Se fue el “atorrante” Cacho Castaña: 1942 - 2019

 

 


Zapatero de oficio, cantante pícaro, compositor profundo, actor: Cacho.
El popular cantante Humberto Vicente Castagna, más conocido como Cacho Castaña, murió ayer a los 77 años en el Sanatorio de Los Arcos, del barrio porteño de Palermo, donde se encontraba internado desde el 28 de septiembre a raíz de una complicación en su estado de salud. El cuadro del artista se agravó debido a un virus que ingresó en sus pulmones, y otro en la sangre. Además, arrastraba serios problemas de riñones. Sus restos son velados en el Salón Presidente Perón de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.
Cacho Castaña, compositor de famosas canciones como “Café La Humedad”, “Garganta con arena” y “Para vivir un gran amor”, estuvo internado por problemas cardíacos en 2005 y respiratorios en 2011. Luego, el 24 de diciembre de 2013, una serie de complicaciones derivadas de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (Epoc). Pero a fines del 2018 los problemas de salud comenzaron a acentuarse. El 7 de noviembre fue internado de urgencia en el Sanatorio de Los Arcos de Palermo por un cuadro bronquial. El 11 de junio pasado celebró sus 77 años acompañado por su pareja y sus amigos, y lo notó sonriente y bien de salud. Pero poco después, el 5 de agosto, debió ser hospitalizado, debido a un cuadro de neumonía.
El 9 de agosto le dieron el alta pero el 23 volvió a ingresar al Sanatorio de Los Arcos por un virus respiratorio sincitial. “Se encuentra internado por un proceso infeccioso respiratorio, al que está predispuesto por sus problemas cardíacos y pulmonares preexistentes”, decía el comunicado que emitió el centro médico. Después de casi un mes, el 19 de septiembre, abandonó la clínica para continuar con su recuperación en el Remeo Center Pilar, un centro de rehabilitación que se especializa en pacientes con problemáticas respiratorias, hasta que debieron trasladarlo nuevamente al Sanatorio de Los Arcos.
Nacido el 11 de junio de 1942 como Humberto Vicente Castagna, el nombre elegido por sus padres, con la llegada de la fama fue simplemente Cacho Castaña para todo el mundo. Quizá como una premonición futura, ese niño que al crecer tuvo tantos amores, vino al mundo en el hospital Alvear frente a un albergue transitorio. Su infancia y juventud transcurrieron en una casa de la calle Galicia, en el barrio porteño de Flores. “Gracias a Dios tuve una niñez y una adolescencia muy lindas. Dos viejos maravillosos y dos hermanos mayores”, recordó alguna vez.
A los seis años empezó a estudiar música. Talentoso y precoz, a los 13 se convirtió en profesor de piano y participó en orquestas de tango. “Con pantalones cortos debuté tocando el piano en la orquesta típica de Espósito y seguí tocando música toda mi vida. Pero cuando salió Elvis Presley se nos llenó la cabeza de humo a todos, empezamos a bailar y a mover la pelvis”, comentó sobre su incursión en la música. Por el arte dejó atrás su segunda pasión: el fútbol. Reconocido hincha de San Lorenzo y buen futbolista, llegó a la cuarta división del club de Boedo. Cacho no tuvo una gran educación formal y siempre se jactó de que su aprendizaje fue en la escuela de la calle. “Mi adolescencia la pasé en el café. Ahí aprobé lo bueno, lo malo. Era una gran escuela. Hoy no existen más esos lugares. En el café escuchábamos lo bueno y lo malo, y ahí sabías dónde estaba el medio para no hacer macanas”, se sinceró. Sus cifras como artista asombran con una carrera que incluyó 50 discos editados con más de 600 canciones grabadas. Algunos de sus temas, como “Para vivir un gran amor”, y “Café la humedad” forman parte de la cultura nacional. 
Pero algunas de sus letras, como “Si te agarro con otro te mato”, fueron consideradas machistas. Cuando le preguntaban sobre sus secretos de compositor aseguraba: “Es medio mágico el hecho de escribir un tango o una canción. Yo lo firmo, pero no sé de quién es a la hora de la verdad. Tengo un secundario tibio, no soy un gran lector. Le escribí a las cosas que admiro de la vida. Qué linda que es esta vida, qué bronca da morirse. Y traté de documentar qué me pasaba”.

Los amores de Cacho: incontables y fogosos

A lo largo de su vida, Cacho Castaña tuvo relaciones amorosas con modelos, actrices y divas. Tanto, que pueden llegar a ser incontables sus amoríos, que cimentan su historia de seductor y atorrante.
El romance más comentado fue con Susana Giménez. Se conocieron en el set de filmación de la película “El mundo es de los jóvenes”. Si bien en ese momento no pasó nada, Castaña quedó flechado y el próximo encuentro sería distinto.


