Después de hacer algunas operaciones bancarias, una mujer se presentó en un local de cobro de servicios, ubicada en el interior de un supermercado en Córdoba, para pagar impuestos. Debía abonar un total de 8.812 pesos y fue con 8.900 en billetes de 100.

El empleado del local recibió el dinero y comenzó a contarlo de manera manual. Pero en las cámaras de seguridad que registraban sus movimientos se podía ver que lo hacía debajo del estante, maniobra que impedía a la clienta seguir con la vista el conteo. Luego puso el dinero en la máquina y le informó que faltaban 300 pesos.

La mujer estaba segura de que había llevado el dinero justo, pero el trabajador insistía en que no estaba completo. Ante la negativa, ella empezó a dudar de sí misma. Le entregó lo que faltaba y se fue.

Pero la mujer se fue a su casa pensando que en realidad el cajero se había equivocado y decidió volver al local. Y fue así que después de hacer varias consultas, consiguió el teléfono del dueño de la sucursal, quien le entregó el video de las cámaras y se descubrió el robo.

A pesar de la contundencia de las imágenes el empleado le seguía negando el faltante. Ante esta situación la mujer hizo la denuncia y llevó las imágenes como prueba a la Comisaría 4º del Parque Sarmiento. Por su parte, el dueño del comercio informó que el empleado deshonesto fue echado de su trabajo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...