Juan Pablo Ale con 15 años trae en sus genes la pasión por el automovilismo siendo la tercera generación de una familia que construyó una rica historia a nivel nacional y provincial. Pero Juan Pablo transita su propio camino, de a poco va conociendo los secretos que tiene el deporte motor y así va construyendo una carrera que espera en algún momento tenerlo como protagonista de un certamen nacional. 
Hace cuatro años se subió a un karting por primera vez, pero ya dos años antes comenzó a ilusionarse con subirse a un monoposto. Era muy chico todavía, esa era la respuesta que recibía de sus padres, pero ya a los once no aguantó más. “Les dije que quería correr o correr”, contó Juan Pablo. Ya su deseo no podía seguir esperando, comenzó a competir a nivel local y en su primera carrera terminó tercero. Ese puesto ya era una señal de lo que iba a venir años más tarde. 
Juan Pablo es hijo de Pablo Ale, campeón del Zonal del NOA y también protagonista a nivel nacional. Pablo ganó esta temporada una fecha de la Fiat Competizione justamente corriendo en Salta. También arrastra el legado de Raúl Ale, el primer eslabón de la cadena familiar en subirse a un auto de carrera y quien también fue parte importante del automovilismo local. 
Con semejantes antecedentes no era difícil pensar que Juan Pablo en algún momento también se iba a inclinar por los fierros. Antes incursionó en varios deportes, pero una vez que encontró su pasión por el automovilismo no la soltó más y hoy vive la mejor temporada de su corta carrera. 
Juan Pablo ya ganó este año el campeonato Apertura y el Anual de la categoría junior de karting, ambos organizados por el Club Salteño; el próximo domingo correrá la última fecha del Clausura en el kartódromo de Campo Santo donde también está puntero con diez unidades de ventaja sobre el segundo. Ahí podría redondear una temporada inolvidable ganado todos los campeonatos en los que compitió a nivel local.
“Estos campeonatos tienen un gusto especial por ser los primeros en mi carrera. En todas las fechas estuve en el podio siendo primero o segundo y en la fecha pasada llegué tercero”, contó el piloto que es asistido en la parte técnica por el Masciarelli Competición. 
Juan Pablo también buscó ganar experiencia a nivel nacional y este año comenzó a correr en la Copa Rotax, también en la divisional junior. “Recién las últimas fechas pudimos ser competitivos porque contábamos con un buen motor. Estuve ahí, a casi nada del podio y el triunfo”, contó el salteño. Para el 2020 ya tiene decidido seguir corriendo en la Copa Rotax y en el campeonato salteño dará el salto a la categoría Pro 150 de mayor potencia. 
Para cumplir con cada una de sus metas Juan Pablo tiene el apoyo de su papá y el resto de su familia. Su papá ocupa una parte fundamental, se involucra en aspectos logísticos, pero a la hora de salir a pista todo corre por cuenta del equipo. “No es de meterse tanto, si me desea una buena carrera pero hasta ahí nomás. Cuando me va mal, me alienta y me dice que la próxima carrera va a salir mejor”, expresó.
A la hora de hablar de los sueños a largo plazo Juan Pablo se muestra firme y asegura que espera alguna vez competir a nivel nacional. “ Me gustan más los autos tipo turismo como el Súper TC2000 y espero correr ahí algún día. No me llama mucho la atención el TC porque son autos demasiados grandes, parecen viejos”, contó sin pelos en la lengua el salteño. 
Por lo pronto, los sueños de competir a nivel nacional quedarán de lado. Hoy Juan Pablo está enfocado en la carrera de karting del próximo domingo en el Nicolás Vuyovich de Campo Santo donde podría ganar por primera vez tres campeonatos en un año. 
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...