A partir de la lista de Precios Esenciales que publicó semanas atrás el Gobierno nacional, la directora general de Nutrición y Alimentación Saludable de la Provincia de Salta, Gladys Pernas, contó cómo se los puede aprovechar y qué faltaría para complementarlos.

La funcionaria mencionó que una persona debería comer distintos grupos de alimentos en cinco momentos del día: desayuno, media mañana, almuerzo, media tarde y cena.

Para el desayuno, dijo que se puede tomar leche o comer postres bien elaborados, como anchi, arroz con leche o mazamorra. Explicó que las infusiones, como té o mate, son solo para los adultos y no aportan valor calórico.

A media mañana, recomendó comer una fruta de cualquiera de las variedades estacionales o un postre bien elaborado, que se puede llevar a la escuela o al trabajo.

Tres o cuatro días a la semana, se debe comer carne, que puede ser de vaca o de pollo y de pescado. Señaló que este último aporta aceites omega 3, fundamentales para bajar el colesterol y limpiar las arterias. Recomendó incorporar vegetales de todos los colores junto con la carne en todas las preparaciones.

Los otros tres días de la semana, se debe comer vegetales y legumbres. Explicó que estas reemplazan los aminoácidos y las proteínas de las carnes y que se producen en Salta. Mencionó que la lenteja tiene valores incalculables de micro y macronutrientes, entre estos, las proteínas y el ácido fólico, fundamental en las embarazadas, que tienen que tomar pastillas de esta vitamina para disminuir la posibilidad de mielomeningocele en su bebé. Estos días recomendó incorporar cereales y vitamina C: "El día que se consume vegetales y legumbres, debe acompañarse con cereales porque son fundamentales para mejorar la absorción de los aminoácidos de las legumbres. Para que esto sea perfecto, debe agregarse la vitamina C, que está en las verduras rojas, amarillas y naranjas, como tomate o zapallo". Se puede tomar jugo de naranja junto a la comida.

Opinó que un día a la semana se puede comer fideos, "salpicando" el guiso con tirabuzones o mostacholes.

Dijo que, si se comen tallarines, lo ideal es que estos se hagan en la casa. Estimó que un kilo de tallarines caseros puede alcanzar para cuatro personas, con una presa de pollo y una salsa, o complementado con una salsa y un rociado de brócoli.

Las ausencias

La directora general de Nutrición y Alimentación Saludable de Salta mencionó los alimentos que le faltan a la lista de Precios Esenciales para cumplir con la alimentación recomendada: "No hay fécula de maíz, que sería para el postre de un niño, como crema pastelera, o para una salsa blanca, para agregarle la leche a cualquier alimento".

Mencionó que el huevo es necesario porque tiene proteínas en la parte blanca, la albúmina: "Si tengo poquita carne, puedo distraer en una tarta de mucha verdura, el poquito de carne y rodajas de huevo. Entonces, complemento en los niños, que están en época de crecimiento y desarrollo madurativo cerebral".

Observó que falta el maíz pelado, para hacer mazamorra, y las legumbres, como poroto, lenteja y garbanzo, que pueden comer personas celíacas y diabéticas. Expresó que el queso tendría que formar parte del listado porque no solo sirve para saborizar, sino que también aporta calcio.

Sobre la ausencia de alimentos específicos para personas celíacas, diabéticas e hipertensas, Pernas comentó: "Es una canasta pensada para una población -podríamos decir- sana, pero sería necesario pedirles a las empresas que se sumaran. Sabemos que el costo de una canasta familiar para un celíaco duplica o triplica la canasta de una población sin esta enfermedad".

Los que están de más

Pernas dijo que en la lista hay productos, que no son necesarios, aunque se pueden usar: "El pan rallado en bolsita es mucho más caro que el que se ralla en la casa. El vino, que no es un alimento, en su justa medida no se le puede negar a una familia un fin de semana o en un festejo".

Comentó que la jardinera y el tomate en lata tampoco son imprescindibles, ya que se deben evitar los conservantes.

