Piden que Zanchetta sea citado a declarar en las causas de abuso

La Fiscalía Penal de Violencia Familiar y de Género de Orán solicitó al Juzgado de Garantías N´ 2 de ese distrito que se inicien los trámites del caso para concretar la audiencia de imputación contra el ex obispo norteño Gustavo Zanchetta, por el delito de abuso sexual simple en perjuicio de dos personas. Debido a que el religioso está radicado fuera del país, el Ministerio Público requirió que las diligencias se realicen ante la Cancillería Argentina.

La investigación del caso se inició de oficio en enero pasado cuando la fiscal María Soledad Filtrín Cuezzo solicitó al Obispado de Orán la nómina de las personas que concurrían al Seminario local en el período en que habrían ocurrido los hechos que hasta ese momento fueron denunciados públicamente y ante un Tribunal Eclesiástico. Fue así que se determinó que los concurrentes a dicho seminario eran personas mayores de edad. A partir de ese momento se iniciaron las citaciones correspondientes a fin de conocer más detalles de los supuestos abusos sexuales que le atribuyeron a Zanchetta.

Según el informe de la fiscalía, de esas diligencias surgió que dos seminaristas habrían sido víctimas de abuso sexual y que radicaron las denuncias contra el sacerdote.

Por la complejidad del caso, desde la Procuración se dispuso participación conjunta de los fiscales Filtrín Cuezzo y Sergio Federico Obeid, este último integrante de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual del Distrito Judicial Centro. La designación de Obeid fue dispuesta luego de la activa participación que tuvo en la investigación por el caso del sacerdote Emilio Lamas, el expárroco de Rosario de Lerma, imputado por abuso sexual gravemente ultrajante, en perjuicio de dos menores.

En las denuncias contra Zanchetta, los seminaristas aportaron información respecto a los hechos de los que fueron víctima y esto determinó que los fiscales dispusieran numerosas diligencias. En el informe de los representantes del Ministerio Público se consigna que se tomaron declaraciones testimoniales a personas que concurren al seminario y otras que ya no residen en Orán. Por ese motivo debieron realizar numeroso trámites para lograr su ubicación a los efectos de que pudieran declarar como testigos.

En el marco de las pesquisas también realizaron inspecciones oculares en la sede del Obispado de Orán, en la Curia, en la Casa del Obispo, en las instalaciones del ex seminario Juan XXIII y en la parroquia San Antonio de Padua. De estas diligencias participaron los denunciantes y personal de la División Criminalística de la Policía de la Provincia, quienes realizaron croquis de esos lugares, además de tomas fotográficas que fueron incorporadas al expediente.

Como resultado de esas tareas, los fiscales reunieron una serie de elementos respecto a los hechos denunciados. Con las pruebas recolectadas pidieron al juez de Garantías de Orán, Claudio Parisi, que se inicien los trámites para posibilitar la presencia de Zanchetta en la ciudad norteña a fin de que se le haga conocer la imputación que pesa en su contra y, al mismo tiempo, posibilitar que ejerza su defensa y pueda contar su verdad.

Con este propósito, los fiscales Filtrin Cuezzo y Obeid solicitaron expresamente que "se requiera por intermedio del Juzgado de Garantías interviniente un exhorto vía Cancillería a través del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto para que tramite el diligenciamiento de cédula de notificación a Gustavo Oscar Zanchetta, a fin de que comparezca a la audiencia de imputación".

La citación, precisaron los funcionarios, "debe cursarse ante la Nunciatura Apostólica en la República Argentina y a través de la Cancillería, debiendo remitir la autoridad exhortada (Nunciatura Apostólica), las constancias fehacientes de la notificación cursada a Zanchetta". Por último los fiscales dispusieron la absoluta reserva de la causa hasta tanto el exobispo de Orán sea sometido a la correspondiente audiencia de imputación.

Lo que se desprende del requerimiento es que Filtrin Cuezzo y Obeid encontraron pruebas suficientes que comprometen al sacerdote.

Las fuentes consultadas señalaron que, además del testimonio de los seminaristas y de las otras personas que fueron citadas a declarar, de las inspecciones a los edificios de la iglesia en Orán y otras diligencias, también se incautaron objetos que reforzarían las denuncias de los abusos sexuales.

Se trataría de mensajes de textos extraídos de los celulares de los denunciantes, además de fotos sexuales que Zanchetta había enviado y recibido por WhatsApp. Lo de las fotos ya era de conocimiento de las autoridades de la Iglesia, incluso del Vaticano, cuando en 2015 un secretario del Obispado descubrió escandalosas imágenes. En su informe, el secretario manifestó haber descubierto fotos de Zanchetta mostrando sus partes íntimas.

Hasta donde se sabe, el sacerdote continúa residiendo en el Vaticano, a donde se trasladó en diciembre de 2017, luego de haber renunciado de manera sorpresiva como obispo de Orán. Allí el papa Francisco le creó un cargo como administrador de los bienes de la Santa Sede. Zanchetta fue relegado del cargo en enero de este año cuando estalló el escándalo de los supuestos abusos contra los seminaristas. A esto se sumaron las denuncias por desfalco de dinero de la Iglesia y de fondos que recibió del Estado.

Lo último que se supo de Zanchetta fue que en los primeros días de marzo pasado participó en un retiro espiritual privado con el papa Francisco y otros altos funcionarios del Vaticano. Por el tenor del requerimiento que efectuaron los fiscales, todo indica que el cuestionado cura permanece fuera del país. "Quizás está oculto en el Vaticano o en Roma", dijo una fuente consultada por El Tribuno.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...