Horacio Javier Mdalel: “La gente se seguirá enfermando y tendremos que dar respuesta”    

Horacio Javier Mdalel es médico especialista en Cirugía General y trabaja desde hace tres años en Accidentología del hospital San Bernardo. El hospital de referencia de la provincia lo apasiona. Con 28 años de antigüedad, quiere participar en el proceso eleccionario de la institución para dirigir sus destinos. El médico destaca el hecho de haber dirigido durante años el hospital Joaquín Castellanos, de Güemes. Sabe que el San Bernardo es un monstruo, pero confía en su equipo, en la gente del hospital y en su experiencia.
¿Hace cuánto que tiene vínculo con el hospital San Bernardo?
Hace tres años que estoy en Accidentología. Tengo 28 años de servicio, hice mi residencia en el San Bernardo, desde el 93 al 96. Luego me fui a Güemes donde fui gerente general del Joaquín Castellanos. Fui jefe de Emergencia e instructor de los residentes de medicina general. Después me volví al San Bernardo, donde me formé y donde hace tres años que estoy en distintas posiciones. En esta última, que es Recupero de Costos por siniestros, le cobramos a las obras sociales y a las ART.
Entonces conoce lo complejo del hospital, ¿qué lo lleva a postularse?

Yo conduje el hospital de Güemes y pude, con todas las autocríticas del caso, mejorar las cosas. Mejoramos el sistema de facturación, el sistema de APS, Neonatología, Internación, el sector de Terapia Intensiva, informatizamos todo el hospital. Esto es vocacional, es un deseo que surge desde muy adentro. Cuando uno mejora el funcionamiento de un hospital mejora la salud de la gente inmediatamente. En Güemes vi cómo pudimos darle soluciones puntuales a la gente por el tema de salud y creo que podemos hacerlo en el San Bernardo. Este hospital es mucho más difícil. 

Además de gestión y organización... ¿qué otras cosas faltan?

Hay que hacer una gestión que apunte a la calidad; esto es fundamental. La calidad es procedimientos, manual de misiones y funciones. Y fundamentalmente carta de servicios para que cada agente sepa lo que tiene que hacer, que esté escrito y lo haga conforme al procedimiento. Está faltando este tipo de normatizaciones. Hay que modernizar el hospital y su tecnología. Hemos estado visitando el lavadero y los lavarropas son de la época de la fundación del hospital. Hay monitores de fósforo blanco históricos, máquinas de escribir obsoletas que inclusive no tienen las teclas. Hoy todas las notas se hacen en computadora. Sectores de alta complejidad como quirófanos y terapia intensiva los tenemos que modernizar al máximo e incrementar camas y quirófanos de forma urgente. 

¿Cómo es la situación de los contratados y cuántos son?
Son 314 los trabajadores contratados y son muy necesarios. Se hizo una auditoria con Salud Pública y se estableció que son todos necesarios y que hay que designarlos en planta. En el 1996 fue la última vez que se hizo una estructura orgánica funcional; el organigrama que se necesita para saber cuántas personas hacen falta. Acá, todo está medio anárquico porque se pone gente sin planificación.

¿La política determina muchas veces los cargos?
Eso pasa. A veces hace falta un médico y viene un administrativo, vos llamás a un enfermero y viene un médico. No hay una estructura planteada desde lo formal para avenirse a ella. 

¿Cómo piensa hacer para obtener los recursos?
Hay un mecanismo por el cual el Ministerio (de Salud) debe recibir un expediente con la fundamentación muy profesional de la necesidad. Por ejemplo, del lavadero, que hay que cambiar las máquinas. En Accidentología, nosotros hemos conseguido las computadoras a partir de los pedidos que se hacen. En Güemes yo he sabido ir hasta las más altas esferas del Ministerio. El San Bernardo es la nave insignia de la salud pública en Salta y no se lo puede desatender. Entendemos que se puede gestionar mucho mejor los recursos. Creemos que el hospital tiene un potencial enorme en cuanto a sus recursos humanos. Les tenemos que dar las herramientas que no las tiene en calidad ni en cantidad necesaria para que desarrollen su mejor potencialidad. El tema de los turnos es que hay quejas sobre cómo se asignan. Aumentó la cantidad demandas. Pensamos que debería actuar mejor el APS (Atención Primera de la Salud) para ser el dique de contención de baja complejidad para que solo lleguen los casos más graves. Debemos trabajar en la informatización de turnos, que es una demanda permanente de la comunidad. Es muy difícil acceder. 

Los próximo gerentes deberán hablar con el próximo gobernador...
No sabemos ni quién será el gobernador ni quién será el ministro, pero el hospital San Bernardo seguirá funcionando, la gente se seguirá enfermando y nosotros tendremos que dar la respuesta. Creemos que podemos dar mucho más, estamos capacitados, formados y con experiencia.

¿Qué hará con su cargo en la Asociación de Profesionales del Hospital San Bernardo (Asprober)?

Soy el vicepresidente de Asprober y de la Interhospitalaria. Vence mi mandato en diciembre y no voy a renovar el cargo si tengo que dirigir el hospital.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...