Polémica por "changarinas" descargando ayuda social

En las imágenes que se difundieron por las redes sociales se puede observar a varias mujeres descargando un camión de mercaderías en las oficinas de la Secretaría de Desarrollo Humano de la Municipalidad de Tartagal. Las imágenes se viralizaron como reguero de pólvora porque no es habitual que mujeres, por más empleadas municipales en calidad de eventuales que sean -trabajadoras en negro-, realicen este tipo de trabajos que, por lo general y por una cuestión de contextura física, corresponde a los hombres.

Pero las que descargaban los camiones no eran solo planilleras, como se conoce a las beneficiarias que perciben una remuneración quincenal por parte del municipio, sino también otras empleadas contratadas y hasta una trabajadora de planta permanente del municipio que tiene 20 años de servicio.

Una de las mujeres consultadas por este medio refirió: "Eso sucedió antes de Navidad y la verdad no sabemos quien nos sacó las fotos. Pero deben haber sido las mismas compañeras. La Municipalidad le compró mercadería a (la firma mayorista local) Sanz y los camiones llegaron, pero solo con el chofer. Como la señora Margarita (Rauch, secretaria de Desarrollo Humano recientemente asumida) quería que armemos rápido los bolsones para entregar a la gente, nos dijo que descarguemos hasta que lleguen los changarines que iba a mandar Sanz; eso fue lo que sucedió", explicó la trabajadora, quien además precisó: "No todas somos planilleras, hay señoras que son contratadas y una de las que se ve en la foto es una señora mayor de planta permanente".

"Ninguna se opuso a hacer el trabajo porque hay mucho temor, ustedes lo saben bien", comentó la joven mamá de varios niños pequeños que se desempeña en la Secretaría de Desarrollo Humano y que integró el grupo de "changarinas".

"Fue todo consensuado"

El Tribuno habló con Margarita Rauch, la titular de esa oficina, quien asumió el pasado 10 de diciembre en reemplazo de la actual concejal Elva Rodas.

Rauch se mostró sorprendida por la difusión de las fotografías y al tema prácticamente le restó importancia, y explicó más o menos lo mismo que había comentado una de las planilleras que realizó esa dura tarea de descargar un camión de mercaderías destinada al armado de bolsones.

"Yo no vi nada en las redes sociales, por eso me sorprende pero lo que sucedió es que necesitábamos armar los bolsones tanto navideños como alimentarios porque hacía muchísimo tiempo que la gente beneficiaria no los había podido recibir y los estaba reclamando. Hicimos una compulsa de precios como se venía haciendo desde la gestión anterior con los mismos proveedores que eran del municipio; pero para que la firma Sanz nos entregue los bolsones armados teníamos que esperar dos días. Por eso lo que hicimos fue comprar la mercadería por fardos y ponernos de acuerdo con las 10 chicas y los 2 muchachos que trabajan en la Secretaría y todo lo hicimos con consenso; yo también me puse a descargar, una de las que aparece en una foto soy yo", aseguró la funcionaria municipal

"Para darle la respuesta que mucha gente estaba esperando, hicimos un trabajo consensuado y fue todo hablado con el único fin de entregar los bolsones al otro día. Era una cuestión urgente", concluyó.

Sin certezas de quiénes recibieron la ayuda 

La secretaria de Desarrollo admitió que “no es la metodología ideal”.

La secretaria de Desarrollo Social del municipio, Margarita Rauch, en relación a la entrega caótica de miles de bolsones que recibieron quienes se identificaban como referentes de grupos sociales, piqueteros, desocupados y particulares, aseguró: “Lo que necesitábamos era darle respuestas urgentes a tanta gente que necesitaba esa contención alimentaria”.

La funcionaria indicó también: “Lo que hicimos fue replicar lo que se hacía en la gestión anterior, entregando bolsones y órdenes para varios comercios de Tartagal. Lo único que cambió fue el nombre del intendente pero la modalidad fue la misma que se utilizaba antes. Recibimos notas de pedidos de comunidades y de diferentes agrupaciones y desde la oficina entregábamos las órdenes para que la gente retirara los bolsones de diferentes comercios”. 

Asimismo, reconoció: “No es la metodología ideal y no nos consta que ellos mismos (los beneficiarios que decían ser) hayan recibido esa ayuda. Pero en tan pocos días que asumimos no teníamos forma de modificar el sistema y hacerlo más eficiente”. 

“Cuando llegamos a la Secretaría, las computadoras estaban vacías y no había registros de nada. Por eso incorporamos un fichero alfabético para no darle dos veces a las mismas personas”, argumentó. 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...