Se desaceleró la caída en la actividad de la construcción salteña

Si bien los indicadores de la construcción siguen mostrando números negativos en Salta, en algunos aspectos de la actividad se observa una leve recuperación, o bien una caída menos pronunciada que la que se vino dando mes a mes desde el estallido de la crisis cambiaría en el país, en mayo del año pasado. Sería imprudente arriesgar que la crisis en la construcción esté próxima a un piso, pero empezaron a aparecer datos que generan cierta esperanza sobre la posibilidad de que la situación, al menos, no siga empeorando.

A nivel nacional aparecieron cifras positivas en lo que respecta al consumo de cemento, principal insumo del rubro y, por ello, clave para analizar la inversión en el sector. Motorizado por los grandes distritos como Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, por primera vez luego de 12 meses la compra de cemento mostró el mes pasado tasas positivas de variación interanual. El crecimiento de los despachos de ese material respecto a mayo de 2018 fue del 4,3%, de acuerdo a información de la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland (AFCP), aunque esa suba se debe explicar en gran parte al hecho de que fue justamente en mayo del año pasado que el indicador inició su secuencia de guarismos negativos.

En contraposición, los registros de la AFCP advierten que en Salta el consumo cayó un 29% en mayo pasado con respecto al mismo mes de 2018. Si se pone la lupa en para qué se destinó el cemento se puede determinar que en la obra pública fue donde menos se utilizó, ya que las ventas del material a granel, que es como se adquiere para esa finalidad, cayeron un 41% en un año, mientras que la comercialización en bolsas tuvo una disminución interanual del 22%.

En mayo se vendieron un total de 21.852 toneladas de cemento en la provincia, casi mil más que en abril. Si la comparación es con mayo de 2017, que fue un buen año para la construcción local, los despachos de cemento cayeron en cerca de siete mil toneladas en dos años, un 24% menos.

La única variación positiva que presentó Salta fue en la cantidad de empresas constructoras registradas. De acuerdo al último informe del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (Ieric), en mayo había 373 firmas en actividad, tres más que hace un año. Es insignificante, pero marca un corte en la tendencia negativa tras varios meses.

Aún con más empleadores, la cantidad de trabajadores registrados en la construcción salteña sigue descendiendo en la comparación interanual. Según el Ieric, durante abril (última información disponible) hubo 7.438 obreros formales (con los correspondientes aportes previsionales) la provincia, un 3,8% menos que en el mismo mes del año pasado. Hay que tener en cuenta que el nivel de informalidad del sector ronda el 50% de la masa laboral.

En los cuatro primeros meses del año, la construcción salteña perdió el 7,6% de sus trabajadores en relación con igual cuatrimestre de 2018. Son unos 600 empleados formales me nos.

En referencia a marzo, el trabajo de la construcción local tuvo un incremento del 1,3% en abril (unas 100 personas). Esto marca una situación apenas mejor de lo que ocurrió con el volumen de ocupación sectorial a nivel nacional, que mantuvo en abril un nivel similar al observado en el mes precedente.

Situación inmobiliaria

El total de superficie proyectada para la construcción a nivel nacional, según el relevamiento de 60 municipios llevado adelante por el Indec, indicó una mejora interanual del 16,2% en abril, luego de que en marzo el porcentaje había caído al 32% por debajo del mismo mes del año pasado.

Para el tercer mes de este año la Municipalidad de la ciudad de Salta autorizó un 17,5% menos de superficie para construir que en marzo de 2018.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...