Por la crisis en Chile se paró el fútbol y hubo campeón por decreto

La Asociación Nacional de Fútbol Profesional de Chile dio ayer por finalizado el torneo de primera división, a raíz de la crisis social que atraviesa el país transandino, con lo que la Universidad Católica, que venía siendo puntero por un considerable margen de diferencia, fue declarado campeón en un hecho inédito: dar por finalizado un campeonato -por un contexto altamente comprensible- con varias fechas de anticipación, sin posibilidades de prórrogas ni reprogramaciones de la competencia. 

Lo cierto es que en Chile la Liga llevaba paralizada seis semanas desde el estallido social en el país y no había podido retomarse por motivos de seguridad, por falta de efectivos y de garantías. Y a falta de seis jornadas, el título estaba todavía por definirse, a pesar de que los cruzados (53 unidades) le llevaban la enorme ventaja de 13 puntos de distancia al inmediato perseguidor en la tabla de posiciones, el Colo Colo (40).
La decisión de dar por finalizado el campeonato de Primera División chileno seis fechas antes de su conclusión fue tomada en una reunión de los presidentes de los clubes de Primera, Primera B (segunda) y Segunda división (tercera), que con 42 votos a favor, 3 en contra y una abstención determinaron conceder el título a la Católica.

La Asociación Nacional de Fútbol Profesional de Chile (ANFP) había intentado reanudar el torneo en varias ocasiones en las últimas semanas, aunque muchos jugadores no querían que el fútbol diluyera las razones de reivindicación social y ellos mismos se negaron a la continuidad.

Solidaridad de “estrellas”
Paralelamente, y en medio del caso que atraviesa Chile, los futbolistas de la Selección de ese país, entre ellos Claudio Bravo, Gary Medel y Charles Aranguiz, también se negaron a jugar los amistosos de la fecha FIFA en solidaridad con los reclamos de la gente por las políticas sociales y económicas aplicadas por el gobierno de Sebastián Piñera.

“Vendieron a los privados nuestra agua, luz, gas, educación, salud, jubilación, medicamentos, nuestros caminos, bosques, el salar de Atacama, los glaciares, el transporte. ¿Algo más? ¿No será mucho? No queremos un Chile de algunos pocos, queremos un Chile de todos”, expresó Bravo.

“El descontento de Chile es evidente. Ojalá las autoridades escuchen al pueblo y dejen de jugar con él”, suscribió Medel.
Con este nuevo título para la Católica, queda por decidir las posiciones del resto de los equipos y los cupos para las copas Libertadores y Sudamericana del próximo año.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...