Apareció una huella gigante en una finca ¿Otra vez el Ucumar?

Semanas atrás se viralizó una imagen en la que se pudo observar claramente una extraña huella de dimensiones gigantes.

La fotografía fue tomada por el dueño de la finca, ubicada en Ovando, y nadie sabe a qué especie podría pertenecer.

La aparición de las huellas coincidió con el relato de lugareños, quienes aseguran haber escuchado extraños ruidos en las penumbrosas noches de la zona.

Lo cierto es que luego de la viralización de dicha imagen surgió nuevamente la versión de que podría tratarse del famoso y siempre vigente Ucumar. No es la primera vez que en la Ciudad Termal circula el rumor del "humanoide", que aparece por lo general en los mismos lugares y zonas.

La finca donde aparecieron dichas huellas se llama Don Rosa y está ubicada entre el barrio San Martín y Ovando, a unos 300 metros del río. "Hace unas semanas nos dimos con que faltaban unos animales en el corral y los fuimos a buscar en medio del monte. Había llovido días atrás por lo que aún quedaban varios charcos en el camino y entonces, mientras caminábamos, nos dimos cuenta de que había unas huellas que no eran normales, pero no le dimos importancia, y seguimos adelante. Volvimos a encontrar las mismas huellas y les saqué unas fotos", relató a El Tribuno el dueño de la finca, Nelson Colque.

"Pero nos llamó la atención, el tamaño de la huella; tenía entre 12 y 15 centímetros de ancho y de largo unos 25 o 30 centímetros. Por la proporción, la verdad es que no es de una huella normal", señaló Colque.

También recordó que "la noche anterior de la aparición de las huellas nos llamó la atención el llanto de los perros; ladraban y lloraban desconsoladamente. Pensamos que eran ladrones y el cuidador hizo unos tiros al aire para espantar y luego de los tiros, los perros se calmaron inmediatamente. Lo raro es que cuando hay personas, los perros por lo general ladran, no lloran", aseveró.

Luego el joven recordó que "esto también había pasado en la finca de un amigo, que está al lado de la mía, donde los perros lloraban y eso es muy raro".

"El año pasado se perdieron algunos animales, pero nunca supimos si eran ladrones los que lo robaban, o qué era. Pero lo más raro fue cuando apareció un animal descuartizado y los ladrones no descuartizan a los animales; los depredadores sí, pero no tenemos idea de qué especie de depredador será", dijo.

"El porcino descuartizado tenía un tamaño importante, por eso siempre nos quedó la duda ya que allí no hay perros muy grandes y los zorros es imposible que puedan descuartizar de esa manera a un animal de más de 20 kilos", manifestó Colque.

También aseguró que en la zona no hay pumas ni otros animales salvajes que puedan ser dueños de una huella así.

La leyenda del Ucumar

El historiador, escritor y poeta Carlos Jesús Maita relató a El Tribuno quién y cómo es el Ucumar según la leyenda.

"Se trata de una leyenda tradicional dentro del noroeste argentino y acá, en Rosario de la Frontera, se dio a través de la credibilidad de la gente y de la superstición. Hay quienes aseguran haber visto a este ser mítico y legendario".

"Este ser es una suerte de híbrido entre humano y animal, con mezcla de oso, hombre y mono", describió Maita.

Según el trasfondo en cuanto a su origen, el historiador dijo que "surgió de acuerdo a relaciones carnales entre compadres y comadres, o entre patrón y alguna sirvienta, donde el hijo fue escondido en alguna selva o bosque. Entonces terminó viviendo en el bosque, y así habría surgido dicho humanoide".

Otra de las versiones míticas y con una buena carga de superstición señala que "el Ucumar es un ser que habita las zonas boscosas y se desplaza hacia zonas pobladas para robar alguna mujer, con la intención de garantizar su sucesión genética".

Respecto a su apariencia, Maita señaló que "hay diferentes apreciaciones en cuanto a su fisonomía; algunos dicen que es robusto, peludo y tiene diferentes tamaños. Esto tiene que ver con el hecho de que en estas zonas, y más para el lado de las Yungas, existe un oso que se conoce con el nombre de Ukumari, que es una especie prácticamente en extinción, pero que habría generado años atrás esta especie de superstición, ya que su fisonomía, vista en la niebla, podría causar alguna confusión. Esto dio pie para que se interprete como algo sobrenatural".

El historiador aseguró que "se tejen historias alrededor del Ucumar. Quizás alguna violación, robo de animales, especialmente de chanchos, matanza de perros, entre otros. Ya aparecía en el imaginario que el culpable podría ser el humanoide".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...