Con duro mensaje, el Papa inauguró histórica cumbre sobre abusos sexuales del clero

Al inaugurar hoy una cumbre histórica sobre abusos sexuales en Roma, el papa Francisco dijo que los principales líderes de la iglesia católica se estaban reuniendo “ante este flagelo de abuso sexual perpetrado por hombres de la iglesia en detrimento de menores”. “Con obediencia y docilidad a Su guía para escuchar el clamor de los pequeños que piden justicia”, dijo durante la oración de apertura.

Francisco: “El pueblo santo de Dios nos está mirando y no espera de nosotros una simple condena sino medidas concretas y efectivas para poner en práctica. Necesitamos ser concretos”.

Por primera vez en la historia católica, cerca de 200 líderes de iglesias de todo el mundo se reúnen en el Vaticano para abordar la crisis. La cumbre de cuatro días, convocada por el papa en septiembre pasado, incluirá dos discursos de Francisco, conversaciones sobre mejores prácticas, discusiones entre pequeños grupos de obispos y una ceremonia penitencial que involucra a sobrevivientes de abusos.
“Debemos mirar a este monstruo a la cara sin temor si realmente queremos conquistarlo”, dijo Alessandro Gisotti, portavoz del Vaticano, previo al inicio de la cumbre.

Escándalos

La reunión se produce cuando la Iglesia católica enfrenta escándalos en varios frentes, desde el abuso sexual de monjas por clérigos hasta un nuevo libro salaz que se publicará este jueves y en el que se cataloga al Vaticano como “una de las comunidades homosexuales más grandes del mundo” en la que el clero regularmente rompe su votos de celibato.
El miércoles, los organizadores de la cumbre se reunieron con sobrevivientes de abuso de todo el mundo y dijeron que la reunión los ayudará a “entender mejor la gravedad y urgencia de las dificultades” que los líderes de la iglesia enfrentarán durante la cumbre de cuatro días.
La reunión se centrará en los temas: responsabilidad el jueves, rendición de cuentas el viernes y transparencia el sábado. El domingo, más de 100 obispos de todo el mundo, así como otros líderes católicos, se reunirán para una misa en la Sala Regia, una ornamentada sala en el Palacio Apostólico del Vaticano.

El papa Francisco ha tratado de minimizar las expectativas sobre la reunión, oficialmente llamada, “Protección de Menores en la Iglesia”. El objetivo, dijo, es escuchar a los sobrevivientes del abuso hablar sobre sus experiencias, enseñar a los obispos los procedimientos de la iglesia para tratar con el clero abusivo y buscar el perdón.

En su discurso del Ángelus el domingo, Francisco pidió a los católicos que recen por la reunión, un evento que, dijo, quiere “ser un gesto poderoso de responsabilidad pastoral frente a un desafío urgente de nuestro tiempo”.

Otros católicos prominentes también han descrito la cumbre en términos urgentes, diciendo que la credibilidad de la iglesia está en juego. “Mi esperanza es que la gente vea esto como un punto de inflexión”, dijo el cardenal Blase Cupich de Chicago, miembro del comité organizador, el lunes en una conferencia de prensa. “Este no es el final del juego. Nadie puede decir que no habrá más abusos en la iglesia o en el mundo, pero la gente tendrá que rendir cuentas”.

Los líderes católicos en la reunión de esta semana serán de casi todas partes del mundo, con 36 de África, 24 de Norteamérica y Sudamérica, 18 de Asia, 32 de Europa y cuatro de Oceanía, dicen los organizadores. Además de los obispos católicos, habrá 14 líderes de iglesias católicas orientales, 22 superiores de órdenes religiosas y 14 miembros de la propia burocracia del Vaticano, incluyendo los jefes de 10 departamentos.

Fuente: CNN

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...