Stephen McKears, un jubilado británico de 72 años, comenzó a notar que las tuercas y tornillos que dejaba en el escritorio de su taller aparecían guardados al día siguiente dentro de una caja de plástico. Invadido por la curiosidad, el hombre decidió instalar una cámara de seguridad para averiguar quién era el que ordenaba sus herramientas.

“Al principio no sabía qué era. Los niños decían que era un fantasma”, aseguró McKears, que dijo haber llegado a dudar de su propia cordura cuando el fenómeno empezó a repetirse noche tras noche. “Un día vacié la caja y extendí el contenido a un lado, y al día siguiente volvió a suceder. Pensé que me estaba volviendo loco”, aseguró.

Luego de repetir el experimento varias veces para comprobar su hipótesis, el hombre supo que tenía que hacer algo para descubrir qué estaba ocurriendo, y con la ayuda de su amigo y vecino Rodney Holbrook instaló una cámara con visión nocturna para capturar al “fantasma” que ordenaba sus herramientas.

Luego de una noche entera de grabación, revisaron el video y quedaron boquiabiertos al ver que el responsable de guardar los instrumentos del hombre era un enorme ratón. “Lo más pesado que arrastró fue el accesorio de plástico al final de una manguera, y la cadena de un taladro eléctrico”, contó McKears, y agregó: “Me quedé muy sorprendido al verlo. Es un ratón increíble”.

Según las observaciones del jubilado, su ayudante trabaja desde la medianoche hasta las 2.30, dejando el taller ordenado para su llegada a la mañana siguiente. “Le dedica un par de horas por la noche y seguro después se va a echar una siesta”, bromeó Mc Kears, que parece no haber hecho nada por ahuyentarlo, ya que sostuvo que “aún sigue ocupado haciéndolo”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...