Condenados por violencia a dos nenas

La madre y el padrastro de dos nenas, una de 4 años y otra de 7, seguirán privados de la libertad, esta vez con el peso de la condena sobre sus espaldas por ser autores del maltrato padecido por las pequeñas víctimas. La jueza Carolina Sanguedolce dictaminó que la madre resultó responsable de los delitos de lesiones leves agravadas por el vínculo y el padrastro, de homicidio simple en grado de tentativa. Las audiencias orales y públicas se llevaron a cabo en la Sala III del Tribunal de Juicio.

En la jornada de ayer cada una de las partes expusieron los alegatos, la última en tener la palabra fue Catalina Russo Manenti, asesora de Incapaces 8, quien adhirió a lo peticionado por el fiscal Rodrigo Miralpeix, de que la pareja sea condenada a diez años de prisión. Manenti expuso que en ningún momento de las audiencias de debate notó un gesto de arrepentimiento por parte de los condenados.

Antes de escuchar el veredicto, los imputados expresaron sus últimas palabras. "Yo llevé a mi hija al hospital y si en todo este lapso no sentí nada fue para no incomodarlos pero sufro y sufrí mucho por mis hijas", dijo entre llantos. Y agrego: "Lloro mucho por lo que sufrió mi hijita, la sigo llorando y acepto haber sido irresponsable con mi hija, haberme ido a trabajar para darles lo mejor".

El hombre, por su parte, trató de explicar que hace 10 meses que viene sufriendo todo esto. "Dios sabe que nunca le levanté la mano, tampoco llegué a ver los moretones", apuntó.

La noche del lunes 27 de noviembre de 2017 el responsable interino de la Unidad de Gestión de Terapia Intensiva Pediátrica del Hospital Materno Infantil denunció la grave situación de salud en que había ingresado al lugar la nena de solo 4 años. Según consta en el expediente de la causa, esa tarde la menor se encontraba junto a su padrastro quien habría golpeado a la pequeña porque no quería comer, según diversas declaraciones registradas por los investigadores.

La golpiza fue tal que la menor casi pierde la vida.

La menor presentaba múltiples golpes con traumatismo de abdomen, ruptura de estómago y varias lesiones en todo su cuerpo, desde laceraciones hasta hematomas con distintos estados de evolución en el tiempo. Es decir, además de la golpiza que pudo haber sido fatal en esa fecha, el maltrato era sistemático y desde hacía algún tiempo atrás.

En ese momento la madre de la víctima había señalado que su hija cayó desde una pileta de lona sin agua, cuestión que quedó descartada, ya que entre los golpes recibidos en su cuerpito uno de los doctores que testificaron en la audiencia señaló que se notaban los nudillos provocados por golpes de puño, entre otras tantas lesiones indicadores de ser víctimas de maltrato familiar. También se acreditaron lesiones en la otra hija de la imputada, heridas constatadas por el médico legal del CIF.

El fiscal Miralpeix y la querellante Sonia Chirife solicitaron 10 años de prisión para la madre de las nenas y su pareja. Para los defensores Eduardo Skaf y Bernardo Solá no hubo intención de matar, no hubo tentativa de homicidio. "Nadie puede negar que se cometieron lesiones graves, que esas chiquitas eran sometidas sistemáticamente a golpes. Ahora bien, a lo largo de estas audiencias no se pudo demostrar que esas lesiones fueran cometidas por mi defendido", dijo Solá. Jorge Bonetto, defensor de la madre, puso el acento en la ausencia de la mujer en el momento en que la nena de 4 años fue golpeada por el hombre.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...