A la docente la habrían asesinado para robarle la camioneta

El caso del feroz asesinato de la docente Sandra Silvia Palomo ya tiene detrás de las rejas a cinco detenidos, todos ellos menores de 20 años. Los dos últimos fueron apresados en las últimas horas del viernes y para ayer estaba previsto que fueran imputados por la Unidad Fiscal de Graves Atentados contra las Personas.

Los nuevos sospechosos, cuyas identidades se mantienen en reserva, tienen 18 y 19 años, según informó el Ministerio Público a través de su página web. Estos se suman a los tres adolescentes, uno de 15 y dos de 17, que se encuentran privados de su libertad desde hace varios días. El más chico está sindicado como autor material del crimen de la maestra de 53 años y por ese motivo la fiscal penal Luján Sodero Calvet lo imputó por el delito de "homicidio agravado por ensañamiento y alevosía". En tanto que a los otros dos los responsabilizó como "partícipes necesarios" y ocurriría lo mismo con los detenidos el viernes.

Por ser menores, los tres adolescentes quedaron a disposición de la jueza de Menores, Silvia Bustos Rallé. Sin embargo, ahora, con la captura de los dos mayores el control de legalidad de todo el proceso quedó bajo la órbita de la jueza de Garantías N§ 8, Claudia Puertas.

En ese sentido se supo que fue esta magistrada la que autorizó el allanamiento de las viviendas donde fueron detenidos los dos jóvenes.

Con la detención e imputación a los cinco sospechosos, todo indica que el caso de la docente formoseña estaría virtualmente esclarecido, respecto a los autores y cómplices del homicidio. Sin embargo, lo que se desconoce son los móviles del crimen. La fiscal Sodero Calvet dispuso mantener bajo estricta reserva la investigación, sobre todo luego de que un portal difundiera una información que a su juicio "no se ajusta a la verdad".

Lo que se cree es que Sandra Palomo fue atacada en el interior de su camioneta Toyota Hilux cuando llegó al subsuelo de un supermercado de barrio Tres Cerritos, en la mañana del 31 de agosto pasado. El cadáver de la mujer fue encontrado al día siguiente en las márgenes del rió Arenales, a la altura de barrio Don Emilio, en el sur de la ciudad. La autopsia determinó que la víctima tenía heridas de arma blanca, golpes y que murió desangrada.

Lo primero que llamó la atención a los investigadores fue que la camioneta apareciera abandonada a unas dos cuadras del domicilio de la maestra y que no le hayan robado sus pertenencias (bolso, dinero, joyas), a excepción del celular. La hipótesis de que el chico de 15 años habría sido el autor material del ataque a Palomo surgió porque las cámaras de seguridad lo registraron al comando de la 4x4 desde que salió del supermercado y los diversos recorridos que efectuó para desprenderse del cadáver y lo que hizo después. Lo que no se sabe es qué rol jugaron los menores de 17 años y los jóvenes de 18 y 19.

Lo que hizo ruido

En un principio se descartó la teoría del robo porque, a excepción del celular, a la docente no la despojaron de sus joyas ni el dinero que llevaba en la cartera. En los últimos días habrían surgido elementos que hacen suponer que a la mujer pudieron haberla asesinado porque se habría resistido al robo de su camioneta.

Trascendió que esta hipótesis cobró fuerza por los datos aportados por allegados al colegio privado al que asistía el chico de 15. Fuentes consultadas por El Tribuno señalaron que los testigos habrían declarado que uno a dos días antes del hecho escucharon vociferar al menor que tenía previsto robar una camioneta para salir a divertirse ese fin de semana con sus amigos.

Los rastros de la maestra se perdieron el sábado 31 de agosto, cerca del mediodía, cuando salió de compras al supermercado de Tres Cerritos. Lo que se sabe es que desde ese momento y durante esa jornada las cámaras de seguridad públicas y privadas detectaron los movimientos de la camioneta en distintos sectores de la ciudad. También se habría determinado que en todo momento el vehículo fue conducido por el menor y que lo hizo acompañado por otras personas, entre ellos algunos de los que están detenidos con él.

La teoría del móvil del robo de la Toyota se abonaría con el abandono de la 4x4 a dos cuadras de la propiedad de la víctima para despistar a los investigadores. Si esto fue así se confirmarían los dichos de los testigos que habrían escuchado decir al principal implicado que robaría un vehículo para salir a divertirse con sus amigos. Es decir: se habrían desprendido del vehículo luego de cumplir con ese objetivo.

No obstante, se confirmó que no se descarta ninguna hipótesis. "Tenemos algunas sospechas pero no queremos decir nada hasta que no sean argumentos fundados, queremos que la Policía haga su trabajo", expresó a este medio Guido, el hijo mayor de la docente.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...