En la Fiscalía Federal 2 de Salta, el Juzgado Federal de Tartagal y la Fiscalía de Delitos Económicos se tramitan tres denuncias contra Transporte Urkupiña por los subsidios y pases libres que cobra en distintos servicios de colectivos del interior.

Ante las presentaciones, de las que dio cuenta El Tribuno el pasado 23 de junio, la empresa se defendió de las acusaciones.

A través de un descargo escrito, el abogado de la firma, Carlos Humberto Saravia, aclaró que la firma trabaja en el rubro desde hace más de 30 años y tiene 140 empleados. Recordó que sus prestaciones se iniciaron con la línea Tartagal - Salvador Mazza, en la que recibe subsidios por 185.000 kilómetros mensuales y 17 unidades en servicio.

La empresa accedió en 2013 a tres líneas que cubría la desaparecida TAEB: Salvador Mazza - Tartagal - Mosconi; Joaquín V. González - Kilómetro 90 y Orán - La Ramadita. "La adjudicación de estos servicios está insospechada, porque del proceso de contratación participaron otras empresas en paridad de condiciones. Además, Urkupiña absorbió la totalidad de los empleados de TAEB", remarcó el letrado.

Saravia afirmó que Urkupiña "cumplió en plenitud hasta la fecha con las obligaciones de servicio respecto de los tramos Salvador Mazza - Tartagal - Mosconi y González - Kilómetro 90".

Sobre la línea Orán - La Ramadita, recorrido subsidiado que según denuncias no se presta efectivamente, Saravia precisó que se cubrió hasta diciembre de 2017 "cuando se suspendió la prestación por mal estado de caminos y casi nula afluencia de usuarios". Esta situación, según el descargo, fue puesta en conocimiento de las autoridades de contralor nacional y provincial oportunamente.

Tras sostener que la operadora "tiene derecho a que todos los servicios que presta gocen de las políticas de subsidios", Saravia recalcó que desde 2013 "solo los recibe por tres líneas cuando en la actualidad presta servicios urbanos e interurbanos en 19". De acuerdo con la aclaración, la mitad de su flota y una significativa proporción de los kilómetros que recorre a diario están excluidos.

Precariedad

La situación de Urkupiña se enmarca en una crisis amplia del sistema de transporte interurbano provincial, ya que desde hace varios años las empresas tienen sus concesiones caducadas y operan con permisos precarios. La inestable situación, cuestionó Saravia, "no es responsabilidad de los empresarios sino de la autoridad de aplicación. La falta de otorgamiento de líneas mediante el sistema de contratación previsto por la normativa vigente genera inseguridad jurídica", agregó.

La empresa acreditó constancias de reiterados pedidos de readecuación de tarifas, ampliación de subsidios y revisión de los convenios de boletos gratuitos. "Hoy existe un atraso del 65% en la tarifas urbanas e interurbanas", afirmó la empresa en su descargo.

Según planillas oficiales, los tramos provinciales en los que no recibe subsidios nacionales, provinciales ni municipales son Tartagal - Vespucio; Tartagal - Cornejo; González - Salta Forestal; González - Kilómetro 90 y El Algarrobal - Aguaray. Tampoco percibe subsidios en los recorridos urbanos que atiende en Aguaray, Tartagal, General Güemes, Campo Santo y El Bordo.

Las unidades que figuran con subsidios son 32, pero la empresa tiene declaradaº una flota total de 65 colectivos.

"Transporte Urkupiña ha reclamado insistentemente que los subsidios comprendan a la totalidad de su parque móvil y el kilometraje recorrido. No obstante, ha tropezado recurrentemente con el congelamiento de las decisiones en la órbita nacional desde 2013", puntualizó Saravia.

Penalizada por falta de GPS

La operadora Urkupiña afirmó que todos los subsidios que percibió se determinaron y liquidaron con intervención de la CNRT.
“Ante la detección de algún incumplimiento, la autoridad de aplicación redujo los subsidios y para recuperarlos se realizaba una nueva auditoría”, señaló Saravia.
El abogado aclaró que la penalización que recibió Urkupiña en 2018 se debió a la falta de consolas de GPS en sus unidades, “no por una negligencia de la empresa, sino con una imposibilidad de cumplimiento de parte del proveedor asignado. Por esa situación -agregó- se nos penalizó con la pérdida de subsidios durante los meses de octubre, noviembre y diciembre de 2018”.
Según planillas presentadas por Urkupiña, hasta septiembre percibió mensualmente $3.426.365 en concepto de SISTAU y CCP. A la par, recibió las compensaciones correspondientes a 88.025 litros mensuales de gasoil.
Desde enero, la AMT incrementó el cupo de gasoil a todas las empresas y le asignó a Urkupiña 106.025 litros mensuales, que representaban $3.180.751, a razón de $30 por litro hasta marzo. Desde abril se reconocen $32 por litro.
Según planillas de la CNRT, a Urkupiña le asignaron subsidios por un total 262.100 kilómetros mensuales. Según su descargo, el 71% se corresponde con la línea Tartagal - Salvador Mazza (17 unidades en servicio). A su vez, la línea Salvador Mazza - Tartagal - Mosconi representa otro 27% (12 unidades) y la línea Orán - La Ramadita (3 unidades), el 2% restante. “La proporción de los subsidios se calculó en base a los kilómetros recorridos en cada línea, sobre el total, y a la cantidad de colectivos utilizados en los servicios”, acotó Saravia.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...