Calificadoras dudan del rumbo fiscal que tomará el próximo gobernador

Las calificadoras de riesgo Standard & Poor's (S&P) y Fitch Ratings aprobaron el desempeño fiscal que tuvo Salta en 2018, que cerró con superávit tras años de déficit fiscal. No obstante, las consultoras que miden la capacidad crediticia que puede tener una provincia marcaron algunos reparos para este año y para el 2020.

S&P hizo notar que las acciones que se aplicaron para contener el gasto aún tienen un nivel de institucionalización "bajo", por lo que se "genera incertidumbre sobre la continuidad de las políticas después de la elección de este año".

En su reciente informe, la consultora mantuvo la calificación de la Provincia en "B", tanto para la escala global en moneda local y extranjera y para los títulos con garantías, pese a la crisis económica del país.

Fitch Ratings, por su parte, elevó la categoría a largo plazo de "negativa" a "estable" por el desempeño fiscal del año pasado. "Las mejoras registradas permitieron recomponer los niveles de liquidez y capacidad de pago de la Provincia", señalaron. Esto obedece a que los ingresos fueron superiores a los gastos.

No obstante, abrieron el paraguas: "En 2019 los márgenes registrarían una reducción luego de un desempeño excepcional en 2018".

"El mejoramiento de la perspectiva de Salta implica que, en un marco de necesidad de renegociación de la deuda o si la próxima gestión quiere cambiar el perfil de los vencimientos, habrá más facilidad para hacerlo que si tuviera un bono con una perspectiva negativa", afirmó a El Tribuno Emiliano Estrada, ministro de Economía de la Provincia. Consideró además que el resultado obtenido en las calificadoras de riesgo es "un reconocimiento a la gestión", más aún ante la coyuntura económica nacional.

El funcionario admitió la incertidumbre que plantea la consultora global S&P sobre la continuidad de las políticas que evitarían que Salta vuelva al déficit en el próximo gobierno. "Hay una preocupación sobre cómo se pueden sostener los logros alcanzados", apuntó.

Estrada destacó la creación de la Secretaría de Programación Económica, al decir que "le da la institucionalidad a Salta hacia los años que vienen".

"En un escenario actual de la Argentina, que tiene una baja calificación a largo plazo, una devaluación siempre inminente y un programa financiero que está en duda para el año que viene; que hayan subido la calificación de Salta es raro, pero responde a los logros de 2018. Si Salta no profesionaliza los equipos técnicos esto se licuará muy rápido", agregó Estrada.

El panorama

Según el informe de este mes de Standard & Poor's, se podría bajar la calificación de Salta en los próximos 12 a 18 meses si sus resultados fiscales empeoran. Bajo el subtítulo negativo se subraya que esto "reflejaría incapacidad de la administración para controlar el gasto y conduciría a una significativa erosión de la liquidez y mayores niveles de deuda".

Las consultoras no pueden otorgar a las provincias una calificación superior que la del Gobierno nacional, ya que dependen de sus políticas y los giros de fondos.

"Solo subiríamos la calificación de la provincia de Salta si tomáramos una acción similar sobre Argentina en los próximos doce meses. Dicha suba tendría que estar acompañada por continuidad de las políticas y buenas prácticas de administración financiera, al tiempo que se mantengan resultados fiscales y liquidez robustos", plasmó S&P.

Al igual que el año pasado, equipos técnicos de Standard & Poor's y Fitch Ratings (que en Argentina trabaja como FixScr) se reunieron con funcionarios provinciales para analizar las políticas de gastos.

Los técnicos de Fitch destacaron que el crecimiento de los ingresos operativos estuvo sensiblemente por encima de los gastos (43,8% contra 23,8%). El grueso de los fondos se debió a transferencias nacionales y al incremento de la recaudación provincial, que tuvo el impacto de la suba de alícuotas de ingresos brutos.

Al analizar el "desempeño operativo y el endeudamiento", Fitch advierte que "de incrementarse la presión a la suba del gasto que afecte los márgenes operativos e impacte en la capacidad de pago y en consecuencia en nuevas necesidades de endeudamiento, podría derivar en una revisión a la baja de las calificaciones".

Ante las estimaciones más moderadas de Fitch para 2019, Estrada dijo que "tienen lógica". Apuntó una fuerte caída real de la recaudación (crece al 38% con una inflación interanual del 54%). Además hizo notar que el aumento salarial a los estatales del 38% está por debajo de la recaudación.

Entre 2013 y 2016 el presupuesto salteño había perdido rigidez por la fuerte incidencia de los salarios en el gasto.

Sin nuevas deudas

El año pasado el Gobierno le puso un freno a la bola de nieve que generó la emisión de Letras del Tesoro. Un mecanismo para financiarse a corto plazo pero con intereses altos. 
“Durante 2018 la Provincia pudo recomponer sus márgenes, lo que indujo a una notable mejora en los deteriorados indicadores de liquidez exhibidos en 2017. Salta no utilizó la emisión de Letras del Tesoro durante 2018 y no estima utilizarlas en 2019”, marcó la consultora Fitch Ratings. 
La mejora presupuestaria, plasma el informe, permitió a Salta no emitir deuda. El Presupuesto 2019 estima alcanzar un resultado financiero equilibrado sin necesidad de recurrir al mercado de capitales. 
 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...