Un clásico: largas colas en los cajeros bajo la lluvia

Ya es un clásico en Rosario de la Frontera: los fines de semana y las fechas cercanas a los pagos y cobros, el cincuenta por ciento de los pocos cajeros que hay quedan fuera de funcionamiento, lo que trae aparejado las largas e interminables colas de los usuarios.

Este viernes, sábado y domingo no fue la excepción. Desafortunadamente la lluvia y las bajas temperaturas no perdonaron, por lo que las largas colas tuvieron el protagonismo con el plus del agua.

El Tribuno acudió a diversos horarios durante el fin de semana y no cesaban las colas. Después de las doce de la noche, si bien había menor cantidad de gente, un solo cajero tenía dinero. El resto, "de adorno", ya que se encontraba fuera de funcionamiento.

Ya sea para hacer una extracción de dinero, depósitos bancarios o demás trámites, muchas son las horas de espera en las dos únicas instituciones bancarias que hay en la Ciudad Termal, tanto en el Banco Macro como en el Banco Nación. Desde hace varios meses la comunidad rosarina reclama la instalación de nuevos cajeros automáticos para descongestionar un poco y que las esperas sean en menor cantidad de tiempo.

En el Concejo

Mientras tanto, en el Concejo Deliberante hay una gestión que aún espera respuestas.

En el cuerpo deliberativo el año pasado, en dos ocasiones, habían pedido formalmente una cita con la gerencia de ambos bancos para tratar de llegar a un acuerdo, y solucionar el problema con la incorporación de al menos un par de cajeros más. En aquellas oportunidades no obtuvieron respuesta alguna.

Este año se supo que desde el Concejo nuevamente los concejales volvieron a pedir una reunión. En ese sentido la concejal Valeria Orozco manifestó a El Tribuno que "este año volvimos a pedir una reunión con los gerentes de ambos bancos, incluso lo hicimos cuando tuvimos la visita de nuestros legisladores, entre ellos Pablo Kosiner y recurrimos a él, para que, como senador Nacional, pudiéramos obtener alguna respuesta, pero tampoco nos respondieron absolutamente nada".

"En definitiva, no hay respuesta alguna. Uno de los gerentes, nos dijo que no podía reunirse con nosotros, que si teníamos interés, fuéramos nosotros con previa cita, y el otro gerente, directamente, ni nos respondió".

"Por eso, nosotros, vamos a coordinar nuevamente para ir a hablar con ellos, y de esta manera escuchar que solución pueden brindarnos", finalizó Orozco.

El concejal Gonzalo Fernández también reconoció la falencia de cajeros en la comunidad. Dijo a El Tribuno que "lamentablemente, siempre es lo mismo, funcionan la mitad de los cajeros y el que está ubicado en calle Sarmiento constantemente está fuera de funcionamiento".

"El Macro, como banco que nuclea a todo lo que es sueldos de la municipalidad y al ser que tiene tantos empleados, lo lógico sería que tuviera más cajeros habilitados o bien que los que están funcionen perfectamente todos", remarcó irónico.

"Vamos a reprogramar una tercera reunión con los gerentes de ambas instituciones y esperamos que esta vez sí nos puedan dar una cita, ya que desde el año pasado estamos pidiendo que nos atiendan para poder plantearle lo que es de público conocimiento y no generar un malestar compartido en nuestra comunidad", finalizó Fernández.

Pedidos a los bancos

El año pasado, en dos ocasiones se habían pedido formalmente una cita con la gerencia de ambos bancos para plantear un problema que es cada vez más notable. Hasta el momento esa gestión no dio resultados. Los concejales insistirán nuevamente.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...