¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

26°
20 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Indignación por el caso del niño ahogado en el río Arenales

Familiares y vecinos denunciaron que el Estado abandonó la búsqueda del menor. Desde ayer a la tarde mantiene cortado el puente de la avenida Pontussi, en barrio Solidaridad.
Domingo, 06 de enero de 2019 16:23

En medio del dolor de los familiares y la indignación de los vecinos de barrio Norte Grande hasta anoche no había podido ser localizado el cuerpo del niño de 10 años que se ahogó en las aguas del río Arenales, el sábado a media tarde. Desde la Policía se informó que la búsqueda del pequeño Exequiel se había retomado ayer a las 6.30 y que abarcaría durante toda la jornada. Sin embargo los padres, hermanos y los vecinos de esa barriada de la zona este de la ciudad denunciaron que la Policía abandonó la búsqueda del menor luego del mediodía y reclamaron enfáticamente a las autoridades provinciales y municipales que tomaran cartas en el asunto.
El caso de Exequiel Cruz, a quienes todos conocían como “Huevito”, le agregó otro condimento a la crítica situación del Arenales que desde 2011 se debate en los estrados de la Justicia por los problemas de contaminación, seguridad y las obras de infraestructuras para evitar las inundaciones que todos los años afectan a miles de familiares que habitan en sus riveras. En noviembre de 2017 la Corte de Justicia de Salta ratificó el fallo del juez Marcelo Domínguez que conminó al Gobierno provincial, a la Municipalidad y a Aguas del Norte a ejecutar un plan de manejo del río efectuar un plan sanitario de emergencia. En su fallo Domínguez ordenó la instalación de carteles de advertencia y un cordón sanitario preventivo en los puntos de acceso para evitar la contaminación y garantizar la seguridad de los vecinos en todo sentido.
Precisamente la falta de control de acceso al río fue el desencadenente de la fatal caída de “Huevito” al lecho de las turbias agua, cuyo caudal se potenció con las lluvias de los últimos días. Todo pasó a la altura del cerro Bola cuando el niño se estaba bañando junto a uno grupo de amigos de la misma edad a la orilla del río. En esas circunstancias fue arrastrado por la fuerte correntada y desapareció de la superficie. La Policía, los bomberos y personal de la Lacustre lo buscó hasta las 21, pero una hora después debieron regresar a raíz del alerta de unos pescadores que aseguraron haber visto el cuerpo del niño a la altura del basural San Javier. Lo rastrearon hasta cerca de la medianoche y por falta de luz suspendieron las tareas hasta ayer a las 6.30. Al operativo se sumaron familiares y vecinos, mientras Elba, la desesperada madre del pequeño, permaneció en el puente de Solidaridad, frente al barrio Gauchito Gil.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

En medio del dolor de los familiares y la indignación de los vecinos de barrio Norte Grande hasta anoche no había podido ser localizado el cuerpo del niño de 10 años que se ahogó en las aguas del río Arenales, el sábado a media tarde. Desde la Policía se informó que la búsqueda del pequeño Exequiel se había retomado ayer a las 6.30 y que abarcaría durante toda la jornada. Sin embargo los padres, hermanos y los vecinos de esa barriada de la zona este de la ciudad denunciaron que la Policía abandonó la búsqueda del menor luego del mediodía y reclamaron enfáticamente a las autoridades provinciales y municipales que tomaran cartas en el asunto.
El caso de Exequiel Cruz, a quienes todos conocían como “Huevito”, le agregó otro condimento a la crítica situación del Arenales que desde 2011 se debate en los estrados de la Justicia por los problemas de contaminación, seguridad y las obras de infraestructuras para evitar las inundaciones que todos los años afectan a miles de familiares que habitan en sus riveras. En noviembre de 2017 la Corte de Justicia de Salta ratificó el fallo del juez Marcelo Domínguez que conminó al Gobierno provincial, a la Municipalidad y a Aguas del Norte a ejecutar un plan de manejo del río efectuar un plan sanitario de emergencia. En su fallo Domínguez ordenó la instalación de carteles de advertencia y un cordón sanitario preventivo en los puntos de acceso para evitar la contaminación y garantizar la seguridad de los vecinos en todo sentido.
Precisamente la falta de control de acceso al río fue el desencadenente de la fatal caída de “Huevito” al lecho de las turbias agua, cuyo caudal se potenció con las lluvias de los últimos días. Todo pasó a la altura del cerro Bola cuando el niño se estaba bañando junto a uno grupo de amigos de la misma edad a la orilla del río. En esas circunstancias fue arrastrado por la fuerte correntada y desapareció de la superficie. La Policía, los bomberos y personal de la Lacustre lo buscó hasta las 21, pero una hora después debieron regresar a raíz del alerta de unos pescadores que aseguraron haber visto el cuerpo del niño a la altura del basural San Javier. Lo rastrearon hasta cerca de la medianoche y por falta de luz suspendieron las tareas hasta ayer a las 6.30. Al operativo se sumaron familiares y vecinos, mientras Elba, la desesperada madre del pequeño, permaneció en el puente de Solidaridad, frente al barrio Gauchito Gil.

La búsqueda en Paso Sarmiento.Foto: Andrés Mansilla. 

La búsqueda se realizó desde el lugar donde desapareció Exequiel hasta unos 10 kilómetros aguas abajo y para ello se utilizaron gomones y rastreos personales por el lecho del río. Según los vecinos y familiares, la Policía abandonó la tarea después del mediodía y eso irritó en ánimo de todos ellos. La madre de Exequiel sufrió un ataque nervios al enterarse de esta situación. “Cómo nos pueden hacer esto, quiero darle cristiana sepultura a mi hijo”, expresó Elba en medio de un incontenible llanto. Frente a tamaño dolor los familiares del menor lanzaron durísimas críticas contra el Estado por dejarlos solos frente a esta tragedia. “Lo que están haciendo es terrible, no tienen corazón”, sentenció Emanuel, hermano mayor de “Huevito”. A las críticas también se sumó Marcelo, tío del niño. “La policía abandonó la búsqueda al mediodía; dijeron que se iban a comer y no volvieron más, un vergüenza”, se quejó.

Angustia en Norte Grande

Los ánimos se caldearon pasado las 16, cuando un centenar de vecinos se concentró en el puente de Solidaridad ubicado al final de la avenida Ennio Pontussi. Molesto por la situación decidieron cortar el tránsito de esa carretera que une el Valle de Lerma con la ruta nacional 9. En seguida aparecieron varios niños con carteles reclamando a viva voz para que no se detenga la búsqueda de Exequiel. “Somos pobres, pero tenemos derecho a que sigan buscan”. “Queremos a Huevito con nosotros”.
El cartel que tocó las fibras íntimas de los presentes lo portaba una madre. Decía: “¿Ustedes no van a continuar? Nosotros sí seguimos. Si pasa otra desgracia, serán ustedes los responsables”. 
Se trata de un mensaje patético que apunta al corazón de las autoridades provinciales y municipales por el estado de abandono que sufren decenas de barrios de la zona este debido a la contaminación y a la inseguridad imperante por la carencia de políticas públicas en el río Arenales, sobre las que la Justicia en pleno ya se expidió.

 

Corte del puente

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD