El cristianismo sigue siendo la religión más perseguida del mundo

Los cristianos volvieron a ser este domingo el blanco del terrorismo. Más de un centenar de fieles encontraron la muerte mientras asistían a la misa del domingo de Pascua en varias iglesias de Sri Lanka. Sus asesinatos engrosan la lista de los miles de cristianos que son masacrados cada año a causa de su fe. El año pasado sumaron 4.305 y más de 1.800 iglesias fueron atacadas en diferentes partes del mundo.

El Papa Francisco ha llegado a denunciar que la persecución que sufren actualmente los cristianos es mayor y tiene la misma crueldad que la que se vivió en los primeros siglos de la cristiandad. 

Así lo confirma el último informe de Ayuda a la Iglesia Necesitada presentado a nivel mundial a finales del año pasado. Uno de cada cinco (327 millones de cristianos) viven en países con persecución religiosa o donde existe discriminación.

Menos libertad religiosa

«El cristianismo sigue siendo la religión más perseguida del mundo. Todos sabemos que la vulneración de la libertad religiosa es algo muy grave porque es el barómetro de otros muchos derechos fundamentales», explica Jaime Menéndez Ros, director de esta organización pontificia en España.
La libertad religiosa es un bien muy preciado pero cada vez más escaso en algunas partes del mundo. 

El 61% de la población mundial vive en países donde los ciudadanos no pueden expresar con total libertad su fe. El radicalismo islámico, los estados autoritarios y los nacionalismos extremos están detrás de la mayoría de las violaciones a la libertad religiosa. 

Sin embargo, el caso de Sri Lanka «es singular», según Menéndez Ros. En esta isla al sur de la India, el budismo además de ser la religión mayoritaria (75% de la población) «goza de privilegios en la Constitución» del país. «La gente no sabe que allí existe un budismo muy agresivo. Todos tenemos una imagen del budismo como una religión pacífica pero existe un budismo radical que ejerce presión para seguir siendo una religión mayoritaria», explica Menéndez Ros.
La radicalización de parte de esta confesión religiosa ha sido la responsable de varios atentados contra la minoría hinduista (13,2%) y musulmana (8,6%) en los últimos tres años. 

Pero Sri Lanka no es el único país del mundo en el que la libertad religiosa se deteriora. Entre ellos también se encuentran Brunei, Birmania, China, India, Indonesia, Libia, Maldivas, Turquía, Yemen, Mauritania, Níger, Paquistán, Somalia, Kazajistán, Kirguistán, Irán, Rusia y Tayikistán.

Fuente: ABC Internacional

Últimas Noticias

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...