Una nueva modalidad peligrosa y polémica irrumpió entre los adolescentes argentinos, que adaptaron a sus noches de fin de semana el consumo de cócteles baratos, preparados con la mezcla de bebidas alcohólicas en forma de cápsulas similares a las del café y un polvo saborizado, cuyo contenido viene dentro de una bolsa de plástico sellada, con una etiqueta donde reza la inscripción: “Ideal para las previas”.

La mezcla de estos productos, que generaron una gran controversia en el país por hacer apología al consumo de alcohol, son una combinación explosiva que suele pasar desapercibida ante la mirada de los padres. “Esto claramente tiene la intención de que los chicos puedan llevar 4 o 5 en una mochila, escondidos de sus papás y sin la necesidad de llevar envases de vidrio”, le explicó a Crónica Walter Martello, Defensor del Pueblo Adjunto de la Provincia de Buenos Aires.

Estas flamantes mercaderías, que generalmente son consumidas en las denominadas “previas” -reuniones en hogares o quintas antes de salir a bailar- suelen venderse por Internet o en los supermercados a precios muy bajos. Y sirven para crear tragos a base de ron, de alta graduación alcohólica. Por un lado, están las cápsulas de alcohol (como las de café). Y por el otro los sachets frutales con diferentes sabores para hacer tragos al estilo Daikiri o Mojito.

“Esto se da porque existe un vacío legal y las leyes vigentes de prevención del alcoholismo y control de ventas de bebidas alcohólicas quedaron obsoletas”, expresó Martello e indicó que “en todo el mundo se empieza a prohibir esta modalidad de comercialización ya que se intenta disminuir su consumo por ser perjudicial para la salud, como pasó con el tabaco”.

El Defensor del Pueblo Adjunto, además, hizo referencia a que con un precio tan bajo puede ser comprado “tranquilamente” por un público adolescente, que consume este tipo de tragos minutos antes de ir al boliche. “Adquirirlo oscila entre los 28 y los 35 pesos, según el lugar, lo que determina que sale menos que una botella de agua o de gaseosa”.

“La Argentina tiene un problema muy grave respecto a la ingesta de alcohol. Es el país de América latina con consumo más alto: 9,2 litros por año por habitante superando a México y a Chile. Allí es donde la industria del alcohol genera nuevas modalidades de comercialización, orientadas específicamente a jóvenes”, continuó.

Por este motivo, la problemática por la comercialización de estos productos generó una disputa en las redes sociales. “Si se controlara la edad de los compradores no habría adolescentes consumiendo y no sería necesario agregarle un impuesto para aumentar su valor”, argumentó Mauro, un usuario de Facebook. Mientras que Roxana aclaró: “En diciembre compré el sachet para probarlo y me encantó. Es la base de mi descanso cuando tengo franco. ¡No lo pueden sacar!”.

Martello, en tanto, señaló: “Lo que nosotros queremos es ir hacia una ley de etiquetado, que ya existe en otros países. Nuestra finalidad es poner en evidencia esta modalidad, sobre todo en los padres. Por eso creemos que hay que tener en cuenta la advertencia de la Organización Mundial de la Salud, respecto a que una de las medidas más eficaces para desalentar el consumo, es generar un costo más alto del producto mediante impuestos”.

Según dijo, en los talleres de prevención y concientización, detectaron casos de chicos que habían empezado a tomar a los 11 años. El organismo indicó además que en el último año creció un 400% el uso de alcohol etílico en la fabricación de bebidas destiladas como ron, vodka y tequila.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...