Triunfazo de Boca Juniors en Curitiba, y hasta con el VAR en contra

Boca se llevó anoche una gran victoria como visitante de Athlético Paranaense, en Brasil, por 1 a 0, de la mano de una jornada afortunada en la que el debutante Alexis Mac Allister marcó el golazo del triunfo cuando estaba a punto de ser reemplazado y en el cuarto minuto de descuento el “verdugo” de los xeneizes en la fase de grupos, el argentino Marco Ruben, falló un tiro penal.
Todos los encontronazos mediáticos sufridos en los últimos días con relatos cruzados respecto de las salidas de varios jugadores y las llegadas inconclusas de otros, convirtieron a este compromiso de octavos de final en una obligación difícil de afrontar, forzada por la necesidad de avizorar “un futuro mejor” desde cuartos de final en adelante.
La partida conflictuada (no conflictiva) de Darío Benedetto, la permanencia “forzada” de Nahitán Nández solamente para estos octavos de final (el ‘Pipa‘ partió hacia Olympique, de Marsella y el uruguayo irá el 1 de agosto al Cagliari italiano), más los latentes alejamientos de Cristian Pavón (a Los Ángeles Galaxy de la MLS, pedido por Guillermo Barros Schelotto) y Sebastián Villa a Betis español sacudieron la vida interna xeneize.
Pero un resultado “aceptable”‘ ayer y la llegada a primera hora de hoy del italiano Danielle De Rossi ofrecían de antemano un golpe de efecto “hacia arriba” para el marketing y para el ánimo del hincha boquense.
Porque Boca, por imperio de esas circunstancias llegó a estos dos compromisos ante los capitaneados por el argentino, ex River Plate, Luis “Lucho” González, pensando en cuartos de final antes de disputar los octavos, con todo el riesgo que ello conlleva.
Y así salió a jugar este partido en el Arena da Baixada, buscando protegerse con una defensa improvisada por las ausencias de tres de los cuatro titulares por suspensión o lesiones todavía no curadas (faltaron Carlos Izquierdoz, Julio Buffarini y Lisandro López), un mediocampo combativo con Iván Marcone, Nahitán Nández y el pibe Nicolás Capaldo, y una pizca de fútbol que podía aportar el debutante oficial Alexis Mac Allister.
Fue gol y cambio. En la última pelota que tocó en el partido el hijo del “Colorado” Carlos Javier Mac Allister hizo un gol soñado para cualquier debutante pero seguramente no imaginado por Alfaro, que ya había decidido relevarlo.
Cuando ya habían pasado cuatro minutos del tiempo regular y a través del VAR, el árbitro uruguayo Daniel Fedorczuk se apoyó en unas imágenes poco claras para sancionar un penal a favor del local.
Pateó el ex Rosario Central Marco Ruben, que ya le había convertido cuatro tantos a Boca en la fase de grupos, tres en este mismo estadio, hizo rebotar su remate contra el palo izquierdo.
Era la noche de Boca indudablemente, porque con esta victoria se transformó en el único equipo argentino en sumar de a tres puntos en los partidos de ida de estos octavos de final.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...