Polémica por  la actividad católica en el colegio Illia

Luego del debate por la sanción a alumnas que se sacaron una foto con el pañuelo verde durante el recreo, la escuela de comercio Dr. Arturo Illia vuelve a ser centro de la polémica porque las autoridades hicieron que todos los alumnos le recen a la imagen de una virgen y pusieron consignas en contra de la legalización del aborto. Según un fallo de la Corte Suprema de Justicia, las actividades católicas deben hacerse fuera del horario escolar.

El colegio amonestó a estudiantes que el 28 de mayo se tomaron imágenes con el pañuelo a favor de la Iterrupción Legal del Embarazo (ILE). Si bien después la institución difundió que el castigo era por entrar tarde a clase y la medida quedó suspendida, desde el centro de estudiantes rechazaron esta versión.

Ahora se expuso en el colegio una Virgen del Perpetuo Socorro y los alumnos debieron rezarle en el ingreso a clases. La imagen estaba acompañada por símbolos en contra del proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo y un cartel que decía "Cuidemos las dos vidas". En el altar que le improvisaron se colocaron flores, una caja para recolectar dinero y, en un pizarrón que estaba al fondo, se podía leer "Madre quiero ser como vos".

Entre los alumnos se volvió a sentir una indignación que ya lleva bastante tiempo sin la intervención del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la Provincia en el colegio, que es público, gratuito y supuestamente laico.

En la institución se está incumpliendo el fallo que la Corte Suprema emitió el 12 de diciembre de 2017, por el cual consideró inconstitucional que la enseñanza de religión fuera parte de la currícula obligatoria. La sentencia también invalidó la obligación para los padres de manifestar si desean que sus hijos reciban "educación religiosa", y se indicó que las actividades como rezos o misas deben quedar al margen del horario de clase.

"Nos preocupa, como estudiantes de la educación pública, que nuestros directivos legitimen el adoctrinamiento religioso en un colegio de carácter público y supuestamente laico, ya que esta actividad fue promovida por dirección e involucró a todos los estudiantes en el acto de entrada", se difundió en un parte de prensa de la organización que nuclea a los alumnos y alumnas.

El Tribuno intentó ingresar al edificio para dialogar con las autoridades y no pudo. Las puertas cerradas del colegio impiden todo contacto con el exterior. El hermetismo institucional es total y no hay forma de obtener la versión oficial de los directivos del colegio. Los estudiantes le apuntan a la vicedirectora, María Albornoz, como la responsable de la movida religiosa.

"Los chicos y las chicas no quieren hablar porque tienen miedo. Luego del escándalo por la mediatización de las amonestaciones por los pañuelos verdes hubo una persecución silenciosa que afectó mucho a estudiantes y padres. Es por eso que ahora las quejas se publicaron en las redes sociales, como una manera anónima de protestar", dijo el periodista Fernando Primero Climent, quien es uno de los que recibe las denuncias a través del Instituto Laico de Estudios Contemporáneos (ILEC).

Desde otros sectores políticos, de derechos humanos y feministas, se cuestionó la decisión de las autoridades y anticiparon que impulsarán acciones para que se aclare la situación.

En tanto que, desde la Organización de Trabajadores Radicales de Salta lamentaron las actitudes de ciertos directivos del colegio Arturo Illia con respecto a la imposición de una sola religión.

"La historia política Argentina tiene en el Dr. Arturo Illia un sinónimo de respeto por las libertades políticas y por los derechos sociales, lo cual se condice de sobremanera con los tiempos actuales, donde la lucha por ampliación de los derechos de las mujeres cobra especial significación", manifestaron en un comunicado.

“Es un acto de abuso de autoridad”

Desde las organizaciones feministas también se pronunciaron sobre el suceso y le apuntaron a los directivos. “Está tomando una gravedad bastante importante, considerando todas las discusiones que se pudieron ver, las que fueron públicas, en torno al proyecto de interrupción voluntaria del embarazo desde el año pasado. Los directivos de ese colegio hacen una persecución muy fuerte hacia los y las estudiantes. Hay casos muy considerables. El primero vinculado a la prohibición de manifestarse a favor de este proyecto. No se permitió que se cumpliera la ley provincial de creación de los centros de estudiantes. Hace menos de un mes por una manifestación pública en el patio de la escuela quisieron sancionar a estudiantes de manera autoritaria y violenta. Y ahora se está viendo la imposición de los directivos en torno de una figura religiosa católica en donde se promueve el falso discurso de las dos vidas, donde se mantiene una posición firme, que se sostiene desde el Ministerio de Educación, porque no quieren intervenir. Todo esto faltando al fallo de la Corte, que intenta mantener el libre pensamiento. Lo que está haciendo el Colegio Illia es someter a todos los chicos a un solo discurso desde el abuso de autoridad y desde un accionar abusivo”, dijo Maira López, referente feminista, comunicadora popular e integrante de Nuevo    Encuentro. 
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...