Arenales, unas imágenes del Señor de Quillacas y la Virgen de Urkupiña llamaban la atención de muchos visitantes que llegaron para participar de la fiesta del Milagro.

La dueña de esas réplicas, de un tamaño considerable, es Virginia Ortega, oriunda de Potosí, de en un pueblito llamado Santiago de Cotagaita, y desde hace 18 años trae las imágenes a la plaza 9 de Julio. 

La mujer emigró a los ocho años al país y primero se fue a vivir a Buenos Aires donde tuvo seis hijos. “Yo sin mis hijos no sería nadie, por eso me quedé en esta patria tan rica, en esta patria que nos ha dado el lugarcito para que nosotros vivamos, porque la Argentina abrazó a todos los inmigrantes. Gracias a ese abrazo que nos ha dado, aunque estemos económicamente mal, como dicen, no nos falta el pan de cada día para comer”, contó Virginia.

La mujer consideró que la fe es lo que une a los pueblos hermanos de Argentina y Bolivia. “La Virgen de Urkupiña, la Virgen del Milagro, la Virgen de Luján, la Virgen de Guadalupe es la única Madre, solamente con diferentes nombres, por eso a la gente le conmueve verla y algunos son devotos”, afirmó. 

Al Señor de Quillacas lo tenían sus ancestros, así que Virginia calcula que esa réplica tendrá fácilmente unos 150 años, aunque confesó que la tuvo que restaurar porque estaba rota. “Yo tuve un accidente en automóvil me rompió el fémur, la pelvis y la cadera, desde entonces yo me convertí en devota al Señor y a la Virgen. Después e tener ese accidente, yo me aboqué a ellos y me entregue alma, vida y corazón. Vengo agradecer a Dios todos los días de mi vida y en esta oportunidad que nos da para venir al Señor y a la Virgen del Milagro”, expresó la mujer.

Afirma que trayendo sus patronos une cultura y tradición de ambos pueblos, porque “mediante la Virgen y el Señor hay más unión”. 

“La gente les saluda y es una forma de creer. Hoy en día, en el que estamos pasando un momento tan desagradable con el tema de la economía, necesitamos aferrarnos a alguien y que ese alguien sea la imagen de nuestros patronos, y entonces mediante ellos necesitamos apoyarlos en ellos. Lo único que pido hoy, en este día tan hermoso, es la unión para el pueblo argentino y la paz del mundo entero, para todos nosotros. Hoy en día, ya no nos queremos, nos vemos mal. Hay mucha desunión, mucha crítica”, finalizó.

 

Mirá aquí el documental de El Tribuno que se centra en la movilización de los peregrinos del Milagro: 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...