Los fiscales penales Ramiro Ramos Ossorio y Pablo Paz de la Unidad de Graves Atentados contras las Personas, mantuvieron la calificación penal por la que los acusados fueron llevados a juicio. En el caso de Santiago Zambrani, Ramos Ossorio repasó de forma extensa las pruebas obtenidas durante la investigación, las que a su criterio, demuestran su responsabilidad en el crimen.

El fiscal confirmó la hipótesis de que el día del hecho, Zambrani buscó a Paola en la camioneta de su madre, pasaron la tarde juntos y al llegar la noche, en forma “subrepticia” le sirvió bebidas con sustancias estupefacientes que debilitaron su voluntad e impidieron cualquiera maniobra de defensa.

En este escenario, agregó el fiscal, el acusado estranguló a Paola, tras lo cual inicio todo un despliegue para hacer desaparecer el cuerpo de la joven y entorpecer la posterior investigación de la Justicia, deshaciéndose de elementos comprometedores. En este sentido, Ramos Ossorio se refirió a todas las pruebas que permitieron reconstruir los pasos dados por el asesino.

A tal efecto enumeró las tareas realizadas por la Policía de la Provincia con la cooperación de numerosos recursos provisto por la Provincia y organismos nacionales, lo que luego de un infructuoso trabajo que demoró más de cien días, permitió el hallazgo del cadáver de Paola a la vera de la ruta nacional 9 sobre el camino de cornisa, lugar elegido por Zambrani para deshacerse del cuerpo de la joven.

“La única víctima en este hecho es Paola Mariana Alvarez y en forma secundaria, su madre, su hija y su familia”, dijo Ramos Ossorio en relación a la declaración de Huergo del lunes pasado, en la que la acusada dijo que fue “denigrada” al ser sometida en forma injusta e inadecuada a este proceso.

Asimismo, agregó respecto a Mónica Morales, madre de la víctima, que si bien su presencia hoy en el debate evidencia una gran entereza, “a este fiscal le consta que apenas ocurrida la desaparición y a lo largo de la investigación, Morales pasaba día y noche buscando a su hija, sin comer y sin dormir”.

Tras sostener la acusación contra Santiago Alfredo Zambrani, solicitó la aplicación de la pena de prisión perpetua.

En relación a los padres de Zambrani, el fiscal Paz sostuvo que la detención de los padres de Zambrani se fundamentó en base a tres aspectos claves. Una de ellas tiene que ver con el análisis de los teléfonos, el que dejó en evidencia la activa comunicación entre el hijo y sus padres, los días 5 y 6 de mayo.

Por otra parte, resaltó el valor de las imágenes obtenidas a partir del registro fílmico de las cámaras de seguridad, donde se demostró que Santiago Zambrani, se movilizaba en la camioneta de sus padres, y que la medianoche del 5 de mayo salió de su casa, en barrio Autódromo, con destino a La Caldera, y luego regresa en la mañana del día siguiente, y a los “pocos minutos” llegan sus padres en un remis de su propiedad y se marchan de inmediato con ambos vehículos.

El tercer punto de prueba aludido, se refiere a las contradicciones advertidas en las diferentes declaraciones realizadas por los acusados, quienes negaron que la camioneta haya estado en posesión de su hijo el 5 y 6 de mayo.

También resaltó las contradicciones en las que incurrieron los padres respecto a los movimientos de Santiago desde que desapareció Paola hasta que el mismo fue detenido y que evidencian que hubo intervención o colaboración de los padres en forma directa. Prestaron elementos adecuados (camioneta) con un acuerdo tácito y simultáneo.

Paz solicitó la aplicación de la pena de 12 años de prisión efectiva para Amelia Inés Huerto y de 10 años de prisión efectiva para su esposo Alfredo Zambrani y para ambos, que sean sometidos a un tratamiento psicológico adecuado. Finalmente solicitó que la camioneta vinculada al hecho sea decomisada.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...