Denuncian que hay juegos infantiles oxidados, rotos y mal instalados

“Mi hijita todavía no puede ir a la escuela debido a las secuelas que le quedaron del accidente gravísimo que tuvo cuando el arco herrumbrado se le cayó en la cabeza”, dijo el padre de la pequeña Melisa. 
Ocurrió a principio de septiembre. Un arco de fútbol herrumbrado en una cancha de fútbol de la Liga Rural le cayó en la cabeza a la pequeña Melisa, de 5 años. Desde entonces nadie se hace responsable. 
La pequeña no puede asistir a clases y podría quedar con secuelas para toda su vida. 
Lo peor es que a pocos metros del lugar donde un imprudente colocó una estructura a punto de caerse, ahora surge un juego infantil, en las mismas condiciones, de uso común de los niños, sin que nadie prevenga semejante desidia que podría terminar en un lamentable accidente.
Ángel Liendro, el padre de la pequeña Melisa, está indignado. “Nadie, ni los dueños de estos arcos de fútbol ni del terreno ni el fulano que pidió prestado los arcos y los puso de forma precaria fueron solidarios con nosotros. Todos se borraron. Denuncié el hecho y hasta ahora no tengo ayuda ni respuestas”, cuenta su penuria a El Tribuno el vecino que vive en la zona norte de Rosario de Lerma.
En medio de tantos barrios de viviendas del IPV está este campo contiguo a la dependencia del 991 de esta zona. 
Ahí un irresponsable colocó un arco apenas asegurado con unas piedras. Fue el martes 3 de setiembre en las tarde, la pequeña jugaba cerca de esos predios. Estaba su papá cerca. De repente al pasar bajo ese arco se vino abajo. La estructura golpeó en la cabeza a la niñita.
Nadie se percató de la inestabilidad de esta estructura. 
Los padres de la niña la socorrieron de inmediato. Los golpes en la cabeza le originaron traumatismos y heridas expuestas a la niñita. Fue trasladada al hospital Joaquín Corbalán de esta ciudad, donde luego de una minuciosa revisión fue derivada de urgencia al Hospital Materno Infantil de Salta capital. 
La rápida reacción de Ángel, salvó a la pequeña.
“Nadie ahora es responsable de este predio, donde juegan al fútbol todos los fines de semana. Ni la policía que está cerca de este predio ni la Municipalidad”.
Ángel muestra a El Tribuno unas fotos de unos juegos infantiles ubicados en las inmediaciones de este predio de fútbol. “Es el mismo dueño de los arcos que hizo esta instalación de este tobogán. Las bases están apuntaladas con piedras. Es todo una irresponsabilidad. Qué están esperando, ¿que muere una criatura?”, pregunta el padre. Melisa está en tratamiento psicológico y con controles neurológicos continuos. Aunque los primeros exámenes indicaron una mejoría sin secuelas, las cosas están cambiando. La pequeña no está en condiciones físicas de concurrir a la escuela, menos a desarrollar sus actividades de forma normal.
Liendro reclama: “El presidente de la comisión del barrio norte, como representante de los vecinos, se comprometió a retirar estos juegos al igual que el arco que llamativamente está dando vueltas por la zona en mal estado de conservación y mal puesto. Es como si no hubiera pasado nada. Y estos elementos siguen representando un peligro para cualquiera”.
La insensibilidad por lo ocurrido a esta niñita llega a niveles de irresponsabilidad total. A pesar de que este arco no se encuentra en el predio del accidente, fue visto en otros espacios de esta barriada de alrededor de 5 mil habitantes, siendo utilizado por otros vecinos en la práctica del fútbol. Lo acomodan con piedras y palos y juegan sin saber el peligro que representa. 
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...