“Lo nuestro empezó cuando estábamos haciendo teatro juntos, en Mar del Plata. Ella estaba en un impasse con Monzón. El primer beso fue entre bambalinas, la atraqué y la besé. La primera vez fue muy romántica, en la casa en la que ella vivía. Pero para su cumpleaños apareció Monzón y tuve que salir de la casa en el baúl de un auto porque me quería matar”, relató el propio Cacho.
A mediados de los 80 tuvo un fogoso romance con la diosa del momento, Mónica Gonzaga. Estuvieron en pareja 5 años y a punto de llegar al altar. Años más tarde, Cacho confesó que “Gonzaga es un minón, de muy buena madera”. Otras de las mujeres que pasaron por su vida fueron la actriz y ex vedette Selva Mayo, la ex modelo y secretaria de “Si lo sabe cante”, Jorgelina Aranda. La actriz y cantante Diana María fue la primera que logró que “firme la libreta”. La pareja se casó por civil el 22 de septiembre de 1978 y el 25 por iglesia pero a los seis meses se separaron cuando trascendió la relación con Gonzaga. A los 63 años, se animó a pasar nuevamente por el Registro Civil y contrajo matrimonio con Andrea Sblano, la hija de su mejor amigo y 37 años menor que él. En 2015 Cacho puso fin a esa relación con denuncia incluida. En 2016 Marina Rosenthal, una psicóloga marplatense de 34 años, conquistó su corazón y se casaron en una ceremonia íntima en el teatro bar “Café La Humedad”, propiedad del cantante.
La lista de amores de Cacho Castaña, es la un famoso seductor criollo, de sonrisa lateral y erres arrastradas de porteño de cepa. Aparte de las más famosas como Susana Giménez y Mónica Gonzaga, Jorgelina Aranda, Diana María, Selva Mayo, Pochi Grey o Silvia Peyrou, también figuran muchas desconocidas como Dorita y Alicia, de su primera juventud.

El cigarrillo se llevó a otro artista argentino

Con la muerte de Cacho Castaña, el cigarrillo se lleva otro artista popular de la Argentina, por lo que la nicotina es la droga que más se ha cargado a los creadores nacionales.
El músico, ahora acompaña en una lista a otras personas muy queridas por el público argentino que murieron por una enfermedad causada por el consumo de cigarrillos. Entre ellos Sandro, icono de la música nacional, a causa de una complicación de su enfermedad pulmonar obstructiva crónica (epoc), dolencia que se presenta en 20 a 25% de fumadores. También el cantante, poeta y compositor Luis Alberto Spinetta, muerto a los 62 años por un cáncer de pulmón. Un cantautor increíble que falleció a los 62 años por un cáncer de pulmón, enfermedad que, en un 85-90% de los casos, ocurre en fumadores. Luego le tocó el turno a Gustavo Cerati, líder de Soda Stéreo, de quien su ex esposa, Cecilia Amenábar, admitió que tenía una seria adicción: “Fumaba 40 cigarrillos al día”, dijo. Cerati tuvo un accidente cerebrovascular, una de las grandes complicaciones vasculares relacionadas con el tabaquismo, que primero lo dejó en coma
Diez años de vida son los que pierden en promedio los fumadores, de modo que muchos mueren en edades tempranas de la vida, en etapas de plena capacidad para producir y dar mucho a la sociedad y a sus familias. Las propiedades adictivas de la nicotina determinan que, una vez que se comienza a fumar, es muy difícil dejarla. 
La lista que incluye personajes famosos nacionales e internacionales que murieron por enfermedades relacionadas con el cigarrillo, murió antes de los 60 años. Entre ellos Lucille Ball, muerta a los 77, actriz, por enfermedad cardíaca; Bogart, Humphrey, 57, actor; cáncer de esófago; Bruzzo, Alicia, 61, actriz cáncer de pulmón; Brynner, Yul, 65, actor, cáncer de pulmón; Candy, John, 43, actor, ataque cardiaco; Cantinflas (Mario Moreno Reyes), 81, actor mexicano, cáncer de pulmón; Castelo, Adolfo, 64, periodista, cáncer de pulmón; Cole, Nat ‘King‘, 45, cantante, cáncer de pulmón; Connors, Chuck, 71, actor, cáncer de pulmón; Cooper, Gary, 60, actor, cáncer de pulmón; Disney, Walt, 65, animador, productor, cáncer de pulmón; Ellington, Duke, 75; compositor.

Una anécdota increíble

Su adicción al tabaco y a las drogas le provocaron serios problemas de salud que terminaron en largas y dolorosas internaciones. En una de esas ocasiones se cruzó con Sandro y tuvieron un diálogo desopilante: “Me lo encuentro en la habitación. ‘Largá el escabio que te vas a poner bien’, le digo. ‘Pero Sandro me contestó: ‘¿Sabés qué pasa? Me tienen que hacer un trasplante. Y lo que estoy necesitando es un combo: pulmones, el hígado, los vasos, el bobo. ¿Cómo van a hacer para conseguirme todo eso?’. Entonces le respondí: ‘No te amargues, che, en Carrefour hay de todo. Pero si te llegás a morir mejor que no te cremen, porque tomaste tanto alcohol que vas a durar seis meses prendido’”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...