La lucha de Eva, la primera salteña con síndrome de Down en ingresar a la universidad

Eva Godoy es una estudiante universitaria de la carrera de Ingeniería en Recursos Naturales y Medio Ambiente de la Universidad Nacional de Salta (UNSa). Destacada alumna y ayudante de cátedra de su materia preferida, Zoología, Eva tiene un objetivo claro: después de egresarse, quiere dar clases a los niños y niñas con discapacidad. 

Eva nació con síndrome de Down, pero no está dispuesta a que los prejuicios culturales le impidan estudiar y ejercer lo que ama, esa vocación que heredó de su madre, Adriana. Sin embargo, durante su carrera, encontró obstáculos: la universidad rechazó la adecuación de las metodologías y formas de evaluar en los tiempos pactados. Frente a este rechazo -durante al menos dos años- Eva y su familia se acercaron hace un mes al Instituto Nacional contra la Discriminación, la xenofobia y el racismo (Inadi) para denunciar discriminación y violación de su pleno derecho a la educación. 

La delegación Salta del Inadi le dio la bienvenida a la familia y propuso tratar de llegar a un acuerdo con las autoridades universitarias con una mediación en la que participaron el delegado del Inadi en la provincia de Salta, Álvaro Ulloa, representantes del rectorado de la Universidad y de la Facultad de Ciencias Naturales, Eva y sus padres. 

Durante el encuentro se logró un acuerdo y la Secretaría Académica de la Universidad se comprometió a presentar un proyecto que establezca la obligatoriedad de la adecuación curricular para estudiantes con discapacidad. Además, la Facultad de Ciencias Naturales contratará a una acompañante terapéutica para que Eva tenga su asistencia durante las clases y se realizarán jornadas de capacitación a docentes para implementar estrategias de adecuación curricular.

Con su perseverancia y lucha, Eva estableció un precedente en la Universidad y abrirá así el camino para otros estudiantes en situaciones similares, para acceder, quedarse y obtener su título universitario. 

"Estamos muy contentos con la gestión que hizo el INADI y quiero que sea un punto de partida para todas las personas con discapacidades que quieren estudiar , dijo Juan Godoy, padre de Eva a La Nación. 

Mientras tanto, Eva admitió que durante el proceso se "sintió afectada" por todo lo que estaba sucediendo, pero se sintió fortalecida principalmente porque "nunca fue discriminada por sus compañeros ", que siempre apoyaron y la acompañaron durante todo el proceso.

La intervención del Inadi fue porque Eva tenía el problema específico de que había materias que no habían hecho la adecuación de la metodología de examen, no contenido. Es decir, en lugar de hacer una exposición prolongada, que su examen sea de "opción múltiple".  Hubo algunos profesores que no terminaron de entender esto.

"Desde la delegación creemos que siempre es mejor reunir a las partes en un diálogo para resolver el problema y así lo hicimos. Nos reunimos con el rector de la universidad y los directores académicos, consiguiendo así un éxito", dijo Ulloa. "El único requisito para la admisión a la educación universitaria es el título secundario, la ley es muy clara y tuvimos que intervenir ", concluyó. 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...