Una plaza donde se mezclaron peregrinos, rezos y vendedores

Cuando el día del Milagro transcurría recién sus primeras horas, las calles que rodean la plaza 9 de Julio ya palpitaba la ida y vuelta de cientos de peregrinos. Con sus botellas con agua, otros con el mate, más allá las reposeras y una torre de frazadas hacían prever que ninguno se retiraría antes del alba. La misa de las 10 los encontró desayunando, turnándose para usar el baño y cuidar los bártulos. 
Por esas horas de la mañana comenzaron también a llegar los misachicos que caminaron desde las 8, desde La Merced, San Agustín y Cerrillos. 


Entre ellos ya se reconocen, se saludan y se ubican juntos para palpitar en el Milagro desde el corazón de Salta, la plaza 9. 
Margarita Velázquez de 74 y Rolando Quispe de 45 vinieron desde San Pedro de Jujuy y llegaron el sábado a las 9 de la noche. “Todos años venimos y hacemos penitencia en la plaza. En la procesión hacemos un par de cuadras hasta la Belgrano y nos volvemos. Esperamos el regreso de la imágenes y retornamos a Jujuy”, detalló Alberto, quien vivió una noche cargada de oraciones y rezos. Margarita expresó que pidió por trabajo y salud, no solo para su familia sino también para todos los argentinos. 
Laura Serrano trabaja en un supermercado de calle La Florida, y desde hace 12 años, junto a otros compañeros de trabajo, realiza la asistencia a los peregrinos y creyentes. “Entregamos agua, yogurt y magdalenas. Vinimos a las 10 de la noche del sábado, también les ofrecimos café, y ahora volvemos al trabajo”, destacó la joven que junto a sus cinco compañeros retiraron ayer a la mañana los carritos cargados de residuos. 
En el centro de la plaza, los turistas y salteños se entremezclaron ayer para vivir el septiembre salteño. Desde la localidad correntina de San Roque llegó un grupo de 100 personas. Este es el segundo año que vienen a Salta, gracias a la organización San Roque de Montpellier y al acompañamiento del sacerdote Juan Manuel Blanco. “Los felicito por la organización que tienen, y por la fe que profesan. Además, reciben muy bien a los visitantes”, expresó Paola Pasetto, quien llegó a vivir solo el Milagro y si bien junto a Gladis Godoy y Claudia Pasetto quisieron quedarse para la procesión, no les fue posible, porque debían volver a sus labores como docentes en su ciudad. 
Desde Cerrillos, Leonardo Careaga llegó a las 4 de la mañana cargando las imágenes de la Virgen de Urkupiña y el Señor de Quillaca. “Venimos con fe, así que fue una hermosa caminata. El sábado vinimos en la mañana con los chicos y a la noche con los más grandes”, contó Leonardo, quien cuida las imágenes mientras los creyentes se acercan, las tocan, las limpian y rezan. Leonardo tiene 67 años y representa una feligresía que comparte las imágenes y recibe a sus creyentes en una capilla al lado del hospital en Cerrillos. 

 Pidiendo bendiciones

Pese a su problema de salud, Aydé Suárez llegó a la plaza junto a su hija en una caminata desde Cerrillos. Mañana será sometida a una cirugía y su oración fue pedir que “todo salga bien”. A las 2 de la mañana de ayer participó de las oraciones de los jóvenes, donde su hijo fue uno de los encargados de la lectura central. Cerca del mediodía, y ya ubicada frente a la Catedral sostenía dos pequeñas imágenes del Señor y la Virgen. “Las tengo hace 7 años, y siempre las traigo, espero poder cumplir mi promesa el año próximo”, expresó Aydé. 
Mientras las oraciones se multiplicaban, los vendedores se acercaban con rosarios, estampas y pañuelos. Todo estaba listo para el gran momento.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...