"Lo natural es el tomate de la planta y, para estar enlatado, tiene que tener conservantes y, en algunos casos, excesos de sal. Para prevenir enfermedades como la hipertensión arterial y su consecuencia, el accidente cerebrovascular, se deben evitar los productos con mucha sal", recomendó.

Planteó que las mermeladas, en exceso, hacen mal y propuso hacer dulces caseros: "No es lo mismo comprar unos duraznos y hacerlos con poca azúcar, aunque nos dure unos pocos días, que comer esa mermelada". Analizó que esta se puede comer una semana al mes.

Advirtió que las infusiones, como el té o el mate, no son necesarias, pero las personas mayores pueden tomar mate, aunque no usarlo para reemplazar postres bien elaborados, frutas o leche en los niños.

Sobre las cantidades

Pernas y su equipo de trabajo calcularon cuántos Productos Esenciales por mes debe comprar una familia tipo en Salta, de dos adultos y de tres a cuatro niños.

Señalaron que se necesita un litro de aceite, considerando una vida saludable, sin frituras. Invitaron a hacer más salsas hervidas con verduras y dejar a un lado los tucos y las "fritangas" para evitar el sobrepeso y la obesidad.

Consideraron entre uno y dos kilos de harina, de acuerdo con la fabricación casera de pan, tortillas y fideos. Los tallarines, una vez por semana o dos veces al mes, lo que representa un paquete y medio. Los fideos para guisos, entre un paquete y uno y medio.

Contemplaron dos kilos de azúcar e invitaron a reducir su consumo, por razones económicas y también de salud.

Estimaron un kilo y medio de arroz, uno de polenta, una cajita de tomates al natural y un kilo de yerba para los adultos que toman mate.

Pernas observó que las galletas no son necesarias y que se podrían fabricar "bay biscuit" en la casa. Compartió la receta de la señora Alcira Flores: "Con 250 gramos de harina leudante, tres huevos, un pocillo de aceite y 150 gramos de azúcar se hace un bizcochuelo, se lo corta en rodajitas, se lo tuesta de ambos lados. Así, se obtiene un frasco de galletas "bay biscuit' y el niño se deleita".

Dijo, además, que la leche es fundamental y que se la puede usar en todos los postres y en comidas dulces y saladas. Analizó que no hace falta tomar leche y yogur en una misma comida, ya que aportan los mismos nutrientes e invitó a volver a fabricar yogures caseros: "Son mucho más ricos, son sabrosos y más económi cos".

El agua, un  alimento  clave para la  salud

Pernas destacó que el agua es "el primer alimento fundamental de la vida". Observó que un gran porcentaje de las enfermedades -más del 50%-, que se padecen en el mundo, se debe a haber dejado de tomar agua en la forma recomendada.

"Si bien todos los alimentos tienen agua, es necesario su aporte. Nosotros necesitamos lavar nuestro cuerpo internamente. Desde la boca, todo el tubo digestivo, hasta el final, estamos llenos de bichitos. Si nos lavamos los dientes, el pelo, la cara y nos bañamos con agua, ¿con qué nos lavamos por dentro?", se preguntó.

"Las mamás o los papás y los niños deben entender que no es cuestión de decir que no les gusta el agua. El agua no tiene sabor, lo que pasa es que nos hemos acostumbrado a sabores tan exagerados, que esto, que no tiene sabor, pasa a ser algo sin gusto", evaluó.

Pernas aconsejó saborizar el agua con alimentos naturales: dos o tres rodajas de naranja presionadas con una cuchara para que quede algo de sabor, un limón, un kiwi o, incluso, vegetales y pidió que el agua estuviera en la mesa familiar como alimento na tural.

Recomendó darles agua a la mayoría de los niños después de comer y a los que comen mucho, darles un jugo o un vaso de agua antes, para que su estómago esté algo ocupado y después consuman me nor cantidad de los otros ali mentos.

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...