Fe, emoción y lágrimas en el primer encuentro con la Virgen del Cerro

Miles de fieles católicos ascendieron ayer al cerro de la Virgen, en la zona norte de la ciudad, para visitar el santuario sagrado de la Inmaculada Madre del Corazón Eucarístico de Jesús y acercarse a María Livia Galliano, la mujer que aseguró que la virgen se le apareció en reiteradas oportunidades. 

Más de 25.000 devotos entre mujeres, hombres y niños de distintos puntos de la provincia y el país llegaron a pie, con ropa y calzado deportivo, o en colectivos, camionetas y autos.

Cerca del mediodía se iniciaron las actividades con el rezo del rosario y posteriormente tuvo lugar la oración de intercesión. En ese momento María Livia apareció en escena, escoltada por los jóvenes de la organización, y realizó la imposición de manos a los fieles que formaban largas filas y esperaban ansiosos por ella. Momentos de emoción se vivieron. Hubo llanto e incluso varios de los feligreses cayeron al piso, siempre sostenidos por los jóvenes. 

Por los distintos senderos del cerro se observaban personas rezando, cantando y con lágrimas en sus ojos. El clima soleado, pero con una brisa fresca acompañó la jornada. Muchos devotos se agolparon en largas filas fuera de la capilla. Esperaban poder entrar para elevar sus oraciones, tocar los pies de la virgen y sacarle fotos con sus celulares. 

En los árboles colgaban sus rosarios de diferentes colores, a modo de ofrenda por un pedido o un agradecimiento. 

Ema Basualdo vive en la provincia de Tucumán, más precisamente en la ciudad de Alberdi y viaja una vez al mes para visitar el cerro de la Virgen. 

Aseguró que la virgen le concedió dos milagros. “Uno de mis hijos, Bruno, nació y solo un riñón le funcionaba. El otro, un 20% y tenía malformación en el aparato respiratorio. Cuando estábamos en el sanatorio me regalaron la estampita de la virgen entonces yo empiezo a rezar y luego de un tiempo vine a conocer el cerro. Después volví a casa y le hicimos estudios nuevamente y él empezó a evolucionar de a poco hasta que un día los estudios dieron bien. No tenía nada de nada. Ahora mi hijo está por cumplir 18 años”, relató.

“El otro milagro fue el año pasado, con mi hijo mayor, Marcelo, de 24 años, a quien le encontraron un tumor en la tráquea. No podía respirar por lo que fuimos al hospital Italiano de Buenos Aires, donde le hicieron los estudios y diagnosticaron que era un tumor malo. Empezaron el tratamiento, lo operaron y le rasparon hasta las cuerdas vocales. Después mi hijo empezó a hablar normalmente y cuando le hicieron la biopsia se estableció que era un tumor benigno, todo lo contrario a lo que habían diagnosticado antes”, hizo hincapié emocionada.

Contó que siente paz en el cerro y en que su pueblo le dice siempre a sus vecinos que vengan al cerro sagrado donde se reciben muchas bendiciones.

Norma Telles, oriunda de La Plata, también visitó ayer el cerro de la Virgen. “Vine una vez, pero no estaba María Livia y luego quise volver pero justo sufrí un accidente y ahora decidí venir a Salta. Pudimos llegar a ella. Me dio la bendición y caí al piso. Sentí que me desvanecía, un mareo pero no es una sensación fea, es muy grato”. 

En tanto, Azucena, quien vive en Buenos Aires también se dio cita en el santuario. “Vine a pedir por la familia, la vida, la gente enferma, el país. Cuando subí al cerro sentí escalofríos y ganas de llorar. La Virgen es milagrosa porque es la madre de todos”, destacó. 

Prohibiciones

A un equipo periodístico de este matutino abocado a la cobertura de la noticia se le prohibió realizar entrevistas en el santuario, tomar fotos a María Livia Galliano y utilizar un drone en la cima del cerro. Desde la organización explicaron que las entrevistas solo pueden realizarse al pie del cerro, al igual que la utilización del drone (con previa autorización) y que no se le pueden tomar fotos a Galliano porque el momento de la oración de intercesión es privado. Solo se permitieron fotos en la capilla sagrada y los senderos de los alrededores. Sin embargo, cuando María Livia apareció en escena era escoltada por jóvenes de la organización que portaban una cámara de filmación con soporte de mano y que grababan cada paso. Además había cámaras en los árboles. 

Desde ahora y hasta fin de año todos los sábados se realizará esta actividad. El 25 de marzo una réplica de la imagen que se encuentra en Salta se entronizó en la basílica San Ponciano de la ciudad de La Plata. La entronización se llevó adelante pese a los cuestionamientos que expresaron en un comunicado 50 sacerdotes de Salta, que recordaron que el Arzobispado de Salta no avala las convocatorias en el cerro.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...