Sanidad se salva y llega otra ayuda para los clubes

El caso Sanidad fue mucho más allá de lo esperado. Los padres se levantaron en contra de la decisión que tomaron sus dirigentes, de cerrar sus puertas y dejar de participar en los torneos de la Liga Salteña de Fútbol, dejando prácticamente en la calle a decenas de chicos y jóvenes. 

El pedido de licencia por una año (así desapareció el club Sportivo Comercio) generó una reacción sin precedentes en el fútbol salteño, ya que los propios jugadores, sus familias y profesores resistieron, marcharon y lucharon para que el club siga funcionando. Y al parecer, lo lograron.

La polémica medida llegó incluso a tomar repercusión nacional, ya que exjugadores reconocidos como el Kily González o el Chelito Delgado, el entrenador Ricardo Caruso Lombardi, mandaron sus mensajes de apoyo pidiendo a las autoridades que revean la situación.

Las autoridades legislativas tomaron nota de lo que vino sucediendo en el club de la popular barriada de Castañares, intercedieron y convocaron a una reunión para buscar una solución. Al encuentro concurrieron el presidente de la Cámara de Diputados, Manuel Santiago Godoy, junto con otros diputados provinciales y nacionales, el secretario de Deportes Sergio Plaza, el presidente de la Liga Salteña, Daniel Cáseres, dirigentes del club enfermero y un puñado de padres.
Juntos, asumieron el compromiso de seguir trabajando y evitar que Sanidad le cierre sus puertas a los más de 250 niños y jóvenes de la zona.

Los representantes del club, que no tiene socios, explicaron que ya no pueden hacerle frente a los gastos operativos para mantener a sus siete divisiones de inferiores en competencia, más el equipo del Anual. 

El drama del club enfermero, que cumplirá 16 años el próximo 5 de marzo (fundado en el 2003), afecta a una comunidad de barrios vulnerables en la zona norte de la ciudad. Su influencia social llegó en las esferas políticas y desde allí se propuso rápidamente un plan que, en tiempos de elecciones, puede ser muy provechoso para los clubes de la provincia.

Se trata de un proyecto de ley, por el cual se subsidiará a las instituciones con el pago de la luz y el agua. Y se beneficiarán no solo los clubes afiliados a la Liga Salteña de Fútbol, sino todas las asociaciones civiles deportivas sin fines de lucro.

Para tener una idea de cuánto es lo que un club paga por estos servicios básicos, Atlético Peñarol informó que desembolsa 9 mil pesos al mes. 
El proyecto, que recién tomará estado parlamentario el lunes próximo, eximirá a los clubes de deportes amateurs del pago de estos impuestos por el término de dos años. En cambio, esta ley no beneficiará a los tres grandes de Salta, Juventud Antoniana, Central Norte y Gimnasia y Tiro. El subsidio podría ser gradual de acuerdo a la cantidad de socios o jugadores que tenga cada institución. A mayor cantidad de niños y jóvenes, menos se pagaría.

Esta ley podría ver la luz en los próximos meses, con un tratamiento rápido o sobre tablas. Cabe recordar que la actividad legislativa tendrá su acto inaugural recién el lunes 1 de abril. Y si el proyecto ingresa a comisiones, puede demorar un poco más de tiempo.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...